Más de 3.000 personas claman contra el protocolo de La Vega: “Luego diréis que somos cinco o seis”

Canteli, que se encontraba en el Ayuntamiento recibiendo a concursantes del programa televisivo 'Saber y ganar', no reaccionó ante la movilización

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

Más de 3.000 personas recorrieron el centro de Oviedo clamando por la salvación de la Fábrica de Armas de La Vega. Un grito masivo, verde e histórico contra el protocolo a tres bandas (Ayuntamiento, Principado de Asturias y Ministerio de Defensa) que pretende convertir el recinto fabril en viviendas, derribando una importante parte del patrimonio histórico e incluso habilitando el paso de una autovía por el interior. “Luego direis que somos cinco o seis”, “La Vega no se vende” o “(Alfredo) Canteli, (Adrián) Barbón, esti pelotazu ye especulación” fueron algunas de las frases que se corearon de camino a la plaza del Ayuntamiento donde se produjo el punto álgido.

La manifestación llevaba cocinándose muchos días, con gran trabajo de fondo por parte de la plataforma Salvemos La Vega, contando con el apoyo de otros colectivos y particulares. A las doce del mediodía, puntuales, los promotores ya se encontraban a la puerta de la fábrica de armas donde se respiraba ambiente de jornada histórica y casi decisiva. “La primera piedra en la lucha contra el expolio”, según matizaban los presentes.

Foto: David Aguilar Sánchez

Media hora después se inicio la marcha, limitada a “aproximadamente una hora y media” por Delegación de Gobierno. Lo que no pudo condicionar la representación del gobierno central en Asturias fue el recorrido. Gracias a la sentencia del favorable del TSJA, la movilización contó con gran visibilidad por las céntricas calles de Adelantado de La FloridaAzcárragaJovellanosArgüellesplaza de la Escandaleracalle de Fruelacalle de Jesús, concluyendo en la plaza de la Constitución.

Sonaron tambores de guerra y luego gaitas. Los manifestantes pasaron de ser unos 600 según las primeras estimaciones de la Policía Nacional a dos millares en pocos minutos, generando una larga estela verde que se dirigía hacia Azcarraga. Pidieron allí la dimisión del regidor ovetense, Alfredo Canteli (PP) y del presidente del Principado, Adrián Barbón (PSOE).

Foto: David Aguilar Sánchez

La manifestación era hasta tal punto inclusiva que incluso un perro con la correa en la boca y una mujer mayor en silla de ruedas quisieron seguirla mostrando su preocupación por el futuro del patrimonio industrial ovetense.

Durante el recorrido, varios puntos álgidos. Frente a Las Pelayas, donde los manifestantes aseguraron contar con el apoyo de las monjas: “Pusieron huevos a Santa Clara para que nos quedara el día tan bueno”.

Foto: David Aguilar Sánchez

Hubo pitadas frente a la sede del PP, la del PSOE y la Junta General del Principado, y, entremedias, unos niños que portaban pancartas dedicaron al Alcalde de Oviedo su particular versión de Despechá, tema de Rosalía: “Canteli no me llames que estoy ocupada arreglando tus males, La vega no se toca, no queremos torres ni recintos feriales”.

La riada de manifestantes alcanzó la plaza del Ayuntamiento. En el interior de la Casa Consistorial, Canteli, que estaba recibiendo a unos concursantes de Saber y ganar por el aniversario del programa de Televisión Española, decidió no asomar un pelo. “Fredi desalojen”, bromeó uno de los presentes recordando a la reacción de la edil Covadonga Díaz durante las protestas en San Mateo.

Foto: David Aguilar Sánchez

Leyó finalmente el manifiesto la catedrática Isabel Ruiz de la Peña, que destacó “la pérdida de una parte sustancial de un recinto que debe ser recuperado para nuevos usos, capaces de generar empleo y actividad económica, ocio, cultura y equipamientos tanto para Oviedo, como para toda Asturias”. También afeó en su intervención el desvío de la autopista hacia el interior y la pretensión de construir más de 1.000 viviendas en el emplazamiento.

Entre los presentes, muchas caras conocidas, incluidos Carlos Suárez (Foro Oviedo), Adrían Pumares (Foro Asturias), Daniel Ripa, Rafa Palacios y Ana Taboada (Podemos Asturies) y Rubén Rosón (Somos Oviedo/Uviéu).

Foto: David Aguilar Sánchez

El lesivo protocolo de La Vega

Según el acuerdo suscrito por el presidente regional, Adrián Barbón, el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli y la ministra de Defensa, Margarita Robles, se demolerán varios elementos del conjunto. Estos son, los chalés, la central térmica, la carpintería, el almacén de productos químicos, el economato, el botiquín, la fontanería, el almacén de residuos, el espacio de seguridad y documentación o el laboratorio, entre otros.

Las mil viviendas —un 30% de protección— incluirá “una edificación de altura y arquitectura singular que deberá constituir un referente urbanístico en el entorno”. Es decir, habrá un rascacielos de 25 plantas. Asimismo, este nuevo espacio edificado será compatible con usos comerciales y hoteleros. Otro gran pelotazo será la creación de un parking de uso público, pero en manos privadas, que incluirá otras 400 plazas, a sumar a las ya numerosas del aparcamiento de El Vasco.

Con el protocolo, se generará un nuevo trazado de la autovía por el interior de los terrenos de la Fábrica de Armas de La Vega, concebido con una sección transversal de 31,50 m de anchura, discurriendo colindante y paralelo a las fachadas Sur y Este de la Nave del Taller de Cañones.

Queda poco más, únicamente algunos talleres, la biblioteca o la capilla, que deberán ser rehabilitados por el Ayuntamiento (este también asume la urbanización) y empleados para usos municipales, lo que se describe como “dotaciones, equipamientos y usos productivos de interés general”. El Principado pasará a ser titular de un taller de cañones –que rehabilitará– con algo más de 5.000 metros cuadrados construidos, que deberá dedicarse a “usos de interés general”. Por el momento se intuye la intención de crear un supuesto polo biosanitario.

Foto: David Aguilar Sánchez

Habrá las zonas verdes justas, a las que obliga la ley, 25.000 metros cuadrados y el Ministerio de Defensa conserva parte de los espacios, además de aprovechar los ingresos que le reportará La Vega “para hacer viable el desarrollo de los Planes de Inversión de las Fuerzas Armadas”. Casualmente, la operación coincide con la intención del gobierno nacional de aumentar el gasto en Defensa, a raíz del conflicto en Ucrania. El protocolo también apunta que el Ministerio se libra de hacer labores de descontaminación al “acreditar y garantiza” que ya lo están.

El plazo que se dieron las tres partes en julio para elevar este protocolo a convenio era de siete meses, por lo que podría anticiparse a las próximas elecciones municipales.

Actualidad

1 COMENTARIO

  1. “No queremos torres ni recintos feriales”??? Pero nun quedábemos que lo que había que facer en La Vega yera el recintu ferial que tanto necesita Uviéu? Nun entiendo nada…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí