Aurelio Martín y el arte de la política

El Concejal de Movilidad y Medio Ambiente no repetirá en las próximas municipales y evalúa su gestión en la Asamblea Local de IU

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y adjunto a la dirección de Nortes. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y migijon.

¿Es el final de una trayectoria política? Resulta muy difícil creerlo, porque Aurelio Martín es, sobre todo, un político de raza, capaz de construir proyectos políticos de la nada, crecerse en la adversidad, estudiar la realidad desde múltiples perspectivas, transformarla. El último ejemplo de esta habilidad ha sido convertir la movilidad en el eje central de todo un mandato, desde una única concejalía. Qué duda cabe que Martin ha sido siempre un hombre pragmático, políticamente valiente y resolutivo, de verbo elegante, templado y, en ocasiones, afilado, ante adversarios que no han sido pocos, dentro y fuera de su gobierno. Este jueves, un jueves con aguacero, como diría Cesar Vallejo, anunciaba en el salón de actos la Empresa Municipal de Aguas junto a los afiliados de la asamblea local de IU, lo que todo el mundo ya sabía: que no volverá a repetir como candidato por la coalición en las próximas municipales. El concejal ya había notificado su decisión a la dirección del partido el pasado 17 de mayo. Acompañado por Ana Castaño, coordinadora de IU, deja encarrilada a su organización en un nuevo paradigma político. En la mesa, otros dos protagonistas del futuro de IU: Javier Suárez Llana y Adrián Arias

Se inicia un nuevo proceso para la organización. El propio Aurelio Martín lo tiene claro. IU está en condiciones de reformular los mecanismos de participación y de integración de otras organizaciones políticas. Nuevas formas políticas para nuevos tiempos, en la clave de sol dibujada por Yolanda Díaz. Lo dijo en la asamblea donde se midió la gestión de IU en el Ayuntamiento de Gijón ante la militancia. Fue una reunión pacífica, dulce, fraternal y hasta cierto punto crepuscular sin por ello dejar de mirar al futuro más próximo: unas elecciones que tendrán lugar el 28 de mayo y en las que IU se juega mucho. “Sumar es la palabra de este mandato. Sumar dos fuerzas políticas que acordaron 88 medidas de gobierno“.

Afiliados de IU durante la Asamblea celebrada en el salón de actos de la EMA. Foto de David Aguilar Sánchez.

Recién inaugurado el mandato, por primera vez, Aurelio Martín se enfrentaba a la naturaleza. Exactamente, a una pandemia a la que seguiría una guerra, que subvertía los objetivos marcados en el acuerdo de gobierno con el PSOE de Ana González. Por primera vez, Martín haría política con los despachos vacíos y el goteo constante eran las cifras de enfermos y de muertos. Se alejó del paternalismo de su socia y junto al PSOE consiguió que el Ayuntamiento de Gijón fuera el primero en articular medidas anticrisis para los autónomos y micropimes y otra serie de acuerdos sociales para los más desfavorecidos.

Aurelio Martín ha situado a Gijón en la vanguardia de las políticas comunitarias de descarbonización y digitalización, impulsando una ciudad más verde y sostenible. “Cuidar el planeta es cuidar la salud y a los más vulnerables. Hemos conseguido que la lucha contra el cambio climático se integre en el adn de la coalición. Quienes sufren las consecuencias del cambio climático son los países más pobres y en las ciudades tiene su correlato en los barrios más humildes. Los efectos de la contaminación también tienen código postal”.

Algunas cifras: el número de parados en la ciudad descendió durante el gobierno con más de 1.100 empleos. La política social se ha incrementado en un 24% con 25 millones de euros en el presupuesto de este año. La vivienda pública creció un 8%. No todo han sido ecomanzanas, durante la gestión del acuerdo. Martín se va con la tranquilidad de saber que de los 27 millones aprobados en proyectos de sostenibilidad ambiental y movilidad, la mayoría están licitados, así que en enero comenzarán a verse gruas rompiendo el horizonte en la ciudad. El 37% del espacio urbano de Gijón está dedicado al ocio y al peatón. El objetivo marcado para 2030 es que sea del 50%. La ordenanza de movilidad logró ser aprobada por 2/3 del Pleno. Como suele repetir, “pocas leyes tienen ese consenso”. El plan de movilidad, después de centenares de reuniones con agentes sociales, empresas, profesionales y partidos, y pendiente de nuevas incorporaciones al texto, tiene el respaldo de 22 votos a favor, 2 en contra y 1 abstención en el Consejo de la Movilidad.

Aurelio Martín al comienzo de la asamblea de IU en la EMA. Foto de David Aguilar Sánchez.

Mientras el Tribunal Constitucional pretendía entrar como Pavía en el Congreso de los Diputados este jueves, Aurelio denunciaba la dinámica perversa que se ha instalado en las instituciones políticas españolas. Como se ha dicho más de una vez aquí, se ha instaurado la hegemonía de las emociones frente a la de la racionalidad. Sin embargo, IU ha demostrado ser una estructura resiliente. Ya es una organización veterana, pero ha envejecido mejor que Podemos. Este sábado lo comprobaremos en un nuevo encuentro en Castrillón que marcará el primer paso de eso que ha venido en llamarse “Sumar” y en donde Aurelio Martín todavía tendrá mucho que decir. Hemos aprendido a pensar la política en diferentes circunstancias gracias a sus observaciones. “O sumamos esfuerzos a todos los niveles para levantar una autentica alternativa y un muro contra la intolerancia, o si no muchas políticas sufrirán un serio retroceso”. Aurelio Martín no se retira hasta finalizar el mandato, pero ya anticipó el perfil de la próxima candidata que encabezará la lista municipal de IU: “Hay que ir a candidaturas que conecten con la sensibilidad de la gente. Veo una candidatura con nombre de mujer y creo que nos equivocaríamos si no hiciéramos una profunda renovación generacional. 

La tarea de Ana Castaño para la IU del futuro será fascinante. Más de 30 años en la gestión municipal, una mirada renovada de la ciudad, de los discursos políticos, racional sí, sentimental, también, absolutamente desprejuiciada y, sobre todo, planteada con una serenidad femenina que se volverá imprescindible cuando llegue el vértigo de las elecciones, los acuerdos, las alianzas y comience a conjugarse el verbo que hará posible otro gobierno de progreso. Ya lo saben: “Sumar”.

I

Actualidad

2 COMENTARIOS