“Soy concejal de Ciudadanos, me presenté por Ciudadanos y mi idea es presentarme por Ciudadanos”

José Luis Costillas, concejal de cultura de Oviedo, analiza la programación de la ciudad y defiende que parte de La Vega se destine a actividad cultural.

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

La cuenta atrás para unas elecciones municipales está empezando. Cada día, es un día menos en la vida política de los ediles. En los últimos tres años, José Luis Costillas, concejal de Cultura y Educación, ha tenido tiempo de lanzar un proyecto que ha recuperado la escena musical de Oviedo e impulsado las artes plásticas con diferentes certámenes que verifican otro aire en la ciudad. Se podría decir que cohabita en un gobierno municipal presidido por Canteli, otra cultura, otra tradición. Charlamos con el concejal de Ciudadanos para conocer las claves de un cambio en la manera de entender la cultura y los retos a los que se enfrenta.

Lo primero que se plantea es un balance de cómo ha sido la última edición de SACO desde una perspectiva municipal.

Estamos muy contentos con los resultados de esta edición, tras haberse celebrado en ediciones anteriores a pesar de la pandemia, con las limitaciones que conllevaba. Creo que se está convirtiendo en un festival diferente, con propuestas diferentes e innovadoras y con esa capacidad de mezclar distintas disciplinas que proporcionan un resultado asombroso. Hemos tenido a Lagartija Nick con proyecciones de imágenes de la Generación del 27. Hemos tenido la proyección de Fargo con una banda sonora específica para la ocasión, Blancanieves de Pablo Bergé con la interpretación de su banda sonora llevada a cabo por Oviedo Filarmonía, Cabaret con Alfonso de Vilallonga. Creo que los conciertos aportan algo diferente. Esta ciudad ama la música y ama el cine y SACO ofrece una visión perfecta que da en el clavo. SACO significa también que mas de 8000 niños han pasado por el cine en estos 10 días. La mayoría de escolares han pasado por el cine y han visto cortos. Las propias actividades paralelas con el Bellas Artes y con el Museo Arqueológico convierten a SACO en un festival muy redondo con muchas disciplinas distintas, que le otorgan una personalidad diferente y al que le espera un grandísimo futuro.

Analizando la serie de certámenes que tienen lugar a lo largo del año, se tiene la impresión, visto desde fuera, que Oviedo pretende incorporarse a los circuitos musicales nacionales. Pienso en Kuivi, el VESU. De alguna manera, irrumpe un concepto mucho más moderno de la escena musical sin convertirse tampoco en una cortapisa a la tradición lirica que ha tenido la ciudad. ¿Cómo se planteó ese cambio de paradigma? ¿está asentado o es transitorio? Lo digo porque con Ciudadanos se incorpora un partido político con otras pretensiones diferentes a las del PP.

Nuestra idea es que se consolidó. Entiendo que Oviedo es una ciudad que ama la música en todos los sentidos. ES cierto que tenemos una programación de música clásica y música lírica excepcional. Pocas ciudades pueden decir que tienen una temporada de zarzuela, solo dos, Oviedo y Madrid en todo el mundo; una temporada de ópera estable que cumple 75 años; un orfeón de música clásica con los conciertos en el Auditorio. Si a eso le abrimos la posibilidad de hacer y ofrecer al ciudadano ese otro tipo de música para otros públicos distintos, creo que estamos consolidando una oferta cultural para todos. Y eso es lo que nos preocupa. En Oviedo pasaba una cosa muy curiosa. No había una apuesta cultural desde la administración pero teníamos un circuito de salas alternativas de primer nivel. Eso siempre existió en Oviedo. Lo que ha sucedido es que desde la concejalía se ha decidido apoyar un tipo de música que vivía, existía, tenía su público y gozaba de muy buena salud. Nosotros hemos venido a darle ese empujón que entendemos que necesita Las salas Gong, La Salvaje, Lata de Zinc, Tribeca, que conforman realidades de esta ciudad que programaban música todos los fines de semana. Nosotros lo que queremos hacer es apoyar ese sector sin olvidarnos de lo que había. Porque no hemos recortado un solo euro en nuestra programación a la música clásica. Es más, hemos añadido un ciclo nuevo de música clásica al panorama. De modo que queremos que la clásica conviva con esas otras músicas que están en la ciudad y que la ciudad siempre ha tenido. Somos de la misma quinta, me acuerdo que cuando la Facultad de Historia estaba en su máxima efervescencia haber escuchado música en directo en los bares. Ese gusto por la música siempre estuvo aquí, solo queremos darle un poco de viento de cola para que siga existiendo.

José Luis Costillas. Foto: Iván G. Fernández.

¿Cómo se articula ese apoyo? Lo digo porque en otros municipios de Asturias esto no está sucediendo.

Hemos articulado un programa que se llama Ciudad Sonora mediante el cual, la Fundación Municipal de Cultura programa conciertos en las salas. Nosotros programamos conciertos en las distintas salas de música de la ciudad a través de ese programa. De esa manera no solo hacemos el “VESU”, hacemos “Tiempos nuevos”, “Enclave Pop”, damos la posibilidad a que la FMC, aprovechando esas salas, pueda hacer esos conciertos. Ofrecemos conciertos y las salas pueden abrir y beneficiarse de las barras. Por otra parte, está la temporada de opera, que sólo mantienen cinco ciudades en España; la zarzuela, sólo dos en el mundo. Junto a esa otra oferta cultural, conseguimos que Oviedo sea una ciudad interesante y casi única que solo se puede compararse con las grandes capitales porque es capaz de conjugar esas dos almas que tiene. Nuestro propósito es darle a los artistas la capacidad de hacer su trabajo y fortalecerlo. Porque cuando lo haces, el público responde.

“Cuando hacemos la Semana Profesional del Arte, queremos que todo artista que exponga, cobre. Y con el VESU igual. Queremos hacer tejido y la cultura tiene su componente industrial y hay que mantenerlo”

Echo en falta en el conjunto de los municipios asturianos, salvadas excepciones, una estrategia que incorpore festivales. Creo que el macro -estival puede ser una oportunidad perdida. Tenemos Tsunami o Resurrection, pero no sé hasta qué punto Asturias podría ser una comunidad que compitiera en el norte de España con el BBK de Bilbao o con Barcelona o la Comunidad Valenciana que han incorporado unos cuantos. Lo planteo como una reflexión.

No sé si hay una apuesta por hacer uno en Lugo de Llanera. Esa apuesta está encima de la mesa. Mi reflexión como concejal es que tenemos los recursos limitados. Tenemos que dar respuesta a eso. Tampoco soy partidario de los macro-festivales no sólo por las grandes inversiones que requieren, que son muy elevadas. Mi pregunta es la siguiente: ¿Qué es más interesante para la ciudad y sus habitantes? ¿Ese gran festival que puede traer una repercusión desde el punto de vista del marketing para la ciudad y desde el punto de vista turístico o tener una gran programación cultural y, sobre todo, estable? ¿Qué es más interesante para Oviedo durante el verano, un gran festival que dura tres días y nos llene la ciudad con 100.000 personas, o poder hacer un “Enclave pop”, un “Tiempos nuevos”, un “VESU”, un “Cafca” o un “Link”? Hay que ver qué es más interesante. Pues yo creo que lo verdaderamente interesante es que se haga tejido y que se mantenga. Yo huyo mucho de esas grandes apuestas, con poco recorrido en el tiempo. Prefiero apuestas más humildes que se mantengan en el tiempo porque son las que hacen tejido y las que de verdad hacen el adn de una ciudad. Yo no me imagino esta ciudad sin una “Noche Blanca”, que nació hace 10 años. Ojalá nadie se imagine esta ciudad dentro de 10 años sin la “Semana Profesional del Arte”. O sin el “Cafca”, el “Link” o el “VESU”. Creo que tenemos que actuar con cierta responsabilidad y ver qué es lo que más interesa a los ciudadanos sin perder la capacidad de hacer tejido. Cuando llegó el momento más duro de la pandemia, cuando estaba todo cerrado y no se podía salir de casa, tomamos la decisión de dar trabajo a la gente, poner en marcha un programa en el que todo el que salga, cobre. Pues si pagabamos 300 euros por concierto para un artista, estábamos aportando la única manera de que ese artista pudiera facturar algo ese mes. Con esa premisa seguimos moviéndonos. Cuando hacemos la “Semana Profesional del Arte”, queremos que todo artista que exponga, cobre. Y con el “VESU” igual. Queremos hacer tejido y la cultura tiene su componente industrial y hay que mantenerlo.

Desde hace unos años, la Fábrica de Armas de la Vega se ha convertido en uno de los emplazamientos novedosos que irrumpió con los Premios Princesa. ¿En qué momento se encuentra la posibilidad de incorporar esos terrenos al Ayuntamiento y qué potencialidades se abren culturalmente para la ciudad?

Ahora mismo lo que tenemos es una colaboración con el Ministerio de Defensa estupenda. Hay que reconocerles y agradecerles que nos dan todas las facilidades. Nosotros hemos llevado una cantidad importante de actividades y hemos tenido su colaboración. Hay un convenio entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Defensa para fines culturales de la Fabrica dela Vega y, a parte, se están llevando otras negociaciones por parte del Teniente de alcalde para, por fin, dar una solución definitiva de la que yo poco puedo avanzar pero imagino que en breve ofrecer una respuesta satisfactoria, al menos, en alguna de las parcelas de la Fábrica, para actividades culturales, de los 125.000 metros cuadrados que tiene

A eso voy. Gestionar ese espacio es complicado.

Una de las naves sí que puede tener un uso eminentemente cultural y Oviedo necesita un espacio así para desarrollar ciertas actividades.

“Si el Manglar hace una presentación todos los días será mejor que si lo hace una vez a la semana”

En esa placenta que envuelve desde el punto de vista cultural a la ciudad, en mi análisis siempre hay varios pilares: La Universidad de Oviedo, La iglesia, el activismo cultural que logró tener más músculo desde el 15M, la escena privada y el Ayuntamiento de Oviedo. ¿Cómo se articula, para poder gestionar las colaboraciones con esos otros cuatro pilares con cierta sostenibilidad financiera?

Yo añadiría otro pilar más: el Principado de Asturias

José Luis Costillas. Foto: Iván G. Fernández

Efectivamente. Si no sería imposible hablar del Bellas Artes y la conservación del patrimonio pre-románico.

Creo firmemente en la colaboración público-privada y la colaboración entre administraciones. Nosotros lo hacemos con la Universidad, por ejemplo, en el Festival de Encuentros que es el primer festival de cantautores que hay en el norte de España. Y colaboramos con la Universidad para la organización conciertos en el edificio histórico. Con el Principado no solo colaboramos en la gestión del Bellas Artes, donde una tercera parte de su presupuesto es municipal, sino también participando con la Consejería a través del programa Cultura en red donde nos beneficiamos también de sus propuestas. Con el RIDEA, también incluimos al Principado en todas nuestras actividades. Cuanto más colaboramos, es mejor para todos y es mejor para la ciudad. Con la Iglesia también participamos, y no está de más recordar el concierto aniversario que celebró Oviedo filarmonía y varias exposiciones. Tanto la colaboración con administraciones y la colaboración publica privada son fundamentales para una buena gestión cultural y para que llegue a todo el mundo. La participación privada es fundamental. Bien con salas de conciertos, bien con las galerías, como hicimos con Apertura o Exponente. Cuando toda la sociedad está más involucrada en la vida cultural, mejor vida cultural tendremos. Cuanto más se anime la administración del Principado, mejor será para Oviedo, y lo mismo puedo decir con la iglesia. Debemos ser un elemento catalizador de la vida cultural.

Creo que esa vida cultural ya tiene ejemplos. No hace mucho, Belén Gopegui presentaba su última novela en El Manglar invitada por la asociación La ciudadana y dos horas después presentaba su último disco Ángel Stanich en la sala Tribeca. Esto, obviamente, no es lo habitual, hasta hace poco tiempo, y casi explica la razón de esta entrevista. Creo que ese tópico de Oviedo que siempre arrastró el sambenito de que en ella nunca pasa nada, ha dejado de ser cierto, porque empieza a marcar un perfil de ciudad cultural, donde tener una agenda es importante.

Ese era el objetivo cuando tomé la concejalía. Todo esto que ves, (apunta a un panel colgado de la pared donde se observa un cronograma de todas las actividades culturales programadas a lo largo de las próximas semanas), es lo que hay en Oviedo. Hay días en los que coinciden tres o cuatro cosas, sobre todo los fines de semana, y sobre todo, son cosas variadas y para todos los públicos sin discriminar quién lo hace o a quién va dirigido. Esa es otra de las cosas que hay que poner en el análisis. Si el Manglar hace una presentación todos los días será mejor que si lo hace una vez a la semana. Se suma a la actividad de la ciudad y nosotros tenemos que favorecer ese clima.

¿Favorece este clima la capitalidad? Y si la capitalidad existe, ¿en qué consiste?. Lo digo porque hay voces que afirman que esa capitalidad le otorga a Oviedo una ventaja en su actividad cultural, aunque sólo sea por la ubicación del Bellas ARtes o las inversiones en el Prerrománico

Las comparaciones son odiosas, pero ya me gustaría a mi tener Laboral Ciudad de la Cultura en Oviedo. Ya me gustaría tener el Niemeyer. Pero hay una diferencia. Oviedo, en virtud de los Estatutos, aporta una tercera parte de su financiación al Bellas Artes. Ni el Ayuntamiento de Avilés ni el Ayuntamiento de Gijón con sus equipamientos culturales del Principado, hacen lo mismo. Yo creo que es muy difícil que el Principado, que tiene que gestionar todos esos espacios, los pueda gestionar siempre con equidad, y siempre va a haber quejas por parte de unos y de otros. Gijón querría que el Bellas Artes estuviera allí pero yo querría que la Laboral estuviera aquí. Podría hablar de la Cinemateca o tener un equipamiento como el teatro de La Laboral a full para poder cederlo. Creo que tenemos que complementarnos entre las tres ciudades. Y es un lujo. El otro día tuvimos una exposición en el Niemeyer increíble y un concierto de Zaz en la Laboral que fue una pasada y estoy a 20 minutos de cada uno. Más que la capitalidad, siempre que hablamos de construir áreas metropolitanas, tenemos primero que creérnoslo nosotros mismos. Si tengo un teatro en Avilés, un conciertazo en Gijón y Opera en Oviedo, que todos puedan disfrutarlo. Porque si juntamos las tres programaciones nos queda una programación cultural que está al alcance de muy pocas ciudades en España. No creo que Oviedo tenga un plus por su capitalidad a la hora de elaborar su programación cultural ni reciba un trato mejor que el resto de las ciudades por parte del Principado. El Principado tendrá que dar y recibir lo suyo e intentar hacer un buen trabajo.

En otro orden de cosas, la política de los equipamientos biblotecarios de su concejalía ha sido bastante criticada por el cierre de las bibliotecas y el recorte de los horarios.

Las bibliotecas se cerraron con la pandemia en virtud de un informe de coordinación de bibliotecas y se abrió cuando la coordinación de bibliotecas lo autorizó. Al día siguiente de tener el informe, se abrieron y los horarios que se mantienen son los que había antes de la pandemia. No han cambiado. El horario que se mantiene es el mismo. Y se abrieron en el momento en que el informe del responsable indicaba que se podía abrir. Hasta antes, el informe indicaba que no procedía su apertura. Cuando cambiaron se abrieron al día siguiente y están abiertas manteniendo el mismo horario. Ni han cambiado ni disminuido esos horarios. Otro de los problemas es el de los cuentacuentos y ya te lo anticipo yo.

Efectivamente. Quería preguntarle por la suspensión del concurso

Se inició la contratación de los cuentacuentas y se detectaron “irregularidades” o, vamos a decirlo de otra forma, “deficiencias” en las ofertas presentadas, lo que originó que hubiese que desistir de ese procedimiento e iniciar uno nuevo.

¿En qué consistían las irregularidades?

Las ofertas que se habían presentado eran idénticas por parte de los solicitadores que las presentaron

¿Y eso qué significa para que los lectores lo puedan comprender?

Se había dado un plazo de 48 horas para presentar las ofertas, en la anterior convocatoria. Se pedía una programación de 6 meses. Se pidió oferta a 4 licitadores y se dió un plazo única y exclusivamente de 48 horas. Muy corto a nuestro entender. Se licitan dos ofertas y las dos son iguales. La misma. Solo había una diferencia de 5 euros entre una y otra. Puesto en conocimiento de los servicios municipales, estos decidieron dejar el asunto aquí encima e iniciar un procedimiento en el que en vez de pedir oferta a cuatro licitadores, diéramos oferta a 11. En vez de dar un plazo de 48 horas, daríamos un plazo de 5 días y de esa manera tendríamos más posibilidades. Actualmente, está única y exclusivamente parado para conocer el informe con las ofertas presentadas. Una vez presentadas se adjudicará.

José Luis Costillas. Foto: Iván G. Fernández

¿Cómo es la relación entre los dos partidos que componen el gobierno?

Tenemos una buena relación a nivel de partido y de concejales. Colaboramos en todo lo posible y desde las diferencias ideológicas, trabajamos para la ciudad, aparcándolas.

Me resulta curioso porque Canteli tiene un sentido del ocio y de la cultura muy tradicional y bastante alejado de la programación cultural.

Porque somos un gobierno de coalición y en este caso la política cultural está gestionada por Ciudadanos. Canteli y el partido popular las aceptan porque se parte de una base: no se ha quitado nada de lo que antes había. Al final, estamos dando una nueva oferta cultural a la ciudad, aumentándola y enriqueciéndola. No se ha quitado nada. Entendería que hubiera controversias si uno quitara algo para ofrecer otra cosa distinta. Al final todas estas cosas enriquecen a la ciudad

Hay algunas voces qué critican al concejal de cultura porque solo se centra en lo suyo, la escena musical.

Creo que para quitar ese cliché, por primera vez hemos puesto la Semana Profesional del Arte, la primera apuesta por las artes plásticas en esta región con Exponente y Apertura, con lo cual, no solo hemos apostado por la música, sino por las artes plásticas. Más de 13.000 personas pasaron por la Fábrica de la Vega a ver obras de arte. 13.000 en diez días. Hemos puesto en marcha “Oviedo Escribe” y seguimos con las “Tertulias del Campoamor”, con lo cual estamos haciendo una apuesta. También tenemos el primer programa de debate sobre arte y censura este año. Tenemos una apuesta clara por las letras. Y por primera vez, y eso me gusta mucho, hemos logrado aprobar una programación de teatro con 6 meses de antelación, donde esta claramente diferenciado el teatro clásico y el teatro para niños. Hemos puesto en marcha el “Cafca”, una “Noche blanca” enfocada a familias que dura un fin de semana entero: teatro, talleres y actividades para niños. La música ha sido una apuesta clara pero hay otra por el teatro, las letras y las artes plásticas. Hemos redondeado mucho la apuesta. No nos hemos centrado solo en la música.

¿Repetirá con Ciudadanos en el próximo mandato para dar continuidad a este proyecto?

Sí. Soy concejal de Ciudadanos, me presenté por Ciudadanos y mi idea es presentarme por Ciudadanos. Ojalá podamos seguir continuando con esta política que hemos puesto en marcha estos años siendo consciente de como está la marca a nivel nacional. Vinimos a pelear por una forma de trabajar y de gestionar. Ciudadanos es más necesario que nunca. Siempre creí que era necesario un partido de centro liberal y progresista que fuera capaz de impactar a uno y otro lado del espectro político y no creo que casos como el de Castilla y León estén mucho mejor pactando con Vox que con Ciudadanos. Tampoco creo que el gobierno de España esté mejor pactando con Bildu que con Ciudadanos.

Lo que afirma, diluye cualquier sospecha de que vuelva a presentarse a las elecciones con las siglas de otro partido o por una plataforma

No está en los planes. Nos queda hasta el 4 de mayo de 2023 para seguir consolidando este proyecto cultural que hemos puesto en marcha. Esa es una de nuestras obsesiones. Y luego que Dios reparta suerte.

¿Cómo está la marca en Oviedo?

Se está reconociendo la labor a Ciudadanos en la ciudad y lo que aporta a este gobierno desde las áreas que gestionamos. Licencias, centros sociales, cultura, políticas que no se habían visto antes en la ciudad. Hablamos de conciliación para familias con necesidades especiales, los niños en los centros sociales. Damos muestra de ese carácter liberal y progresista con gran sensibilidad social. La gente lo está reconociendo. Intentamos gobernar con PP llegando a consensos, aparcando las diferencias y se está reconociendo. Si eso se traduce en un buen resultado electoral, eso nunca se sabe. Espero que sí.

La presencia de Alberto Núñez Feijóo en el Teatro Campoamor presentando su candidatura al la presidencia del PP ha signfiicado un precedente difícil de digerir. Es un acto acto político que patrimonializa de alguna manera un patrimonio de todos los oventense.

Se siguió el mismo procedimiento que en otros casos. La solicitud de la sala fue realizada por el grupo municipal. La FSA estaba celebrando su congreso en el Calatrava, en el Auditorio había un congreso y ese día, curiosamente, no había ninguna actividad en el teatro Campoamor. Y eso que se estaba celebrando SACO. Entonces se cedió el uso igual que se habría cedido para otra actividad siguiendo el procedimiento y cumpliendo la ordenanza. Coincidió de esa manera…

Lo dice como si fuera un mal precedente

No tengo yo que juzgar si el Campoamor es bueno o malo o si es mejor en el Auditorio o el Calatrava, pero se siguió el procedimiento reglamentario.

No sería interesante lograr un acuerdo entre todos los grupos municipales que sirviera para excluir a los grandes espacios históricos y que son de todos, de actos de la naturaleza política como el que protagonizó Núñez Feijóo?

No está nada mal traía esa propuesta. No te la descarto.

Este teatro forma parte de todos los ovetense. Quizá un acto tan beligerante, rompe esa convivencia.

No quiero valorar qué políticos pueden o no intervenir, pero si recojo ese guante. Excluir ciertos lugares de la política sería saludable.

Más que nada para evitar que otras organizaciones políticas menos democráticas y con representación municipal reivindiquen el mismo derecho a utilizarlo, ¿no?

Efectivamente.

Actualidad

1 COMENTARIO

  1. Que triste leer una entrevista a este señor que tanto ha hecho para destrozar la cultura y la educación de Oviedo. Nortes me ha decepcionado mucho al dar voz a tal personaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí