Un lugar de memoria para los asturianos que trataron de matar a Franco en 1949

IU pide que se cumpla el compromiso de señalizar y adecuar la fosa común de Llaviana en la que están enterrados "Los Caxigales".

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

En julio de 1949 un grupo de guerrilleros asturianos comandados por Manuel Díaz, Caxigal, intentaron matar a Franco durante una visita del dictador al Bierzo. De haberlo logrado es posible que el rumbo de la historia española contemporánea hubiera cambiado. Fracasado el magnicidio los guerrilleros se repliegan en Asturies, concretamente en el pueblo de La Ferrera, en el concejo de Llaviana. Allí son víctimas de una emboscada. Las autoridades franquistas muestran sus cadaveres en público antes de enterrarlos en una fosa común del cementerio de San Esteban de El Condado. Si bien en 2021 se anunció que el enterramiento sería declarado Lugar de Memoria, tal y como había pedido CCOO, en la práctica no se ha avanzado nada, y el enterramiento sigue sin ningún tipo de distinción.

IU ha exigido este domingo al Gobierno de Asturies que se cumpla el compromiso para el reconocimiento del lugar, cosa que, hasta el momento, ha sido imposible por la negativa de la Iglesia a que se realice ningún tipo de intervención.

Con este motivo, Ovidio Zapico, coordinador de IU, miembros de la formación en ese concejo junto a la secretaria de Coordinación Territorial, María José Miranda, acudieron este domingo al enterramiento, donde la concejala de IU Carlota Begega acusó, tanto al cura de Llaviana como al Vicario de Asturias de su falta de interés por adecentar el lugar.

“Venimos a reclamar memoria, justicia y reparación para los camaradas. Tenemos un acuerdo con el PSOE, reflejado en los presupuestos, bajo el amparo de la Ley de Memoria Histórica que no se está cumpliendo por las trabas que pone la Iglesia”, ha denunciado la edil.

Begega ha pedido “una iglesia más democrática y que cumpla con la ley y que respete a estos camaradas que están aquí por el simple hecho de defender la democracia”.,

Para desbloquear la situación, ha anunciado la edil, “vamos a solicitar a la Consejería que explore la posibilidad de declarar un lugar para la memoria para así poder tener el sitio bien cuidado y bien protegida la memoria de estos hombres”.

La intervención que se demanda es poner una placa que explique que las personas que allí están enterradas fueron asesinadas por su defensa de la democracia

Actualidad

1 COMENTARIO