Nin ‘oblit’ nin escaezu

Llega a les llibreríes la versión n'asturianu de Guillem, primer traducción de la novela en catalán de Núria Cadenes sobre l'asesinatu de Guillem Agulló.

Recomendados

David Artime
David Artime
Periodista y escritor. En 2009, ganó el premio de narrativa en lengua asturiana de la editorial Trabe con la novela "La Bufanda", en la que aborda el mundo de los ultras de fútbol.

“En los últimos días se ha producido en Valencia un lamentable hecho, el asesinato de un joven antirracista por parte de un joven de ideología neonazi”. Asina entama un testu del númberu 4 del fanzine d’Acción Antifacista d’Uviéu, publicáu en mayu de 1993. Yera la única referencia que los asturianos tuvieren daquella del asesinatu de Guillem Agulló. Nin una columna na prensa, nin un minutu na radio, nin una imaxe de televisión.

Corríen los años de plombu de la ultraderecha en Valencia y n’otros munchos sitios (entiéndase l’usu metafóricu de la palabra plombu: navayes, bates, puños americanos, botes con punta de fierru, cadenes, y sí, tamién plombu, como’l de les bales de la pistola qu’asesinó a Lucrecia). Guillem namás yera una más qu’añadir a la llarga riestra de víctimes que los facistes collecharon naquellos tiempos cola casi total impunidá proporcionada pola pasividá de los aparatos policiales y xudiciales, y la indiferencia de los medios de comunicación. ¿Total? ¿Qué más da? Namás que yeren inmigrantes, rojos, travestis, independentistes…

El casu de Guillem marcó un antes y un dempués na concienciación sobre la violencia neonazi

Pero les coses poco a poco fueron cambiando precisamente a partir del casu de Guillem. L’antifacismu fue organizándose y la sociedá entamó a concienciase. En Valencia, en Madrid, n’Asturies y en munchos otros sitios los matones neonazis tuvieron que dir replegándose ante la presión social, la denuncia mediática y también l’acción directa. Un procesu que recientemente nos contara’l periodista Miquel Ramos nel so llibru Antifacistes.

Guillem, na final de la Copa d’Europa en Wembley en 1992, qu’enfrentó al Barça y a la Sampdoria.

LA PRIMER TRADUCCIÓN, L’ASTURIANU

Y como colofón a esti procesu, agora llega a les llibreríes Guillem, la versión n’asturianu (dientro de la colección Calume d’Ediciones Trabe) de la novela documental cola que la escritora catalana Núria Cadenes (Barcelona, 1970) recueye en clave de realidá ficcionada los pormenores d’aquel asesinatu, que marcaría un antes y un dempués na llucha antifacista de tol Estáu, y especialmente nel País Valencià.

Galardonada col Premi Lletra d’Or a la meyor novela en llingua catalana del 2021, y a la meyor novela del València Negre 2020, la llingua asturiana ye la primer versión a la que se torna esta obra. Miguel Sánchez Canella foi l’encargáu de traducila del catalán. “Nun buscamos tanto tornar cuantos más clásicos al asturianu, como la calidá lliteraria”, esplica Rafa Valdés, responsable d’esta colección, na que tamién figuren títulos como Cándidu o l’optimismu, de Voltaire, o 1984, de George Orwell.

La obra intercala ficción con entrevistes, cróniques y atestaos policiales

Y de calidá, de maestría y d’innovación lliteraria, ta, dende’l so puntu de vista, sobrada esta novela de Nuria Cadénes, qu’intercala diálogos y pasaxes de ficción, con atestaos policiales, pruebes testificales, declaraciones xudiciales y noticies de prensa.

Ente too ello, cuela estractos de la entrevista qu’ella mesma fizo a los padres y la hermana de Guillem. “Nun alcontraba la forma d’escribir esto, hasta que los entrevisté. Llegué a casa y decidí introducir nel relatu fragmentos testuales de la entrevista. A partir d’ehí la novela pedíalo. Los fechos reales cobraben tol protagonismu”, señala l’autora en declaraciones a Nortes, esplicando’l procesu de xestación de la obra.

Edición n’asturianu de Guillem. TRABE.

L’ASESINATU

A Guillem matólu’l neonazi Pedro Cuevas d’una navayada un 11 d’abril de 1993 mientres l’acampada de Pascua que munchos mozos y moces facíen en Montanejos (Castelló). Antes, él y dellos de los sos compinches propiciáron-y una mayada de puñetazos y pataes de los que’l rapaz antifacista natural de Burjassot (València) malpenes pudo defendese.

Cuevas, los sos amigos y los sos abogaos formen parte de la filera de personaxes que van desfilando peles páxines de Guillem. Tamién xueces, guardies civiles y periodistes de Las Provincias, el diariu rexonal que blanquió a los asesinos y criminalizó a la víctima y a la so familia. Nel murniu elencu nun falta nin ‘El Cojo’, n’alusión al líder ultraderechista José Luis Roberto, pa qu’al llector acabe de revolvése-y el butiellu. Xunto con ellos, apaecen también los padres, los amigos y los compañeros de militancia de Guillem.

Toos coinciden con un personaxe real de la historia. Toos menos unu, Gabriel. Un mozu de Montanejos que nun tien inquietúes polítiques y que dempués del asesinatu entama a tomar conciencia sobre la necesidá de combatir el facismu. Preguntada por Nortes, Cadenes asegura que Gabriel nun existe, ye un personaxe de ficción. Sin embargu, cuéntanos que mientres una presentación del llibru una llectora corrixóla: “Gabriel ye un personaxe real. Gabriel ye’l pueblu valencianu”.

UNA HISTORIA D’IMPUNIDÁ

Y ye que’l despertar el pueblu valencianu y del español sobre la necesidá de combatir el facismu dende mediaos de los años 90 ye una de les dos idees principales nes qu’afonda esta historia. La otra ye la impunidá de los nazis y la complicidá de les instituciones, espeyada en munchos fechos escandalosos. ¿El que más? La nueche del asesinatu los amigos de Guillem acaben deteníos declarando en comisaría y los asesinos vuelven pa casa tranquilamente. La realidá seguirá superando a la ficción y como diz James Ellroy la ficción ye la meyor manera de mostrar la realidá. Cuevas acabaría cumpliendo cuatro años de cárcel y dempués veríase implicáu na operación Panzer, de la qu’él y el restu de neonazis acabaron absueltos.

Ye una llectura incómoda. L’autora evita lo sangrín y morboso de la situación, pero igulamente les narratives complacientes qu’acaben en victories amargues. El mieu, el dolor, la rabia y la impotencia floten nuna ambientación lliteraria cola que Cadenes tresmite l’ambiente tensu, a veces afogante, d’aquella València noventera na que ser antifacista yera xugase’l pelleyu.

L’asesín cumplió cuatro años de cárcel y tamién acabó absueltu na operación Panzer

Les agresiones a inmigrantes, el posterior asesinatu de Davide, la operación Panzer, les amenaces a amigos y familiares de Guillem, les vomitives cróniques de Las Provincias, y hasta los abogaos de la defensa faciendo cantar el Cara al Sol nel xuiciu a una amiga de la víctima son otros de los munchos detalles que fairán imposible una llectura relaxada.

Y sicasí, vibrante, áxil, emocionante y plagada d’estímulos. Un mecigayu de novela negra, drama, thriller, crónica periodística ya informe policial que fai imposible la so catalogación lliteraria y ruempe colos cánones esperaos.

Núria Cadenes. TONI GISBERT

La escritora tará n’Asturies esta selmana presentando la obra

Núria Cadenes muéstrase emocionada de que l’asturianu seya la primer llingua a la que se traduz la so obra. El respetu a la diversidá, incluyida la llingüística, recuerda, “yera tamién la llucha de Guillem”. L’autora tará esta selmana n’Asturies presentando la so obra tornada al asturianu. Será’l xueves 20 d’ochobre na Llibrería Trabe (Uviéu), a les 19.30 horas, el vienres 21 en La Revoltosa (Xixón), a les 19.30, y el sábadu 22 en La Llocura (Mieres del Camín) a les 19.00.

Afirma tener ganes de lleer la versión asturiana, pero especialmente tien ganes de sentila. “Asina qu’a ver si alguien nes presentaciones s’anima a lleeme un fragmentu”, acaba.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí