El mundo universitario carga contra la consejera de Cultura Berta Piñán por permitir la desprotección de La Vega

65 profesores de humanidades califican el protocolo firmado por Ayuntamiento, Principado y Defensa de "destrucción".

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

Un total de 65 profesores e investigadores del área de Humanidades de la Universidad de Oviedo/Uviéu han suscrito un manifiesto donde rechazan el protocolo firmado por el Ayuntamiento de Oviedo/Uviéu, el Gobierno regional y el Ministerio de Defensa sobre el uso de los terrenos de la antigua fábrica de armas de La Vega ya que aseguran que el acuerdo supondrá “la destrucción de este bien cultural”.

En el escrito advierten de que Defensa se arroga la propiedad de un terreno que “no le pertenece” mientras el ayuntamiento y el Principado le reconocen unos derechos “inexistentes” y entienden que el ministerio debería satisfacer una indemnización por el “menoscabo causado al patrimonio allí contenido” en el abandono del mantenimiento en la década transcurrida desde que cesó la actividad productiva en el recinto.

Además, acusan a la Consejería de Cultura de ser cómplice por hacer dejación de funciones y sugieren que podría también exigirse una compensación por el daño “irreparable” que sostienen que supuso la destrucción del monasterio de Santa María de La Vega para ampliar las instalaciones.

Asimismo, instan a las tres administraciones a preservar los bienes histórico-artísticos, lo que a su juicio es “inconciliable con las intenciones y actitudes mostradas hasta el momento”, que según explican se alejan de los objetivos de desarrollo sostenible y son un impedimento para la resiliencia de los territorios.

En el manifiesto resaltan el valor patrimonial “crucial” de La Vega, y añaden, para explicar tanto el origen de la ciudad en el siglo IX como el de la urbe contemporánea, que se desarrolla desde mediados del XIX influida y condicionada por la fábrica.

También destacan sus restos arqueológicos y recuerdan que la fábrica contiene vestigios industriales únicos en España, siendo el más antiguo e importante patrimonio industrial de la ciudad y uno de los pocos todavía existentes.

Los firmantes exponen en su manifiesto que la fábrica constituye un pilar fundamental en la historia militar del país y advierten de que, de consumarse los planes anunciados, Oviedo perdería un patrimonio único y se “esfumaría la oportunidad de dotar de servicios la zona”, en un marco verde, con una vegetación consolidada y con historia que forma parte del patrimonio industrial.

Los docentes e investigadores sugieren que en sus instalaciones podrían ubicarse bibliotecas, centros sociales y otros equipamientos y consideran que se podría compatibilizar igualmente con un uso como recinto ferial.

A estas posibilidades añaden otras como el polo biosanitario y otros usos empresariales, siempre y cuando “se haga con respeto y sensibilidad”, corroboran.

No obstante, censuran la instalación de un párking en un suelo “poco consistente” y censuran que esta operación urbanística no se consulte a la ciudadanía.

Igualmente advierten de que perpetuará una autopista en su interior, que segregará y marginará barrios “a uno y otro lado”.

El manifiesto concluye con una declaración de intenciones reclamando que La Vega sea “íntegra y diversa, resultado de siglos de historia” y los firmantes quieren que sea “como debería ser: cuidada y al servicio de la ciudadanía”, reiteran.

Entre los firmantes están los profesores Miguel Calleja, Felipe Fernández, Rosa Cid, Rubén Vega, Jorge Muñiz, Rubén Vega o María del Mar Díaz.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí