Marisa Valle Roso, una voz estremecida

La cantante logró emocionar al público de La Felguera con la presentación de su último disco, Lo fugaz.

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

En enero de este año, María Valle Roso publicaba su tercer álbum en solitario, Lo Fugaz, y lo presentaba en el Teatro de La Laboral. El pasado viernes volvía a hacerlo en el Nuevo Teatro de La Felguera, acompañado de Charlie Bautista a la guitarra y los teclados, Diana Erenas al bajo y el sintel y, finalmente, Álex Moreno a la batería. Hasta la fecha, Lo fugaz es, probablemente, el disco más arriesgado de María Valle Roso, abordando diversos registros, y aunque ha sido poco rodado, va camino de ser uno de los más interesantes que está dando en estos momentos la música asturiana.

Valle Roso se presentó nerviosa sobre el escenario. Entre el público, que había llenado el teatro, estaba toda su familia. Tocar en el lugar donde uno ha crecido siempre impone más. Lo fugaz ha logrado conectar a varias generaciones, desde los amantes del folclore asturiano hasta a aquellos que se deslizan por el indie y el pop. El artífice de esta conexión no es otro que el maestro Charlie Bautista, que llevó la dirección de todo el concierto y ha sabido desvelar todo el potencial de Marisa para una pluralidad de públicos sin renunciar a sus raíces ni tampoco a la modernidad de su propio tiempo.

Marisa Valle Roso, Álex Moreno y Diana Erenas, en el Nuevo Teatro de La Felguera. Foto de Iván G. Moreno.

Un ejemplo del eclepticismo bien comprendido fue la ejecución de La planta 14 de Víctor Manuel, redescubierta en una versión más desnuda que la original, con apenas varias notas encadenadas sonando como un bucle que lograron a sumergir al espectador en un estado de tensión y de trance, sólo interrumpido por el relato de Marisa narrando el desastre que tuvo lugar en el pozo minero y dio fruto a esta canción.

A lo largo de concierto, Valle Roso y su banda interpretaron temas tan empáticos como Cantemos y otros tan poderosos, sensuales y telúricos como La luna vieja, extraído de un poema de Alfonso Camín. Mención a parte merecen las empoderantes Compañeras, Descalza camino y Títere y esclava que vuelven a poner en valor el talento creativo de Marisa a la hora de escribir así como una voz torrencial dotada para adaptarse a cualquier registro.

Marisa Valle Roso es, efectivamente, una voz potente, que se estira y se encoge según convenga en mitad de ese paisaje sonoro tan imponente como el que ha compuesto junto a Charlie Bautista. Una voz sutil o torrencial que toma sus propias decisiones fuera de los cánones clásicos que se esperan de una cantautora que emerge de las raíces de la tonada y el folclore asturiano. Macorina, Un secreto, No era el blanco o Tonada son tres ejemplos de la versatilidad y creatividad de Marisa. Su manera de cantar y de acentuar, su sentido del fraseo ofrecen a cada canción muchas vidas y en ellas siempre reverbera un sentido de la intensidad dramática sobre el escenario, realmente sobrecogedor. Cuanto más sutil es la música que acolcha su presencia, más poderosa se vuelve Marisa. Por eso no es extraño pensar que muchas de las canciones de Lo fugaz acompañarán a Valle Roso en los próximos conciertos. Sin lugar a dudas, es un disco necesario.

Charlie Bautista, Marisa Valle Roso, Diana Erenas y Álex Moreno, tras finalizar el concierto en el Nuevo Teatro de La Felguera. Foto de Iván G. Huerta.

Coda: Un covid noctívago, canalla y pendenciero se apoderó de este plumilla desde el pasado fin de semana. Convertido en un cuerpo escombro, lo más sensato era esperar unos días y contar un concierto desde el recuerdo. Y sí, es imposible olvidar que Santa Barbara Bendita resonó en el teatro de La Felguera como una plegaria estremecedora.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí