De Asturias (1978) a Principado de Asturias (1981): un viaxe al pasáu en cuatro años

Nenguna otra de les comunidaes autónomes que se constitúin al amparu de la Constitución del 78 recuperará les denominaciones del Antiguu Réxime.

Recomendados

David Guardado
David Guardado
Autor de "Nunca vencida. Mitu, ideoloxía, discursu, y contestu nes llectures sobre Pelayo, Cuadonga y la identidá asturiana na historia”.

A final del añu 1979, el Consejo Regional de Asturias, l’ente pre-autonómicu creau en 1978 nel que taben representaos los cuatro partíos con representación parllamentaria nel Congresu, alcuerda poner en marcha’l procesu de redacción d’un Estatutu d’Autonomía p’Asturies.

El testu estatutariu que sería aprobáu como llei a final de 1981, consagraría como nome de la comunidá el de Principado de Asturias, en cuenta de Asturias, escoyendo una denominación que se naturalizó a traviés del usu nes siguientes décades pero que nun tenía realmente usu popular.

¿Yera Principado de Asturias un nome tradicional o históricu?

Amque suel citase la fecha de 1833, ye en 1821 cuando les Cortes cambien el nome de la provincia de Asturias, el términu que mencionaba la constitución de Cádiz de 1812 como ún de los “territorios de las Españas”, por Oviedo, como parte del procesu d’unificación alministrativa basada nel modelu francés.

Namás na II República, ente avientu de 1936 y ochobre de 1937, en plena guerra civil, Asturies recuperó en parte’l so nome cola creación del Consejo Interprovincial de Asturias y León, que pasaría a ser n’agostu de 1937 Consejo Soberano de Asturias y León, anque oficialmente nun llegó a desaniciase’l nome de provincia de Oviedo.

Belarmino Tomás y los sos conseyeros. Semeya: Constantino Suárez.

Principado de Asturias, yera un nome usáu nel Antiguu Réxime, que tenía’l so equivalente espaciu-temporal n’otros territorios qu’accedieron a l’autonomía tres d’aprobase la Constitución del 78, como’l Reino de Galicia, el Reino de Navarra, el Reino de Valencia o’l Principado de Cataluña, unos nomes que tamién se siguieron usando esporádicamente depués de 1812, como recuerdu de les antigües denominaciones.

Y Principado de Asturias, como los otros, foi un términu que quedó arrequexáu como recuerdu d’un nome pretéritu y que s’usaba dacuando acompañáu del axetivu antiguu, o que se venceyaba a compañíes militares, como los Voluntarios del Principado de Asturias na guerra de Cuba, y a actividaes rellacionaes col heriede de la corona que caltenía, col paréntesis de los repúbliques y el franquismu, el títulu de príncipe de Asturias, una distinción honorífica que nun tenía nenguna virtualidá alministrativa.

Tres de la perda del nome de la provincia d’Asturies, un cambiu que ratificaría la nomada reforma de Javier de Burgos en 1833, les constantes peticiones, reivindicaciones, iniciatives y propuestes que se fixeron dende ámbitos de lo más diverso pa la restitución del nome popular y tradicional, basáronse na inmensa mayoría de los casos na denominación Asturias, y non Principado de Asturias.

Asina, Asturias foi’l nome que proponíen tolos proyectos d’autonomía (tolos que conocemos), enunciaos o desarrollaos dende tolos signos políticos y en tolos rexímenes anteriores, monárquicos o republicanos, federales o unitarios nos sieglos XIX y XX: dende’l proyectu de la Doctrina Asturianista de 1917, radicalmente monárquicu y conservador, pasando peles propuestes del derechista Álvarez-Gendín en 1932, la propuesta federal de la I República, les propuestes de los conceyos mineros na Restauración, les de la Diputación monárquica tanto nel periodu del turnismu como na Dictadura de Primo de Rivera, o les de los emigrantes asturianos. Les poques variantes terminolóxiques qu’atopamos tienen que ver coles propuestes de tipu federalista, como la del Estado Asturiano, qu’aprobaron los federales en 1833, o’l Estado libre de Asturias, que se proponía dende’l Centru Asturianu de l’Habana en 1931.

“Asturias foi’l nome que proponíen tolos proyectos d’autonomía”

La relativa reactivación del usu de Principado de Asturias, como sinónimu d’Asturies, ye propia de la última etapa del franquismu: ye un nome que se va rescatando tímidamente dende les instituciones y sobre manera dende los medios de comunicación venceyaos a la Dictadura na década de los 60 del sieglu XX, como equivalente de la oficialmente conocida como Provincia de Oviedo.

En 1962, l’añu de La Güelgona que punxo Asturies nel mapa internacional pola resistencia obrera al franquismu, y qu’obligó a declarar l’estáu d’escepción n’Asturies, el “Festival melodía de la Costa Verde”, patrocináu pol Conceyu de Xixón, anunciábase na prensa como un evento que se facía en “Gijón. Principado de Asturias”, y esi mesmu añu Radio Oviedo, la emisora del movimientu nacional creada en 1936, pasaba a incluyir l’apellíu “La Voz del Principado de Asturias” que diría sustituyendo al nome orixinal;  Principado de Asturias diría usándose progresivamente n’eventos deportivos o artísticos, como nel Concurso Hípico Nacional de 1972, nel qu’existía’l premiu “Principado de Asturias“, y va teniendo, pasu ente pasu nesos años, más presencia na prensa como sinónimu d’Asturies.

Cartel de Picasso en apoyo a las huelgas de la minería asturiana.

En 1964 el Congreso de Sociedades Asturianas, l’órganu de coordinación de la emigración,  proponía eliminar el nome de Provincia de Oviedo, y dende l’ABC apostabase por facelo, pero con lo que llamaba “la designación tradicional -Principado de Asturias-”, un términu que, nuna encuesta que facía’l diariu El Comercio, esi mesmu   añu yera’l preferíu, frente a Asturias o Provincia de Asturias, por destacaos asturianos venceyaos al réxime y residentes en Madrid.

“Cuando se crea l’ente pre-autonómicu asturianu en 1978, el nome que se-y da ye Consejo Regional de Asturias

Pero cuando se crea l’ente pre-autonómicu asturianu en 1978, el nome que se-y da ye Consejo Regional de Asturias (nótese que nin Asturias nin Principado de Asturias yeren nesi momentu términos oficiales: el nome de la entidá alministrativa tovía yera Oviedo). Nesti procesu, Juan Luis de la Vallina, d’Alianza Popular, pidiera que la institución se llamara “Junta General del Principado de Asturias”, pero’l restu de los representantes espresen la so opinión de qu’esi tien de ser el nome del futuru parllamentu autonómicu.

Finalmente, en 1981 apruébase el “Estatuto de Autonomía para Asturias” y non “para el Principado de Asturias” y nun ye hasta la reforma pautada por PSOE y PP en 1999 cuando’l testu estatutariu asturianu pasa a llamase “Estatuto de Autonomía del Principado de Asturias”.  En 1983 la Provincia de Oviedo camudaría’l nome a Provincia de Asturias.

¿Qué pasa n’otres comunidaes autónomes? ¿Y en Gales?

Nenguna otra de les comunidaes autónomes que se constitúin al amparu de la Constitución del 78 recuperará les denominaciones del Antiguu Réxime, tanto o más conocíes y usaes que l’asturiana, anque en dellos casos estes menciónense como recuerdos históricos nos testos estatutarios: na Comunidá Valenciana el preámbulu y l’Artículu 1 del Estatutu faen referencia al “histórico Reino de Valencia” igual que fai l’estatutu navarru col “Antiguo Reino de Navarra” nel so Artículu 7.

Manifestación “Bable a la escuela. Autonomía rexonal”, Xixón, 1976.

Un casu distintu ye’l del nome de les instituciones autonómiques, que sí se recuperen en dellos casos, pero siempre ensin conseñar les referencies a los antiguos reinos o principaos: en Galicia crearáse la Xunta de Galicia, basada na institución histórica de la Junta del Reino de Galicia, y lo mesmo se fai en Valencia, Cataluña o les Isles Baleares cola institución de la Generalitat, al crear la Generalitat Valenciana, Generalitat de Catalunya o Generalitat de les Islles Baleares ( y non del Reinu de Valencia, del Principáu de Cataluña o del Reinu de Mallorca). Tamién se recuperen les antigües denominaciones de les Cortes o Corts de los reinos en Castilla y León, Castilla-La Mancha y Valencia, ensin facer mención a los antiguos reinos que les acompañaben.

Manifestación pola autonomía galega.

Per otru llau, en Gales, nun contestu xurídicu mui distintu, pero nun casu rellacionáu históricamente col asturianu, l’herederu de la corona británica siguió calteniendo’l títulu honoríficu de Príncipe de Gales cuando Gales algamó la devolución del autogobiernu en 1999, pero les instituciones galeses nun usen el términu Principado. De fechu, en 2008 el gobiernu autonómicu espublizó una declaración, énte les duldes y preguntes sobre’l tema, na qu’especificaba qu’anque existía un Príncipe de Gales y Gales yera parte de Gran Bretaña, Gales nun yera un principáu.

¿Cuál foi el procesu n’Asturies na Transición?

En payares de 1977 el PCE n’Asturies (que pasaría a denominase PCA en 1978) anunciaba que diba proponer pal nome del parllamentu Junta General de Asturias y non Junta General del Principado, como apaecía nuna primer redacción del so anteproyectu d’Estatutu, lo que concasaba coles dinámiques que s’estableceríen n’otres comunidaes, esto ye, la referencia al nome de la institución tradicional adaptada a la nueva realidá. Nesi momentu, nel que dende distintos ámbitos de la izquierda y del asturianismu (PSPA, MCA, UR, PCTA…) se taben proponiendo modelos estatutarios, la discusión inicial plantegábase sobre’l nome de la institución, non sobre’l de la comunidá.

Pero a final de 1979 los cuatro partíos con representación parllamentaria, alcuerden delegar en dos persones por partíu la confección d’un borrador d’estatutu: Francisco Sosa Wagner y Bernardo Fernández (PSOE); Juan Bautista Fernández Hidalgo y Juan Casero Lambás (UCD); Ignacio de Otto y Francisco Bastida Freijedo (PCA), y Juan Luis de la Vallina Velarde y José Manuel Riesco Morán (Coalición Democrática). Y nel testu que sal de la conocida como Comisión de los 8, la futura comunidá autónoma denomínase yá Principado de Asturias y el so parllamentu Junta General del Principado de Asturias.

El PCA presentó una enmienda, n’avientu de 1979, pa volver al términu popular, Asturias, en cuenta del de Principado de Asturias, y la propuesta comunista foi sofitada de mano pol PSOE, pero los socialistes rectificaron a los pocos díes señalando que la “denominación de la futura comunidad” nun yera fundamental pa la so organización y lo importante yera’l conteníu del testu estatutariu.

Gabino Díaz Merchán y Rafael Fernández.

Nesta marcha atrás del PSOE foi determinante’l pesu de la campaña de crítica desplegada dende la UCD y sectores de la prensa, que defendíen que Principado de Asturias yera’l nome “tradicional” y una parte indisoluble de la identidá asturiana que la izquierda intentaba desaniciar por una intransixencia y señardá republicana impropia d’un tiempu de consensu qu’incluyía l’asunción de la monarquía.

Yera un momentu nel que dende los sectores conservadores y posfranquistes, reactivóse con una gran fuercia y apoyu del stablishment la versión nacionalista, relixosa, monárquica y centralista de la historia d’Asturies, enmarcada nel oportunamente resucitáu pensamientu de Sánchez-Albornoz, que foi nomáu en 1976 doctor honoris causa pola Universidá d’Uviéu y fíu adoptivu d’Asturies en 1979,  y del que la Diputación de Oviedo y el IDEA editararíen la so obra ente 1972 y 1975, col nada inocente títulu de “Reino de Asturias. Orígenes de la nación española”. Sánchez-Albornoz, cuntaba amás col aval de ser exiliáu y republicanu, lo que permitía presentar n’Asturies la so obra y la so ideoloxía como parte de los consensos y alcuerdos de les dos Españes.

Nesi contestu, el discursu ortodoxu dominante, col apoyu y la iniciativa de los poderes políticos, mediáticos, económicos y culturales y con tol poder simbólicu acumuláu na dómina franquista, adaptáu agora al vientu democráticu, enrocábase pa, per un llau, rectificar la íntima asociación d’Asturies cola izquierda y la tradición republicana, afitada na dictadura pol movimientu obreru y, per otru llau, pa tornar l’emerxente paradigma asturianista que pensaba heréticamente Asturies como una pieza de la plurinacionalidá del Estáu.

Finalmente, el PCA acepta la denominación de Junta General del Principado pa la institución, anque defende nun tímidu votu particular que “se estudie” la posibilidá de que’l nome de la comunidá sía Asturias. Pero’l PSOE decide sofitar lo que yá llamen los sos defensores “el texto primitivo del borrador”, ye dicir, el que tien malapenes un añu de vida, y el PCA va acabar tamién cediendo p’algamar el consensu.

Cuando’l BOE espubliza n’abril de 1980 la convocatoria d’una Asamblea, prevista na Constitución, pa dar cursu al proyectu, el Real Decretu ya fala del Estatuto de Autonomía del Principado de Asturias.

Les consecuencies de llamar Principado a lo que nun lo ye

El peculiar bautizu d’Asturies en 1981 como Principado de Asturias nel Estatutu, nun restituyó polo tanto’l reivindicáu nome tradicional y popular, que siempre fora Asturias o Asturies, sinon que recuperó, no que supón una anomalía nel procesu autonómicu español, el nome del Antiguu Réxime reivindicáu nos años 60 del sieglu XX dende círculos afines al réxime franquista, cuando yá se vía como inevitable caltener el nome de Oviedo pa la provincia.

Ye esti un casu únicu, pel que los llexisladores, nuna enguedeyada maniobra de prestidixitación, na que se mecen nome de la institución y nome de la comunidá, tresformen Asturies nominalmente nun Principado, que nun existe realmente porque nun tien ningún tipu de virtualidá política o alministrativa y porque Asturies nun ta baxo la potestá del príncipe, que nun tien ningún papel nel so gobiermu. Ye dicir, el “Principado de Asturias” nun ye un principáu, anque se llame asina. Amás, esti rebautizu nin ta acordies colo que pasó con otros estatutos, nin ye’l nome popular, pero sí establez un marcu simbólicu espectacularmente potente que blinda la rellación d’Asturies colo Corona.

N’ochobre de 1980, cuando l’estatutu tovía nun taba aprobáu nel Congresu, el yá oficialmente, según la Constitución, Príncipe de Asturias, visitará Cuadonga, “cuna de la reconquista de España”, según la placa que descubre l’heriede en presencia de los reis. Nesti actu tán presentes les direcciones asturianes de PSOE y PCA en plenu, y,  nun xestu de gran simbolismu, el comunista Horacio Fernández Iguanzo entra pela primer vez na cueva de Cuadonga, sumándose asina a lo que fixera unes selmanes primero Rafael Fernández con motivu de la primer celebración del Día d’Asturies un 8 de setiembre, anque’l socialista fora en setiembre l’únicu representante de la izquierda.

Primera entrega de los Premios Príncipe de Asturias en el año 1981. Foto: FPA

Na visita del Príncipe, preséntase tamién oficialmente n’Uviéu la Fundación Príncipe de Asturias, una entidá que tien como oxetivu fomentar la vinculación d’Asturies cola Corona y que será la encargada de velar pol caltenimientu y naturalización d’esti nuevu rellatu que se blinda institucional y llegalmente, hasta’l puntu de cambia-y el nome históricu a Asturies, col preste d’una izquierda parllamentaria que nun sabe, nun puede o nun quier confrontar un discursu propiu a la narrativa nacionalista basada nel particularismu franquista adaptáu gatopardescamente al nuevu tiempu democráticu.

Principiu y final abiertu

En payares de 1977, una nota firmada por militantes de PCE, PSOE, MC, PCT, Conceyu Bable, CNA y Unidá Rexonalista, quexárase por un intentu de proclamación oficial del Príncipe d’Asturies en Cuadonga, recordándo-y a la Corona que la unidá del Estáu nun partía de Cuadonga sinon del llibre consensu de tolos pueblos d’España y que les instituciones franquistes vixentes nun teníen llexitimidá democrática pa facelo, pero cuatro años depués la sutura discursiva sobre la historia d’Asturies en clave reaccionaria, presentada como consensu, taba yá pautada, con más o menos entusiasmu, ente les cuatro fuercies parllamentaries, y el nome de la comunidá xugó nello un papel fundamental. Esa visión que servía “al más reaccionario de los propósitos” denunciábala Juan Cueto en 1977 en “Los heterodoxos asturianos”, anque en 1980 Cueto sería ún de los miembros del grupu promotor de la Fundación Príncipe de Asturias, lo que da una idea de la complexidá del tiempu del que falamos.

En 2022 Principado de Asturias yá ye un nome afitáu popularmente, anque, poles ironíes del destín, la xente usa “el Principado” como sinónimu del conxuntu de les instituciones autonómiques, de forma asemeyada a como se fai, nesti casu oficialmente, en Galicia o Catalunya cola Xunta o la Generalitat. Polo demás Asturies sigue siendo na boca de la xente lo que siempre foi: Asturies o Asturias.

* Esti testu ye un estractu del llibru de próxima publicación “Nunca Vencida. Mitu, ideoloxía, discursu, y contestu nes llectures sobre Pelayo, Cuadonga y la identidá asturiana na historia”.

Actualidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí