En defensa del metrotrén: la estación continua

Ideas y reflexiones para el debate sobre la movilidad sostenible en el área central asturiana.

Recomendados

Daniel Torres
Daniel Torres
Estudiante de Historia.

Una ciudad tiene dos movilidades: la urbana o local, que ocurre en la propia ciudad, y la interurbana o regional, que implica a varias localidades más o menos próximas. Gijón está en el área metropolitana de Asturias (AMA), que incluye a Oviedo, Avilés, Langreo, Siero, etc… La movilidad interurbana de Gijón respecto al AMA se realiza por medio de varias autovías (A-66, AS-II, AS-I) y varias líneas de ferrocarril. El trazado ferroviario más importante es aquel por el que circula la línea C-1 de Cercanías.

La C-1 vertebra toda el área metropolitana de Asturias, desde Gijón a Lena, casi haciendo frontera con la provincia de León. Por lo tanto, resulta coherente que, si se quiere acercar a los gijoneses al resto de la AMA y viceversa, hay que facilitar que los gijoneses estén cerca de la C-1. Este mismo planteamiento se aplicó en Oviedo, donde se construyeron dos estaciones de Cercanías en pleno casco urbano: Llamaquique y La Corredoria. Por su parte, Gijón/Xixón tenía un problema añadido, el trazado ferroviario acababa en El Humedal y solo daba servicio al Oeste y Centro. Si se quería prolongar el ferrocarril hacia el este, solo podía ser mediante un túnel y estaciones subterráneas. Así lo presentó en el año 2000 Francisco Álvarez-Cascos, ministro de Fomento. Las más de dos décadas posteriores ya son historia de esta ciudad: el túnel del metrotrén y el Plan de Vías.

El metrotrén como “estación continua”

La movilidad urbana o local en Gijón se desarrolla de varias maneras: en vehículo privado motorizado (en el cual no vamos a fijarnos al no permitir transbordos), en bicicleta o VMP, a pie y en autobuses urbanos EMTUSA. Por su parte, la movilidad interurbana o regional se efectúa mediante vehículo privado, autobuses interurbanos del CTA (principalmente ALSA) y por ferrocarril de Cercanías de Renfe. 

Estación de Llamaquique en Oviedo/Uviéu. Foto: Iván G. Fernández

La intermodalidad consiste en combinar todos aquellos medios de moverse en un mismo espacio creando un entorno cómodo y eficaz para que los usuarios puedan hacer versátiles transbordos. Las seis estaciones ferroviarias del metrotrén van a estar relativamente cerca de un 53,5% de los gijoneses. Es decir, que de su vivienda a la estación habrá menos de 15 minutos andando (el 76,7% estará a menos de 30 minutos). Es por ello por lo que la ubicación de la Estación Intermodal en Moreda, fuertemente criticada por estar lejos de El Centro, da igual: el metrotrén permitirá prolongar a la estación por toda la ciudad. Se creará así una “estación continua” de 6,5 km de longitud. Las estaciones serán: Gijón-Intermodal, Plaza Europa, El Bibio, Viesques, Universidad y Cabueñes, así como la ya existente en La Calzada.

La intermodalidad de la “estación continua”: metrotrén para todos

Sin embargo, si queremos que el metrotrén sea un éxito rotundo y marque un verdadero antes y después en la movilidad gijonesa y asturiana, ¿cómo hacemos más atractivo su uso al 50% de los gijoneses que lo tiene relativamente lejos (especialmente a los vecinos del sur)? La respuesta está en la intermodalidad: Las estaciones deberán ir acompañadas de una infraestructura que favorezca la intermodalidad; ya sea con EMTUSA, la bicicleta (propia o municipal) o un VMP, vehículo que, por desgracia Renfe no deja acceder a sus trenes, dañando gravemente a una de las mejores intermodalidades: Cercanías y patinete eléctrico personal . 

El Solarón. Foto: David Aguilar Sánchez

Una estación del metrotrén ya tiene infraestructura proyectada que favorezca la intermodalidad:

Estación Intermodal: Este gran equipamiento combinará una terminal ferroviaria para trenes de larga distancia (incluido AVE) y de Cercanías de la antigua FEVE con una estación de autobuses de gran tamaño, pública y digna. Un andén subterráneo incluirá la estación del metrotrén. En el exterior habrá paradas de EMTUSA, de taxis y, esperemos; aparcamientos seguros para bicicletas y una red mejorada de carriles bici que conecte a la Intermodal con los barrios circundantes. En definitiva, la intermodalidad es más que trenes y autobuses y, por lo tanto, la Intermodal debe ser un templo de la movilidad sostenible.

Otra estación tenía hasta hace poco proyectada dicha infraestructura:

Estación de Plaza Europa: Esta estación compensará la escasa centralidad de la Intermodal al estar ubicada debajo de Plaza Europa, en pleno barrio de El Centro. Desde su concepción inicial se tuvo muy claro que iba a tener un fuerte carácter intermodal.  Su primera versión, allá por 2005, incluía una pequeña estación de autobuses subterránea, ya descartada. No se puede concebir otro carácter que el de la intermodalidad: en superficie paran casi todas las líneas de EMTUSA y varias del CTA. Muchas de ellas se dirigen al sur de Gijón, el gran olvidado por el proyecto del metrotrén. Adelantándose a la estación ferroviaria, el Gobierno de Asturias pretendió construir el Intercambiador de El Humedal, una infraestructura formada por varias marquesinas destinadas a hacer más cómodos los transbordos. Proyecto muy polémico desde un inicio, se acabó descartando. Por lo tanto, esta estación sigue sin su ansiada intermodalidad. Urge que el Ayuntamiento y el Principado lleven a cabo otro proyecto de Intercambiador, más transparente y consensuado con la ciudadanía (no solo con ALSA), tal y como reclamó el Observatorio Xixonés de Movilidad.

Intercambiador del Humedal

¿Qué ocurre con las otras 4 estaciones?

Estación de El Bibio: Tiene una ubicación muy interesante, en un cruce entre los barrios de La Arena, El Coto, El Bibio y Las Mestas, sumando todos ellos unos 33.500 habitantes, unos números llamativos para situar una estación de Cercanías. Su intermodalidad requerirá sobre todo infraestructura ciclista. Relativamente cerca suyo tiene el carril bici de la avenida de Castilla y el de General Suárez Valdés, así como el de la carretera de Villaviciosa. Este último, inexplicablemente no está unido al otro eje, lastrando las comunicaciones ciclistas del distrito este. Por otro lado, la estación de El Bibio será la más cercana a equipamientos que tienen mucha demanda puntual (Plaza de Toros, El Molinón, Recinto Ferial…). Sería interesante plantear un sistema de lanzaderas para favorecer la intermodalidad en grandes eventos.

Lugar en el que se ubicará la estación de El Bibio.

Estación de Viesques: Se tratará de una estación a medio camino entre La Guía y el Campus, bajo la avenida de Justo del Castillo. A pesar de su nombre oficioso, no se ubicará en Viesques y tampoco estará tan cerca del barrio. Se requiere una infraestructura ciclista que permita acceder desde Viesques a la estación y conectarse con la avenida de la Pecuaria. Es decir, construir un carril bici en la avenida de Albert Einstein y en Justo del Castillo. Por otro lado, el Plan de Movilidad Sostenible recoge la construcción de un gran aparcamiento disuasorio con 750 plazas cerca de la estación. Sería el único punto del metrotren donde sería viable una intermodalidad coche-tren.

Estación de Campus o Universidad: Estación muy importante puesto que estará a las puertas del mayor centro docente de la Universidad de Oviedo: la Escuela Politécnica. Así mismo, es el núcleo central de la Milla del Conocimiento, espacio que cuenta con decenas de equipamientos públicos con miles de viajeros cada día de toda Asturias. Por lo tanto, la intermodalidad deberá estar destinada a favorecer las comunicaciones ciclo-peatonales en la Milla, permitiendo acceder con mayor facilidad a la ampliación del Parque Tecnológico y al resto de equipamientos del entorno.

Parque tecnológico de Cabueñes.

Estación de Cabueñes: Será la última estación de la línea C-1, anexa al Hospital Universitario de Cabueñes. Al ser terminal y estar ubicada en una zona escasamente poblada como lo es Cabueñes, no habrá que favorecer en exceso la intermodalidad. Sin embargo, no podemos obviar que ahí estacionan gran parte de las líneas de EMTUSA, por lo tanto, se agradece una buena comunicación entre las marquesinas de EMTUSA y la estación ferroviaria.

El metrotrén en ningún caso servirá para sustituir a la movilidad urbana o local ya existente, puesto que el monopolio de esta lo va a tener siempre EMTUSA (el metrotrén por tiempo y comodidad solo compensará de La Calzada a la Milla, por ejemplo). No obstante, el paradigma de la movilidad del área metropolitana de Asturias va a cambiar radicalmente. La mejor opción entre Oviedo-Gijón ya no serán las distintas líneas de ALSA. De este modo Asturias avanzará en una movilidad sostenible, accesible económicamente y que reduce la contaminación y el tráfico en superficie. Aunque la apertura del metrotrén por sí sola ya será un hito considerable, Xixón debe aprovechar la situación para modificar su movilidad radicalmente: subiéndose al tren de la intermodalidad.

Actualidad