“No quiero que la empresa que despidió a mi padre entre en la Universidad”

El movimiento estudiantil va a la huelga contra el reforzamiento del sector privado en la educación pública.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

“No quiero que la empresa que despidió a mi padre entre en la Universidad”. Lo dijo este jueves Héctor García, estudiante de filosofía e hijo de un trabajador de Alu Ibérica, en una concentración de estudiantes contra la reforma educativa. Y es que la empresa que liquidó la antigua Alcoa estuvo a punto de iniciar una colaboración público-privada con la Universidad de Oviedo/Uviéu. Es un tipo de práctica que se viene generalizando desde hace al menos dos décadas en la Universidad española. Hoy un grupo de estudiantes concentrados en el Campus del Milán denunciaban que avanzar todavía más en la entrada de la empresa privada en la Universidad y la Formación Profesional supone poner la educación pública al servicio de los “intereses empresariales” y les convierte en “mano de obra barata” a través del sistema de prácticas.

Protesta en el campus del Milán. Foto: Enrique Gallart.

Patricia Gómez, estudiante de psicología y militante del Frente de Estudiantes, una de las organizaciones convocantes de la jornada de huelga, critica que “cada vez más créditos se hacen en las empresas”. Una opinión que comparte el Sindicato de Enseñanza de CCOO, organización que también apoyó la huelga educativa. Desde el sindicato denuncian “el carácter continuista” que observan en cuestiones como “el fraude en las prácticas”. Para Borja Llorente, secretario general de enseñanza en CCOO Asturies, la generalización de la llamada FP dual, la mitad en el centro educativo y la otra mitad en la empresa, “supone recuperar la figura del aprendiz y, por tanto, retrotraerse a la formación gremial”. En opinión de Llorente, que estuvo presente en la movilización del Milán, “las empresas pretenden mano de obra más barata y ahorrarse la formación permanente y continua de los trabajadores”.

Borja Llorente: “La FP dual supone recuperar la figura del aprendiz”

Tanto el sindicato como los estudiantes critican la restricción a la participación de los estudiantes, y los obstáculos que se le pone a un movimiento estudiantil en horas bajas. Lidia Fernández, estudiante de filología hispánica, y activa en la asamblea del campus del Milán, considera que el movimiento vive horas bajas y que “el Covid ha pesado mucho”. Ahora con la recuperación de la presencialidad confía en que las cosas se comiencen a reactivar.

Parte de la organización de la huelga. Foto: Enrique Gallart.

La jornada de hoy se ha movido sobre todo en torno a dos organizaciones estudiantildes, Estudiantes en Movimiento y Frente de Estudiantes. Esta última según Patricia Gómez, es “un sindicato con una orientación democrática, de clase y presencia a nivel estatal, para así poder dar una respuesta mejor a nuestros problemas”. Buscan romper barerras entre los estudiantes de Universidad, secundaria y FP y coordinarse también con el resto de la comunidad educativa, desde el profesorado al personal de limpieza y administrativo. Aunque esta jornada de huelga no ha tenido un gran seguimiento confían en seguir concienciando y movilizando a los estudiantes frente a un modelo educativo que denuncian como “elitista y privatizador”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí