“El dibujo es una herramienta muy poderosa”

Santiago Villa impulsa ‘Piedres nel camín’ para dar a conocer los usos y costumbres de Asturias.

Recomendados

Christian Ferreiro
Christian Ferreiro
Graduado en Filosofía por la Universidá d'Uviéu. Esperando ser docente de secundaria en un futuro no muy lejano.

“El plural ye fabes, y el singular ye faba”. Así comenzó todo. Santiago Villa, natural de Oviedo y profesor de Inglés en la escuela pública, siempre disfrutó del mundo artístico, y ya desde bien pequeño le dedicaba mucho tiempo a dibujar. Tal es el gusto que suele regalarles a sus alumnos dibujos, tarjetas o marcapáginas por sus cumpleaños. Un día se le ocurrió hacer un dibujo en una piedra. Fue un Doraemon para una niña a la que le gustaba mucho esa serie animada, y tuvo mucho éxito. Otro día cualquiera, en su Timeline de Twitter se encontró con un tweet en el que se anunciaba que un restaurante de Madrid ofrecía “fabe asturiana”. “Me hizo gracia y se me ocurrió que podía dibujar en una piedra cómo lo decimos en Asturias”.

Santiago Villa. Foto: David Aguilar Sánchez

Lejos de ser un proyecto perfectamente planificado, lo cierto es que a Santiago se le ocurrió esta idea de manera totalmente inesperada. Un día típico de nubes grises, en julio de 2022, pintó una piedra con consejos para quienes venían de fuera de Asturias para hacer turismo en verano. Santiago veranea en Muros del Nalón desde hace dos décadas, y creyó que podía interaccionar con los turistas que visitasen la zona. A quienes nos hemos criado en esta tierra, nos parecerán obvias algunas como “N’Asturies si caes, pregunten… ‘¿Mancástete?’ (y suena perguapu)” o “N’Asturies llueve y eso nun ye mal tiempo”, pero reflejan usos y costumbres que forman parte de la vida asturiana. Y así empezó ‘Piedres nel camín’.

“Asturias es diferente al resto de territorios y tiene mucho potencial”

Esta iniciativa puede entenderse (y así lo entiende el propio Santiago) como una forma de acercamiento a quienes visitan Asturias, que conozcan las formas de vida, los usos y costumbres típicos de una región que, en opinión del ovetense, “es diferente al resto y tiene mucho potencial”. Por ello, cada vez que dibuja una piedra, la deja en un punto determinado, y suele hacerlo junto a una nota en un papel indicando que “¡Ye tuya!”, animando a que la gente que la encuentre avise a Santiago a través de sus redes sociales: @piedresnelcamin.

Santiago Villa. Foto: David Aguilar Sánchez

No obstante, Santiago se ha percatado en primera persona de los cambios que ha habido en el turismo desde los últimos años. Precisamente, una de las razones por las que comenzó con ‘Piedres nel camín’ fue que quería entrar en conversación con los turistas que veraneaban en zonas como Muros o Cudillero para que supiesen cómo se vive en Asturias. “El turismo no es malo en sí mismo, todos somos turistas en algún momento. Pero con este modelo turístico Asturias corre el riesgo de echarse a perder”. Santiago hace referencia al modelo de turismo low cost de los pisos Airbnb que se ha ido implantando por diversas partes del mundo, especialmente en zonas como Barcelona o Venecia, que, más que ciudades, “son parques temáticos”. Este modelo “ya se ve en lugares como Llanes, Gijón u Oviedo, y el turismo low cost puede hacer perder la identidad de Asturias”.

En apenas tres meses, Santiago cree que se le está “yendo de las manos”. Muchas personas han acogido su iniciativa con gran interés: “me presta mucho interaccionar con la gente”. Inicialmente, a Santiago se le ocurría alguna idea en base a algo que leyese o a alguna expresión que le escuchaba a algún turista, y enseguida se ponía manos a la obra. Así se le ocurrieron algunas con mucho humor y acompañadas de gatos, como “¿Oyisti? La sidra bébese d’un tragu” o “Esi pidió ‘sidriña’… Cada vez que dices ‘sidriña’ muerre un gatu”. Y es precisamente este tono de humor y empatía lo que le ha llevado a tener varias situaciones bellas con personas de todo tipo.

Santiago Villa. Foto: David Aguilar Sánchez

Aunque en sus inicios pintaba las piedras según sus propias ideas, ahora también acepta encargos, y es así como conoció a una chica que contactó con él a propósito de un regalo: “quería que la piedra reflejase la casa de la infancia de su padre. La casa ya no existe, así que entre los dos fuimos construyéndola con algunas fotos antiguas y mucha imaginación. El padre se emocionó mucho cuando la recibió”, nos cuenta. Más recientemente, dada su vinculación sentimental a las cuencas mineras, decidió homenajear a los fallecidos del accidente en el pozo Nicolasa de Mieres en 1995. Encontró por Twitter a un hombre que había trabajado allí y que conoció a las víctimas, y le hizo llegar la piedra dibujada. “Son anécdotas inesperadas, pero que tienen muchísimo valor para mí”, nos dice con sinceridad. Santiago se emociona al ver cómo algo tan simple y sencillo como una piedra puede llegar a tener un valor tan singular para otra persona. De esta manera, como siempre dice Santiago, “nun toles piedres entorpecen el camín. Dalgunes, como estes, ayúdennos a percorrelo”. Un recorrido que nos acerca más a las vidas y memorias de Asturias.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí