Comunidades de aprendizaje como espacio para desarrollar talento

A través del trabajo colaborativo se busca diseñar prototipos de temática variada. Tras la convocatoria de ideas que concluye mañana, se abre el plazo a partir del 4 de noviembre para las personas colaboradoras que quieran formar parte de TalentUO.

Recomendados

Elena Plaza
Elena Plaza
Periodista, formadora en género, contadora de historias y enredada entre ruralidades. En mi haber cuento experiencias maravillosas como Atlántica XXII o Rural Experimenta.

La Universidad de Oviedo pone en marcha TalentUO Lab de Integración de Ecosistemas. ¿A qué corresponde este nombre? A un laboratorio de experimentación, innovación y producción colaborativa. Se trata de un espacio para desarrollar talento, reconociendo que la capacidad está en muchos lugares y es diversa pero, para que se convierta en talento, precisa tanto de medios como de ser potenciada. Señalan en su página web que se trata de “un espacio abierto para que personas diversas puedan encontrarse, trabajar y equivocarse juntas en torno a ideas o problemas que van a desarrollar a través de un proceso de experimentación y prototipado”.

¿Y a qué nos referimos cuando hablamos de prototipar? Se trata de un proceso de experimentación y aprendizaje en el que se da forma a una idea. Como explican desde la organización, “a través del ensayo error se definen las características de un producto, servicio, dispositivo, organización, metodología, práctica… que se desarrolla en un entorno fluido de conocimiento compartido”. El objetivo es “crear un prototipo, una representación parcial en forma de objeto o procedimiento, lo suficientemente desarrollada y concreta como para poder ser probada, testada y evaluada”.

Las temáticas de estos prototipos son muy variadas relativas al arte, la ciencia, la empresa, la tecnología, la cultura o la política. El único requisito es que sean procesos u objetos escalables, que puedan desarrollar dentro de un tiempo y un espacio limitados (el laboratorio). Y también hay que tener en cuenta que vivirán un proceso de enriquecimiento, por lo tanto no se trata tanto de testar un proyecto ya concluso, sino de aprender e incorporar de las experiencias que puedan aportar las personas colaboradoras a esas ideas promovidas por las personas promotoras.

Aquí apuntan que prototipar “no es un espacio para la evaluación o elaboración de proyectos, en el sentido de algo que se va a desarrollar en el futuro; sino que son prototipos, por tanto algo que se va a hacer aquí y ahora. Esto no significa que alguno de estos prototipos no pueda convertirse en un proyecto en el futuro”.

El Campus del Milán acogerá este Laboratorio inspirado en la metodología Medialab Prado Madrid y que ya fue utilizada por parte del equipo en la primera edición de ‘Rural Experimenta’, que tuvo lugar en Santo Adriano de la mano de La Ponte Ecomuséu, dentro de un proyecto del Ministerio de Cultura. La convocatoria de ideas se abrió el pasado 17 de octubre y concluirá mañana 29. La publicación de ideas seleccionadas tendrá lugar el 2 de noviembre para dar paso a la convocatoria de personas colaboradoras entre el 4 y el 10 de noviembre. Finalmente el laboratorio de prototipado entre el 14 y el 25 de noviembre en horario de 16.00 a 20.00 horas de lunes a viernes. La duración total será de 40 horas.

El equipo está coordinado por Jesús Fernández Fernández, investigador Ramón y Cajal en la Universidad de Oviedo e investigador honorífico asociado en la University College de Londres. Fue promotor en 2019 del primer laboratorio rural de experimentación e innovación ciudadana, Rural Experimenta, en colaboración con Medialab Prado y el Ministerio de Cultura. Junto a él Eva Martínez Álvarez, también con experiencia en aquel Rural Experimenta y miembro de La Ponte Ecomuséu, que realiza labores de coordinación y producción junto con Paloma Sánchez Broch. Martínez Álvarez es responsable de trabajo comunitario y mediadora, y cuenta con experiencia en el análisis de la realidad del mundo rural asturiano, la alimentación y los impactos de las políticas agrarias sobre el territorio. En el caso de Sánchez Broch, es licenciada en Historia del Arte, Máster en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico y Máster en Patrimonio Histórico y Territorial. Compagina su trabajo con la docencia de Geografía e Historia en Secundaria.

Lo completa los mentores Ángel Portolés, coordinador de Acompañamiento Técnico de Proyectos del Programa de Extensión Universitaria de la Universitat Jaume I de Castelló y de la red de comunidades patrimoniales del proyecto Patrimoni-PEU y también formó parte del primer Rural Experimenta; Lorena Lozano, artista y docente, en su práctica conecta conocimientos y metodologías del arte, la ciencia y la educación, fue miembro fundacional de ecoLAB de Laboral Centro de Arte y de Herbarium, de la Fundación Cerezales (León), y en la actualidad dirige Econodos. Ecología & Comunicación; y Andrea Martínez Noya es profesora titular de Organización de Empresas en la Universidad de Oviedo en materia de dirección estratégica y creación de empresas, además de haber codirigido el MBA Ejecutivo del IUDE, la Escuela de Negocios de la entidad universitaria asturiana.

Como mediador cuenta con Jeff Alberghi, fundador de la red Europimpulse Network, coordinador de proyectos en el Ecomuséu La Ponte y evaluador para la Agencia Nacional francesa del programa europeo Erasmus+. Desarrolla programa de mentorización y de incubación de proyectos de cooperación europea y facilita procesos participativos y de Inteligencia Colectiva tanto con enfoque local como internacional.

TalentUO es, ante todo, un espacio de aprendizaje donde lo importante no es tanto alcanzar un producto final acabado, sino el hecho de compartir conocimiento. Se trata de generar recursos propios y crear infraestructuras desde lo local, partiendo de los conocimientos multidisciplinares de las comunidades de aprendizaje que se crean en y para el laboratorio.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí