Hablan los compañeros de Covadonga Díaz: “Bien dirigida, trabaja, pero no le dejaría tomar decisiones”

Sectores de su partido no ocultan el malestar con la gestión de una joven veterana vinculada desde siempre a las siglas del PP.

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

De Covadonga Díaz, concejala de festejos del PP en el Ayuntamiento de Oviedo, dicen sus propios compañeros que “bien dirigida es una chica que trabaja”, pero que “jamás” le dejarían “tomar decisiones, porque ya se ve lo que pasa”. Se refieren, por supuesto, a la organización de las fiestas de San Mateo, que está generando multitud de quejas a raíz de un cambio de modelo que sustituyó los chiringuitos de asociaciones por casetas hosteleras y los conciertos gratuitos en diversos puntos del centro de la ciudad, por unos de pago y con un alto coste de entrada, junto al estadio Carlos Tartiere.

Se adivina, tras estas decisiones, la figura de la edil de festejos, aunque siempre con la sombra del alcalde, Alfredo Canteli, por detrás. Impulsiva y de carácter fuerte cuando está enfadada, como en el pasado pregón de San Mateo, cuando pidió desalojar la plaza de manifestantes, Díaz comenzó en las juventudes populares su trayectoria, de hecho fue secretaria general de Nuevas Generaciones de Oviedo desde 2007 hasta 2013. “Siempre fue una chica que trabajaba en la sede, estaba siempre por allí ayudando. Laboralmente su experiencia es en un par de tiendas de ropa y ya, cuando entró como edil, estudió el grado ese de protocolo y eventos en la escuela del que fue responsable de estos asuntos en los Premios Príncipe”, explican personas muy vinculadas a la trayectoria de la concejala en el PP.

Su desembarco en el consistorio ovetense se produjo en 2014, tras haber sido incluida en la lista electoral de 2011. “Había trabajado mucho en la campaña y Gabino (de Lorenzo) quiso contar con ella. Luego cuando se fueron algunos miembros del gobierno corrió la lista y entró. De aquella hizo un buen trabajo en los centros sociales”, detallan quienes fueron testigos esa época en la que Díaz ostentó la concejalía de Juventud, Centros Sociales y Coordinación de Alcaldías de Barrio.

Tras los comicios de 2015, el PP quedó en la oposición, recuperando el gobierno en 2019, a pesar de obtener únicamente nueve ediles. Uno de estos puestos lo ocupó Díaz, destinada a Festejos: “Creo que se lo dieron porque no eran muchos y alguien lo tenía que llevar. Nadie esperaba que las cosas iban a salir así”, argumentan fuentes directas.

Alfredo Canteli, Covadonga Díaz y otros ediles populares junto a Pablo Casado.

El caso es que incluso en el seno de la formación popular hay malestar por algunas de las decisiones de Díaz con la participación de algunos de sus compañeros concejales: “Lo que hacen en las redes sociales es completamente ridículo e impresentable. Te puedes creer ese vídeo con el tambor el micro ‘y tal’, con Mario (Arias) y Leticia (González)…También todo lo de los desalojos o el enfrentamiento el otro día por la pancarta en la catedral. Son cosas que no puede hacer el gobierno de una ciudad”, afirman miembros del partido.

Cachés desmadrados

Otra cuestión que se pone en duda es lo que tiene que ver con los costes de las actuaciones. Hombres G por ejemplo ha costado 60.000 euros, el doble de lo que los madrileños suelen cobrar por actuar en otras fiestas patronales. “En Oviedo hay una tradición de pagar más que en ningún sitio siempre a los artistas”, señala un buen conocedor del sector, para quien alguno de los cachés son abusivos, así como la práctica de dar fijo y parte de la taquilla a algunos de los grupos contratados. Si bien el coste del último San Mateo del tripartito y el de 2022 se asemejan, en torno al millón de euros, en el caso de 2018 fue con todos los conciertos gratuitos, y en este con prácticamente todos de pago.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí