“Más peones, menos sillones”; el grito del personal de enfermería del HUCA por unas mejores condiciones laborales

Un centenar de enfermeras del hospital ovetense, apoyadas por personal de otros servicios, se manifestaron ayer contra la dirección del centro

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

Al grito de “dimisión” y “más peones, menos sillones”, más de una multitud de trabajadores y trabajadoras desfilaron por el interior del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo, hacia la zona de dirección, manifestándose posteriormente en el exterior. Denuncian los enfermeros un empeoramiento de las condiciones laborales, especialmente en lo que se refiere a conciliación familiar o concesión de vacaciones.

La movilización puso patas arriba el centro hospitalario, entre cánticos y sonidos de trompetas de plástico. No solo tomó parte el colectivo de enfermería, apoyaron sus reivindicaciones buena parte de los empleados del centro hospitalario, dejando una imagen para la historia del HUCA.

Manifestación del personal de enfermería en el exterior del HUCA. Foto Nortes

Ya en el exterior, los participantes leyeron un manifiesto en el que afearon “una gestión nefasta por parte de la dirección que durante años no ha hecho más que empeorar nuestras condiciones laborales y las condiciones en las que se atiende y cuida de los pacientes en este centro público”.

Se considera el personal de enfermería el colectivo que ha soportado “la mayor de las presiones durante la pandemia” y, “bajo ese pretexto y el de una supuesta falta de enfermeros, hemos sido completamente atropellados”.

Entre las principales denuncias de los manifestantes, supuestas trabas para el disfrute de reducción de jornada por cuidados de hijos y mayores; ausencia de carteleras “a tan solo cinco días del inicio del mes de junio”, incumplimiento de los plazos para la concesión o denegación de los días de asuntos propios y vacaciones; ausencia de excesos de jornada durante el periodo estival y su programación durante turnos de noche o festivos, lo que supone “una merma notable en nuestra retribución”. La otra gran denuncia de los enfermeros es “el recorte de personal durante fines de semana, festivos y periodos vacacionales en ciertos servicios, aumentando la carga de trabajo y disminuyendo la calidad asistencial”.

Un momento de la manifestación del personal de enfermería en el HUCA. Foto Nortes

Frente a esto, un buen puñado de exigencias. Entre ellas, una política de recursos humanos “respetuosa con la conciliación familiar”, conocer las carteleras “con antelación suficiente”, que no se empeoren “aún más” las condiciones salariales o que se programen los excesos de jornada durante todo el año, junto a  descansos, en mañanas no festivas. También clama el personal de enfermería por que se le concedan los permisos “en tiempo y forma” y porque se mantenga la dotación de trabajadores en fines de semana, festivos y periodo vacacional.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí