Alerta contra la especulación: “Con el cambio climático muchos promotores se están fijando en la cornisa norte”

Andrés Rubio, autor del libro "España fea. El caos urbano, el mayor fracaso de la democracia", advierte del peligro especulativo en Asturias.

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

“España fea. El caos urbano, el mayor fracaso de la democracia” es el título del libro de periodista Andrés Rubio sobre los desastres del urbanismo español. Rubio ha sido invitado esta semana por la Sociedad Cultural Gijonesa para hablar sobre lo que considera “una catástrofe cultural sin precedentes, que es el malbaratamiento del territorio en España”. Y no hace falta ser un erudito, un esteta o un arquitecto para apreciarlo, de ningún modo, sino que “es algo que se puede entender haciendo un recorrido por la costa”.

¿El regalo envenenado del turismo, que a cambio de ingresos millonarios y puestos de trabajo deja a sus espaldas macroaparcamientos, campos de golf y urbanizaciones? Algo de eso hay, cuenta Rubio, refiriéndose a la “industria aceleradora del turismo”. Pero “sobre todo es la especulación urbanística. Hay una triada letal que forman la especulación caótica, la corrupción política y la incultura”.

Andrés Rubio

Lamenta Rubio, que dirigió durante varios años el suplemento de viajes del diario El País, que en España “hay muchas reglamentaciones que parecen concebidas para ser incumplidas. Ese bloque inmobiliario tiene demasiado poder, y la incultura es demasiado profunda. Así es que se utiliza el territorio de todos a beneficio de unos pocos”.

Ilustres estropicios asturianos

La costa asturiana, por fortuna, “está bastante bien preservada, pero corre peligro. Con el cambio climático, los promotores se están fijando cada vez más en la costa norte, y ya se empiezan a ver actuaciones que no tienen en cuenta el pensamiento arquitectónico y la disciplina urbanística”. Esa sobrexplotación del terreno, dice, donde es más lamentable es “en Llanes, que era un lugar con una atmósfera muy particular que se ha perdido”.

Para evitar que la situación vaya a peor, Rubio sugiere “que el Principado imite a Cataluña, que a su vez sigue el ejemplo de Francia, y cree un conservatorio del litoral. Esta es una institución que existe en Francia desde 1975 y que se dedica a comprar con dinero público terrenos colindantes con el dominio marítimo con el objetivo de que no se toquen y preservarlos estéticamente. Ojalá Asturias tome políticas de preservación muy estrictas para detener la construcción”.

Calatrava de Oviedo.

¿Qué piensa sobre otros ilustres estropicios asturianos, como el centro comercial de Calatrava en Oviedo? “Se buscó el efecto Guggenheim, y no funcionó. Con los millones de euros que costó se hubiesen dejado impecables muchos pueblos”.

Sobre la Fábrica de La Vega y el nuevo proyecto para construir pisos en este patrimonio industrial, Rubio se limita a recordar que “la tendencia en la arquitectura contemporánea es no demoler los edificios que tienen valor, si no actuar sobre lo ya construido”.

Habrá que ponerse las pilas. Pues, como reconoce el autor, “hay lugares en Asturias con una arquitectura basura que descorazona”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí