La Suiza o el extraño caso del pastelero arruinado que contrataba ex jueces de la Audiencia Nacional

Los seis trabajadores condenados podrían ir a la cárcel tras una controvertida sentencia llena de cabos sueltos y que sienta precedente contra el sindicalismo.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Seis trabajadores afiliados al sindicato CNT se enfrentan a tres años y medio de cárcel por hacer sindicalismo. Condenados por los delitos de coacciones y obstrucción a la justicia por el juez gijonés Lino Rubio Mayo, un viejo conocido de los activistas sociales asturianos, famoso por sus polémicas sentencias, fueron declarados en junio de 2021 culpables de haber traspasado los límites que van del piquete sindical a la coacción y las amenazas, siendo además los responsables de llevar a la ruina al propietario de la pastelería La Suiza. Poca broma. Los hechos se remontan al año 2017, cuando la CNT gijonesa inició una campaña informativa denunciando explotación laboral en este local hostelero de la ciudad, propiedad de la familia Álvarez Meana. En el marco de esta campaña tuvieron lugar varias concentraciones en las inmediaciones de la pastelería, suficientes según el controvertido juez, apodado irónicamente “el justiciero de Poniente” (en alusión al barrio en el que se ubican los juzgados de Xixón), como para llevar a pique al pastelero, cuyos clientes habrían dejado de acudir a su establecimiento para no coincidir con las desagradables turbas anarcosindicalistas. Por todo ello, además de la condena de cárcel, “el justiciero de Poniente” impondría a los condenados una indemnización de 35.428 euros en concepto de perjuicios económicos al daño de la pastelería, así como 50.000 euros por daños morales. Repetimos. Poca broma.

“Un dato, en 2014, con M. Rajoy en La Moncloa, llegó a haber unos 200 sindicalistas envueltos en procesos judiciales”

Si sospechan que algo no encaja en esta historia, ya les aviso que no van desencaminados. En efecto, hay bastantes cosas que no encajan en esta historia. Y no vamos a hablar de qué entiende por coacciones, amenazas y obstrucción a la justicia un juez amante de la mano dura para sindicalistas y luchadores sociales y ejercitante en cambio de la mano blanda con otro tipo de delitos, como cuando en 2010 protagonizó una sonada noticia por su polémica absolución de un conductor que circulaba con el doble de alcohol permitido, ya que según la sentencia sus facultades para conducir “no estaban alteradas”. No, no vamos a hablar de esa fantasía jurídica que es equiparar piquetes informativos a kale borroka, limitando la acción colectiva de los trabajadores a un sindicalismo lo más insaboro, inoloro e incoloro posible. Un dato, en 2014, con M. Rajoy en La Moncloa, llegó a haber unos 200 sindicalistas envueltos en procesos judiciales en España por participar en huelgas y manifestaciones. No, no vamos a hablar de eso. Vamos a hablar de dinero. Y es que si algo no encaja en esta historia es que el mismo pastelero supuestamente arruinado por los malditos sindicalistas, contrató luego para ir contra ellos los servicios legales de Javier Gómez Bermudez. Sí, han leído bien. Ex juez estrella de la Audiencia Nacional, presidió por ejemplo el jucio a los terroristas de los atentados yihadistas del 11M. En excedencia desde 2018, trabaja ahora como abogado para el bufete Ramón y Cajal, en otro divertido caso de puertas giratorias por el que el mismo juez que instauró “la doctrina Botín”, gracias a la que el difunto banquero se libró de ser condenado por fraude fiscal, fichaba poco tiempo después por el exclusivo despacho de abogados que defiende a… ¡Sorpresa!: Jaime Botín, ex vicepresidente del Banco Santander, hermano de Emilio Botín y tío de la actual presidenta, Ana Patricia Botín.

Cómo un empresario arruinado consigue el dinero para contratar a uno de los abogados más caros de España no es lo único que no encaja en un Caso Suiza lleno de interrogantes, y que fue objeto de un juicio paralelo en la prensa local, abiertamente desfavorable a los acusados. Por ejemplo el hecho de que el local ya se había anunciado con vistas a buscar su traspaso por 325.000 euros un año antes de que estallara el conflicto laboral en la pastelería y tuvieran lugar las movilizaciones sindicales. El fallo judicial lo recogió, pero no sirvió para librar a los sindicalistas de ser condenados a pagar una indemnización de 35.428 euros por el daño económico hecho a la empresa.

Tres de los sindicalistas de CNT condenados. Foto: Luis Sevilla.

Aunque este año el Tribunal Superior de Justicia de Asturias libró a dos de los ocho trabajadores que Lino Rubio había condenado, ratificó sin embargo la sentencia para los otros seis, que pueden acabar en prisión si el Tribunal Supremo no lo impide. CNT ha convocado una movilización en Madrid el próximo sábado 24 para dar a conocer el caso. El sindicato sabe que se juega mucho y está tratando de poner en marcha una campaña de desborde, muy abierta, que interpele a más sectores de la opinión pública y vaya más allá del minoritario espacio del anarconsidicalismo, como pasó con la multitudinaria manifestación celebrada en 2021 en Xixón en apoyo a los condenados, y que congregó a muchas personas no relacionadas con CNT.

Quienes llevan la campaña de apoyo a los condenados saben que el silencio es el principal aliado de quienes quieren que el Caso Suiza se convierta en un precedente de que en España un piquete puede llevar a trabajadores a la cárcel. Estrechar los límites de lo posible en la acción sindical y limitar su eficacia. Aviso a navegantes.

Actualidad

9 COMENTARIOS

  1. Pregunta…
    ¿Cuanto cobran los jerarcas de los #SindicatosTumbaos?
    Sabemos lo que cobra el Borbón. Pero no lo que cobran los jerarcas sindicalistas!

  2. Onde estaban los sindicatos cuando las oficinas del paro no atendían el teléfono y cuando la inflación ahoga a las familias, o cuando suben las cuotas de autónomos, cuando mienten con el IVA etc…. Vendidos

  3. Al autor se le nota poca objetividad y no menciona las acciones en detalle de estos “sindicalistas”, que acusaron, amenazaron y empapelaron la ciudad entera con sus proclamas.

    Me parece una condena justa. Y un artículo que intenta desacreditar esta condena por otras del mismo juez. Hasta un reloj roto da bien la hora una vez.

    • Entonces, según tú, la trabajadora debería de seguir sufriendo los incumplimientos de los derechos laborales y callar. Dónde está la condena al empresario por incumplimiento del convenio de hostelería? …espero que algún día te toque a ti, a ver tu respuesta

  4. Eso de los “piquetes de información ‘lo hemos sufrido muchos trabajadores.
    Presentarse 20 o 25 personajillos con palos y adoquines en las manos para informarnos ha 8 trabajadores que sino cerrábamos el taller nos exponiamos ha alguna caricia de índole eso sí informativa.

  5. Vamos, el aviso a navegantes es: por ser sindicalista te está permitido todo.
    Independientemente de lo que defienda uno e independientemente de lo criminal que sea el otro nadie debe tomarse la justicia por su mano.¿se extralimitaron? A pagarlo.No hay otra. Por mucha manifestación de amigos que no quieran verlos en la cárcel.
    No leo en este artículo(desconocía el asunto) que los sindicalistas sean inocentes, solo que el pastelero arruinado¿? tiene dinero para denunciar ¿? Por mí como si lo roba( ya lo cazarán) eso no exime de culpa a los sindicalistas.

  6. ODA A LOS JUECES ESPAÑOLES

    Tienen los jueces de España

    Singular asociación

    De gente de su calaña

    Vendidos de profesión

    Se dice magistratura

    Dice ser profesional

    Y no son más que basura

    Una carroña moral

    Brutales con el rapero

    Muy suaves con el pudiente

    Cosa normal y corriente

    Porque Pablo no es banquero

    Se montan un juicio-farsa

    De antemano decidido

    Porque el juez, que es el comparsa

    Ya en el trato ha consentido

    Y cuando dictan sentencia

    Por dios les viene dictada

    Tras divina transferencia

    En negro realizada

    Absolvieron a la infanta

    Tratan bien al compañero

    De ello ya nadie se espanta

    Poderoso caballero

    Inhabilitan a Serra

    Pero absuelven a Agapito

    Yo lo digo y lo repito

    Son unos hijos de perra

    En este país los jueces

    Son los desechos fecales

    Sucias, pestilentes heces

    Verdaderos criminales

    Y detienen a Toledo

    El obispo ni se toca

    Vergüenza tienen muy poca

    Sus togas huelen a pedo

    Cuando procesan a Willy

    Demuestran su vocación

    Son hijos del niño Billy

    Estirpe de un gran cabrón

    Esto es la judicatura

    La mismísima indecencia

    Putrefacta y caradura

    La auténtica delincuencia

    Se esmeran con el banquero

    Se ensañan con el enano

    Al que no tiene dinero

    Le dan fuerte por el ano

    Ahora absuelven al cantante

    Y con pruebas de ADN

    Porque saben lo que tiene”

    Pasta constante y sonante

    Son del país el bochorno

    Son la mara nacional

    Puro producto rectal

    Son los reyes del soborno

    Proteger al poderoso

    Es la función esencial

    De este poder asqueroso

    Que llamamos judicial

    Alberto pierde el escaño

    Y Botín no entra al talego

    Estafa de gran tamaño

    De la que disfruta luego

    Lamentaciones no caben

    Los ciudadanos lo saben

    Los ciudadanos lo entienden

    QUE LOS JUECES SE COMPRAN Y SE VENDEN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí