Feminismo para ser libres, eje de la manifestación asturiana del 25N

Una marea de personas denuncia en una marcha en Avilés las diferentes violencias contra las mujeres

Recomendados

Marta Rogia
Marta Rogia
Periodista, abogada, guionista. Cinéfila y apasionada de la radio, a la que he prestado voz mucho tiempo. Continúo con mi búsqueda de la autenticidad mediante narraciones que nos conecten a través de la emoción.

Bajo el lema: Ensin agresores nun hai víctimes. Feminismo para ser llibres, la manifestación unitaria del movimiento feminista asturiano por el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, el 25N, arrancaba desde Avilés como novedad para descentralizar el acto. Además, este año la reivindicación consistía en aparcar el rol de víctimas, no centrarse en dónde pueden acudir las féminas o qué se puede hacer por ellas. Porque, como explicaron en el comunicado leído por la organización, el feminicidio debe ser considerado una cuestión de Estado y tales hechos se tienen que calificar como terrorismo machista. El problema proviene del patriarcado y hay que centrarse en los perpetradores de las agresiones sexistas, por eso hacia ellos se deben redirigir las actuaciones. La lucha se extiende contra la violencia psicológica que estigmatiza, discrimina y aísla; la violencia laboral, económica y patrimonial que empobrece y explota, con una especial mención a las compañeras del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD); se rechaza la medicalización excesiva para trastornos psiquiátricos, el aborto clandestino y la violencia obstétrica; se ofrece solidaridad para acabar con el trato machista y racista que sufren diariamente las mujeres refugiadas, racializadas y migrantes; también se denuncia la violencia simbólica, institucional y los ataques contra la comunidad LTBI a quien se persigue y reprime en un intento de coartar su libertad. Igualmente, es imprescindible que se ponga fin y se prevengan las violaciones grupales y en manada.

Foto: Tania González

Para afrontar estas situaciones, Raquel Rodríguez Herrero, del colectivo Les Rudes y del 8M Avilés y Asturies, propone soluciones como implantar la educación afectivo-sexual en todas las etapas formativas regladas y en el ámbito no formal. Además, reclama una mejor cobertura para que en el terreno laboral algunas de quienes están sujetas a la ley de extranjería no se vean abocadas a aceptar situaciones límite, como la explotación sexual, para sobrevivir. Otra acción consistiría en lograr una justicia que cuestione el sistema patriarcal y las formas de proceder que se han mantenido hasta fecha actual, sesgadas, y que muestran que queda mucho camino por recorrer. Un reflejo de ese necesario avance es la polémica que se ha generado con la ley del solo sí es sí, porque a su juicio “es una norma que nace del movimiento feminista, de las calles y ser feminista ahora molesta, porque estamos en un momento de expansión de la ultraderecha en Europa y EEUU”.

Foto: Tania González

En un sentido similar se explicaba para NORTES su compañera de colectivos, Ruth Fernández García, que mencionaba que “contra el Ministerio de Igualdad es acoso y derribo, en una violencia institucional y contra Victoria Rosell e Irene Montero. Porque esa ley no la redactó esta última personalmente y pasó por varios Ministerios, entre ellos el de Justicia, también por el Consejo General, ha sido aprobada por distintos grupos políticos y en todo caso, la responsabilidad sería de todos”. Además, igual que en el proceso de La Manada hubo jueces que pudieron considerar que allí hubo jolgorio y excitación, cabría preguntarse si es que aquella ley estaba mal o fue una interpretación. Sería esencial que no se utilizaran los derechos de las mujeres ni a las víctimas como un arma arrojadiza. Pero por encima de todo, esa norma es muy importante porque salió tras el caso de violación grupal en Pamplona en 2018; no obstante, que exista una ley nueva no implica una justicia nueva, ya que esa no ha cambiado y continúa siendo patriarcal. Y con respecto a la polémica de su aplicación precisaba que “hay jueces que han ido saliendo como el emérito del Tribunal Supremo, Martín Pallín que afirma que la ley está bien hecha, que es una cuestión de interpretación y de aplicación del Código Penal; el Tribunal de La Rioja ha emitido ya 54 sentencias y en ninguna ha habido rebaja de condenas; en la SER Asturias el otro día se decía que la Fiscalía de Asturias ha rechazado hasta ahora todas las peticiones de reducción de las penas en los casos revisados. Por lo que nosotras entendemos que sí da lugar a interpretación y de alguna manera la están utilizando, es una caza de brujas moderna para atacar al feminismo”.

Foto: Tania González

Y con tales premisas, la Plataforma 8 de Marzo aglutinó a una marea de personas de diversos colectivos, entre otros la Plataforma Feminista de Asturias, las Mujeres de la Escandalera de Gijón, Libres y Combativas, el Colectivo de Mujeres Rurales del Oriente, representantes del SAD, así como de todos los sindicatos y partidos de izquierdas. Marcharon bajo una pancarta unitaria en la cabecera, pero también había secciones que portaban la suya: contra las violencias con la exhibición de esquelas de víctimas; por la sanidad y la educación; por el presente y futuro, con pensionistas y estudiantes y un largo etcétera. Se corearon eslóganes y las pandereteras de zonas como Avilés o Nava y el grupo de batucada de CCOO Nalón pusieron la nota musical.

Foto: Iván G. Fernández

La manifestación se inició a las 19:30 horas y transitó desde la Plaza de los Oficios hasta la Plaza de España. Pero antes, las participantes ejecutaron dos performances muy impactantes. Antes de salir representaron con unos cuerpos en el suelo, cubiertos por sábanas blancas, los 14 asesinatos -de los 76 de este año- de chicas menores de 30 años. Y delante de la Casa Sindical para apoyar a la ministra de Igualdad y como respuesta a los insultos y vejaciones que se dieron el pasado octubre en el Colegio Mayor Elías Ahúja de Madrid, se llevó a cabo un acto con bengala que gritaba consignas tales como:

“Estado violento

Revolución, revolución, revolución. ¡Le gusta a usted!

¡Le gusta a usted!

Y ahora que estamos todas

Y ahora que sí nos ven

Abajo el patriarcado

Se va a caer, se va a caer

Arriba el feminismo, que va a vencer, que va a vencer”

Actualidad

1 COMENTARIO

  1. Marta, y la concentración de Gijón?
    Muy bien blanqueada la cagada del Ministerio. Ayer una mujer ovetense vio revivir, y lo que le queda, su pesadilla al pedir su maltratados la revisión de sentencia gracias a la ley si es sí.
    Están explicando juristas (no precisamente de derechas sino todo lo contrario) la enorme metedura de pata pero el ortodoxismo Podemita de algunas es de un nivel sectario tal… que ni habéis nombrado aquí la concentración y lectura de nombres de víctimas de Xixón. Eso sí, el movimiento LGTBI++++ que no falte de ningún lado (y yo, soy lesbiana).
    Nortes, la voz podemita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí