La asturiana Windar Renovables trabajará para un parque eólico en la costa escocesa

La empresa del Grupo Daniel Alonso, con sede en Avilés, construirá junto al astillero público Navantia sujeciones para aerogeneradores marítimos.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

Navantia Seanergies y Windar Renovables, con sede en Avilés, han anunciado este lunes el inicio de la producción en el astillero de Fene del primero de los catorce monopiles XXL, sujeciones para aerogeneradores marítimos, destinados al proyecto Moray West, en la costa escocesa, con el curvado de la chapa, un hito que consolida esta alianza empresarial.

Navantia Seanergies y Windar Renovables se ha convertido en el único proveedor europeo capaz de construir los tres tipos de cimentaciones de eólica marina: monopiles, jackets y estructuras flotantes.

Durante los próximos meses, el astillero de Fene simultaneará la construcción de monopiles y jackets para Ocean Winds.

Los monopiles XXL tendrán una longitud aproximada de 90 metros, un diámetro máximo de 10 metros y un peso máximo de 2.000 toneladas.

Este tipo de pilotes, el producto con mayor cuota de mercado entre las cimentaciones fijas, es nuevo en la oferta de Navantia-Windar.

Moray West, el parque al que van destinados los monopiles, está siendo desarrollado por Ocean Winds en el área occidental de la zona eólica marina de Moray Firth, a unos 22 kilómetros de la costa de Caithness, en Escocia.

Tendrá una capacidad de generación de 882 MW mediante 60 turbinas de 14,7 MW de potencia unitaria.

El plazo de ejecución es de 10 meses, lo que supone 280.000 horas de trabajo, con una media de 150 empleos directos al mes para la fabricación de los 14 monopiles XXL.

Por otro lado, el pasado mes de noviembre, el consorcio LEMS, al que pertenece Ocean Winds, adjudicó a Navantia-Windar la construcción de 62 jackets para aerogeneradores, que se producirán también en Fene (A Coruña), para su parque eólico marino de Dieppe le Tréport, en aguas del norte de Francia.

Los trabajos de fabricación se iniciarán en este primer trimestre con una duración aproximada de dos años y cuatro millones de horas de trabajo. 

Actualidad