Barbón refuerza su perfil más conservador con Cofiño como número tres de la candidatura autonómica

Muestra su "respaldo total" por el arquitecto de la polémica Ley de Calidad Ambiental y el protocolo que prevé 1.000 viviendas en La Vega.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

El vicepresidente y consejero de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, volverá a repetir como número tres de la candidatura socialista que concurra a las elecciones autonómicas del 28 de mayo al contar con el “respaldo total y absoluto” del presidente del Principado, Adrián Barbón.

El también secretario de la Federación Socialista Asturiana ha trasladado esta decisión tras la reunión de la ejecutiva autonómica del partido y un día después de que quedase constituido el comité electoral de los socialistas asturianos, que el lunes iniciarán el proceso de elaboración de las candidaturas municipales y autonómicas.

Bien relacionado con el mundo empresarial e identificado con las posiciones más conservadoras en seno del PSOE asturiano, Cofiño es el arquitecto de la Ley de Calidad Medioambiental, apoyada por la derecha, y del protocolo para la la Fábrica de La Vega, de Oviedo/Uviéu, con una fuerte contestación social, y que prevé la construcción de 1.000 viviendas en el histórico recinto fabril de la capital asturiana.

Aunque la militancia se encargará de votar a la mayoría de integrantes de la lista autonómica, incluidos los cabeza de lista por la circunscripción oriental y occidental, Barbón puede incluir a algunos nombres directamente, como es el caso de Cofiño, que ocupará el número tres por la circunscripción central, o de la número dos, que será una mujer (lista cremallera) cuyo nombre aún no ha dado a conocer.

Tras señalar que a lo largo de estos cuatro año ha sido su “mano derecha y principal apoyo”, Barbón ha afirmado que el vicepresidente cuenta con su total confianza y que quiere seguir contando con él en la próxima legislatura para que se encargue de la guerra a la burocracia que se ha planteado llevar a cabo en la administración asturiana.

En su opinión, Cofiño forma parte inequívoca del proyecto iniciado en 2019, intergeneracional y de cambio que hay que consolidar en estas elecciones del próximo mes de mayo.

Barbón, que no descarta la posibilidad de incluir independientes en la candidatura, ha incidido en que, frente a partidos que deciden sus listas en despachos o en Madrid, los socialistas asturianos lo harán mediante un proceso de votaciones que culminará el 28 de febrero.

La secretaria de Organización de la FSA, Gimena Llamedo será la encargada de coordinar el comité electoral constituido ayer y que dejará la estrategia en manos de la exvicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra; del eurodiputado Jonás Fernández y del propio Cofiño.

La politóloga Norma Bernard elaborará un programa de gobierno para los comicios autonómicos que, según Barbón “no será una carta a los Reyes Magos” y que incluirá también una visión a más largo plazo del proyecto que los socialistas quieren para Asturias.

Según Barbón, van a hacer una campaña electoral “novedosa, rompedora y respetuosa con los adversarios políticos” en la que plantearán a los asturianos que elijan entre un gobierno como el presidido por él o uno similar al que hay en Castilla y León, con el PP y Vox en el Gobierno.

“Somo el refugio seguro de los votantes moderados que no quieren la extrema derecha”, ha añadido el presidente, que considera que la derecha de Asturias es “sinónimo de colapso, fracaso e inestabilidad” como ya se vio en los dos gobiernos presididos por Sergio Marqués y Francisco Álvarez-Cascos

Actualidad