La izquierda asturiana ¿úla?

L'altor de mires, la capacidá d'alcuerdu, la superación de discrepancies y la non supeditación a dinámiques ayenes, son los factores a trabayar.

Recomendados

Xune Elipe
Xune Elipe
Músicu, cantante del grupu de rock "Dixebra" y activista en defensa de la llingua asturiana

Llevo tiempu asistiendo, ente triste y ablucáu, al devenir de la izquierda n’Asturies; les dinámiques que se dan dientro d’ella nun nos deberíen sorprender a xente que yá gastamos canes y llevamos más de media vida participando d’esi espaciu políticu. Les engarradielles cainites y el sectarismu ye dalgo que vien dándose y, por desgracia, tresmitiéndose dende la llamada Transición. Si siempre foi mal llevaderu esti asuntu, la situación política facía que’l «mal menor», la FSA-PSOE, gobernare prácticamente estes últimes cuatro décades; pero agora la realidá ye me mui distinta y muncho más preocupante. El cambiu de ciclu que tolos analistes pronostiquen, la derechización social y el puxu del neo-fascismu, va tener como consecuencia un escenariu gafu, opresor y difícil de xestionar; col añadíu de qu’Asturies llega a él cola mayoría de los deberes ensin facer.

Mentanto, l’autodenominada izquierda alternativa asturiana (prácticamente toa ella) acude en pelegrinación a Madrid, a la busca d’una salvadora que-yos saque les castañes del fueu, incapaz de xenerar dinámiques propies y adecuaes a esta tierra. Repiten les consignes que dende la ‘capital del reinu’ lleguen, intentando xubir a un carru que los lleve a dalgún sitiu. Allaben acríticamente too aquello que-yos paez un avance del «campu popular» a nivel internacional, seya en Llatinoamérica o n’Europa. Ehí tán los sos afalagos a Mélenchon, un xacobín de llibru, partidariu acérrime del centralismu y del Estáu-nación francés, que votó en contra -xunto con Macron– de la Llei de Protección Patrimonial y Promoción de les Llingües Rexonales (bretón, corsu, euskera, catalán, occitanu…) porque, según él, «namás el francés puede protexer la igualdá y la fraternidá ente los ciudadanos»; una muestra del so xacobinismu vieyu y ranciu pero con un envoltoriu supuestamente nuevu.

Y la izquierda asturianista nin ta nin se la espera, desapaecida ensin dar combate, desestructurada, desorganizada, arrequexada en grupúsculos ensin la mayor trescendencia, como un apéndiz decorativu d’una marca estatal o disuelta n’otra d’elles. A min esto xenérame frustración, muncha, porque ye la demostración apalpable de la nuestra torpeza pa crear ferramientes polítiques con capacidá d’influyencia y tresformación social. A lo llargo de toos estos años de militancia activa y pasiva (según el momentu) voi viendo cómo unos y otros repetimos errores una y otra vez, cómo les lluches fratricides son la constante y vamos quemando al personal. La falta d’una mínina coordinación ente l’asturianismu progresista imposibilita cualquier intentu d’incidencia real a nivel social o n’estructures de calter estatal, polo que debemos reflexonar sobre qué papel queremos xugar nel tiempu que s’avecina. Hai qu’entamar una estratexa basada n’ampliar les sos bases y siguir una llinia política pragmática, con acentu social y ensin renunciar a los nuestros oxetivos nacionales.

“La falta d’una mínina coordinación ente l’asturianismu progresista imposibilita cualquier intentu d’incidencia real a nivel social”

Sicasí, la debilidá de la izquierda asturianista, incapaz de liderar l’alternativa política que precisa’l nuestru país, fai necesariu la creación d’una propuesta organizativa -plataforma, frente, bloque…- amplia, plural y diversa, pero única y esclusivamente d’obediencia asturiana. Un llugar de confluyencia común, onde podamos alcontranos y trabayar a comuña persones provenientes de cultures polítiques diverses, con perspectiva nacional distinta pero con ganes de tresformar Asturies. Ye más necesario que nunca una propuesta d’esti calter, onde la soberanía seya la base de l’acción política; namás dende la independencia de la toma de decisiones vamos ser quien a safanos de la «contaminación» que les estructures d’obediencia estatal lleven consigo. Hemos empezar a falar de l’axenda asturiana global, qu’encare, reflexone y proponga soluciones y alternatives a los problemes que padecemos: avieyamientu poblacional, perda demográfica, vertebración territorial, industria, comunicaciones, oficialidá… Asturianicemos les lluches, pensemos el país.

L’altor de mires, la capacidá d’alcuerdu, la superación de discrepancies y la non supeditación a dinámiques ayenes, son los factores a trabayar. De toes y tolos qu’apostamos por otra Asturies ye la responsabilidá.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí