Barbón y Zapico: comienzan las negociaciones

Las reuniones se inician con la investidura afianzada y la probable incorporación de Convocatoria por Asturias en el gobierno asturiano

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y adjunto a la dirección de Nortes. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y migijon.

La FSA y Convocatoria por Asturias comienzan hoy sus negociaciones. La primera reunión culminará con una investidura el próximo 21 de julio, a escasos dos días de las elecciones generales. Serán tres días de auténtico escaparate para la izquierda asturiana que tendrá la posibilidad de confrontar por primera vez en sede parlamentaria con el PP de Diego Canga, que tendrá el reto de demostrar sus dotes retóricas, y con VOX. El gran debate en Asturias no estará protagonizado por Adriana Lastra, sino por Adrián Barbón y Ovidio Zapico que, deberán escenificar, en “modo institucional”, la confluencia gubernamental.

Asturias se convierte en un territorio primordial para el PSOE, después de Castilla La Mancha. La palabra clave es “estabilidad”. Barbón tiene ante sí una legislatura halagüeña, de cara a lo que pueda suceder después del 23 de julio. Sabe que IU y los sindicatos, UGT y CCOO, son en estos momentos sus mejores aliados para tener una legislatura tranquila, con auténticos hitos en el avance económico y social de la región. Sobre esos pilares se construirá un proyecto que puede convertir Asturias, no sólo en un refugio climático, sino también en un refugio de la izquierda.

En Gijón, la conquista del oeste con los 230 millones del vial de Jove licitados por el Ministerio de Transportes de Raquel Sánchez no lograron movilizar a todo el electorado de la izquierda. La descarbonización de Arcelor garantizará la continuidad de la megafactoría en el Principado, pero los 450 millones de los Fondos de Cooperación inyectados por el gobierno de Pedro Sánchez para su modernización ante el reto climático, no impidieron la perdida de votos de la FSA (19 diputados) ni restaron el crecimiento del PP (17 escaños) y Vox (4 parlamentarios). Aquí tenemos una perfecta fotografía del momento político en Asturias, permeable a lo que ha sucedido en el resto de España y, particularmente, en Valencia.

Adrián Barbón. Foto: Gobierno de Asturias.

Las negociaciones entre FSA y Convocatoria por Asturias dejan fuera a Covadonga Tomé, la única diputada de Podemos que, de momento, ha sobrevivido a la escabechina interna de su partido. La crisis política que vive la organización desde la expulsión de Daniel Ripa solo ha conseguido poner en tela de juicio su viabilidad institucional. Su posible abstención en la calle Fruela evidenciaría la escasa credibilidad de Sumar en Asturias, poniendo en entredicho el trabajo político y electoral de Rafa Cofiño, su candidato a la Corte de los Leones. A Tomé le será muy difícil explicar a los votantes de Yolanda Díaz por qué se abstuvo ante la investidura. Debe escaparse de los tópicos y los lugares comunes.

La nueva negociación entre Adrián Barbón y Ovidio Zapico también debe ser ecuánime. Convocatoria por Asturias reclama carteras económicas: Ordenación del Territorio, Medio Ambiente e Industria. De esta última consejería, podrían comenzar a surgir nombres de la esfera sindical. La negociación de la composición del gobierno implicará una nueva gramática entre dos organizaciones con un peso orgánico descompensado. El portaviones de la FSA debe hacer el esfuerzo de abrir espacio a otra nave más ligera pero también más pegada a la realidad para construir un motor político que irradia confianza y fiabilidad. Adrián Barbón no ha dejado de expresar esta idea que se presenta, antes, como un sentimiento, legitimado por sus últimos gestos. El estudio de los programas y las pretensiones de unos y otros comenzará hoy y todo parece indicar que está encarrilado para que se selle un buen acuerdo.

Actualidad

1 COMENTARIO