Sumar en Asturias no es Sumar en Madrid

Yolanda Díaz presenta su proyecto político en fase de escucha ante un millar de simpatizantes y cuadros políticos de IU y Podemos

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

La que iba a ser una coalición imposible, aprobó esta semana los últimos presupuestos de la legislatura. Unas cuentas con una enorme inversión en políticas sociales y en defensa. Dos coordenadas sitúan la acción de gobierno de los dos socios. Por la parte de Pedro Sánchez, su compromiso con Europa y el afianzamiento del papel que España jugará en los próximos años con la guerra de la energía de fondo. Por la parte de Yolanda Díaz, el compromiso con la clase trabajadora y los que menos tienen.

Yolanda Díaz es, por lo tanto, la garantía de una alianza con el PSOE por la izquierda en el Gobierno de la Nación y en el Congreso de los Diputados. Pero ¿lo puede ser también a nivel autonómico o municipal? Demasiado pronto para responder a esa pregunta. Desde un punto de vista generacional, lo de este viernes en Cimadevilla fue la combinación de viejos rockeros, veteranos militantes y cuadros de primerísimo nivel, y gente con una corta pero intensa trayectoria. Desde un punto de vista político, también fue la representación de un abordaje, el de IU por todas partes, tal como verificamos este julio en Matadero.

La coalición, nacida al albur del no a la OTAN, tiene más cuadros que cualquier otro partido en Asturias, con la diferencia de que no posee más cabeza que Yolanda Díaz, al menos, de momento, y eso parece del todo insuficiente para abordar un SUMAR en Asturias. Si observamos a Podemos, comprenderemos que los cuadros son escasos y que hay demasiadas cabezas, algunas incluso cuelgan bajo el dintel de la puerta de sus sedes, atentas a nuevos cambios en los nombres que representarán las futuras candidaturas y que, a buen seguro, desequilibrarán aún más su situación orgánica y sus expectativas electorales, incluidas las autonómicas.

Yolanda Díaz junto a simpatizantes. Foto de Luis Sevilla.

¿Por qué Podemos hegemoniza la política a nivel nacional e IU lo hace a nivel municipal? Quizá Sumar sea el resultado de esta polarización entre dos organizaciones que se han disputado el mismo espacio electoral. Solo la estabilidad de CCOO permite que sea el ungüento que vertebre los espacios de ambas organizaciones a través de su propia estructura. Quizá eso explique por qué Yolanda Díaz es capaz de articular un discurso tan potente, que atrae a unos y otros y que se escribe, especialmente, todos los meses en el BOE irradiando hacia todas las comunidades autónomas un proyecto complejo, creíble y verificable.

Aurelio Martín, José Manuel Zapico, Anibal Zapico, Ana Castaño y Anita Sirgo. Foto: Luis Sevilla

¿Sirve ese discurso para consolidar la representación parlamentaria en las comunidades autónomas de Podemos e IU?, ¿sirve para fraguar un SUMAR federal, con representación autonómica y municipal en Asturias?. De momento, no lo parece. Y desde quienes dirigen SUMAR, tampoco se pretende, al menos por ahora.

Daniel Ripa entre los asistentes. Foto: Luis Sevilla

El acto político de este viernes en Cimadevilla no se distanció mucho del que tuvo lugar en julio en el Matadero de Madrid. Cinco representantes de la ciudadanía, desde la sanidad, pasando por la llingua, o el deporte, relataron los retos y adversidades a los que se enfrentan cada día. Yolanda Díaz estaba allí para recoger propuestas, para dialogar con el millar de personas que acudió al encuentro y defender la gestión de su ministerio. Díaz respaldó la oficialidad de la llingua, después de visitar la Academia, e hizo especial hincapié en la necesidad de vertebrar una nueva Asturias industrial que ha visto como, reconversión tras reconversión, iba perdiendo la mitad de su empleo desde la década de los 80 hoy. Díaz lo atribuyó a las políticas neoliberales del bipartidismo: «nos dijeron que la mejor política industrial era aquella que no existía». En un ambiente cálido y optimista, también defendió la necesidad de un nuevo modelo industrial compatible con la vida y la ecología, con un trabajo de calidad. Reconocía que no había alternativa a la descarbonización, “que no había un plan b para el cambio climático” pero también defendió que si la estrategia verde, la transformación ecológica, no se hace con los trabajadores “nos volveremos a equivocar” en clara alusión a las reconversiones del pasado. Por otra parte, apostó por «una SEPI que realmente se modernice y sirva para salvar empresas que están en crisis» Aviso a navegantes, porque Díaz apunta a una reforma importante que puede reorientar la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, convertida hoy en el desagüe por donde el gran empresariado industrial ha despilfarrado el dinero público, con la excusa de salvar el empleo que termina desapareciendo.

Yolanda Díaz con Anibal Vázquez, alcalde de Mieres. Foto: Luis Sevilla

La ministra de Trabajo defendió las medidas aprobadas por el gobierno contra la inflación. La gratuidad de los trenes, el bono cultural, los bonos sociales, la subida del Salario Mínimo Interprofesional, la revalorización de las pensiones con el IPC, con una inflación del 9%, los ERTES, la reforma laboral y los últimos Presupuestos Generales del Estado. Como verifican las últimas encuestas y Díaz confirmó: «sabemos que estas medidas suman, unen al país. De esto va SUMAR, no de ganar a la derecha, sino de ganar el país» repitió durante el mitin, convertido ya en el eslogan de su proceso de escucha y que son el eje estructural de las políticas del cambio llevadas a cabo por el gobierno de coalición.

En primer término Pedro Roldán. presidente de la Sociedad Cultural Gijonesa, y Lorena Gil exportavoz de Podemos. Una fila más atrás Juan Ponte, concejal de IU de Cultura en Mieres y Laura Tuero, concejala de Podemos en Gijón. Foto de Luis Sevilla.

La ministra de Trabajo también ofreció un baño de realismo al relatar lo difíciles que fueron aprobar la ley rider, la ley de trabajadoras del hogar (parada durante 8 meses en el Gobierno), los lacerantes obstáculos dentro del gobierno, como la parálisis de la CEOE que se niega a negociar con los agentes sociales. Y hubo más: anunció cuatro nuevas leyes que pretenderán ser aprobadas antes de que termine la legislatura. Una ley de cooperativas, una ley de economía circular, otra ley de empresas de reinserción y una ley del uso del tiempo en el trabajo configuran una agenda importante que persigue cohesionar mucho más a la clase trabajadora. Esta última ley del uso del tiempo del trabajo busca la flexibilidad horaria de los trabajadores y regulará, entre otras situaciones, las horas extraordinarias, en un país que produce 3.300.000 horas extras no retribuidas cada semana.

Lander Martínez, Adrián Arias y Aitana Castaño. Foto: Luis Sevilla

Yolanda Díaz tiene la cualidad de convertir cada mitin en un estimulante informe de gestión y no pierde la oportunidad de anunciar que en su ministerio hay una auténtica agenda integrada por políticas que hemos venido en llamar “del cambio” y que tienen la capacidad de transformar la vida de las personas, leyes que tienen la pretensión de perdurar en el ordenamiento jurídico español, más allá de la coyuntura política que están siendo el espejo desde el que mirarse el resto de la izquierda europea.

En la presentación de Sumar no hubo demasiadas ausencias, pero sí alguna clamorosa: no estaba la coordinadora de Podemos en Asturias, Sofía Castañón. Sí estaban Rafa Palacios, Daniel Ripa y Nuria Rodríguez. Sí estaban Ovidio Zapico, Aurelio Martín, Aníbal Vázquez, Adrián Arias y Ana Castaño. Sí estaba Jorge Pardo, Juan Chávez, Juan Ponte y Laura Tuero. También estaban Lorena Gil, Ana Taboada y Celso Miranda junto a Belén Suárez Prieto, posible candidata en Oviedo de la nueva plataforma Unión Popular. También estaba Xicu Valledor, Xandru Fernández y María José Capellín. Por los nombres, saquen ustedes sus propias conclusiones y averigüen si en los próximos meses a la izquierda le salen las cuentas y es capaz de sumar en los ayuntamientos y en las próximas elecciones autonómicas. Estaremos atentos.

Actualidad

1 COMENTARIO

  1. Estuve le hice 2 preguntas a Yolanda y no me las contesto. Al final del acto hable con Yolanda y me dijo “No te conteste a a las buenas dos preguntas de Pensiones, me gustaría contar Contigo en SUMAR”.
    Me falto decirle: Soy Playu por nacer en Cimavilla en casa y gracias a Xixón Sí Puede XSP las niñas y los niños de Cimavilla pueden jugar en un lugar cubierto y no mojarse. Primera propuesta de XSP en el Ayuntamiento de Gijón año 2015. Gracias Mario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí