Combatir el cambio climático sin dañar la biodiversidad de los mares

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF consensuan un documento sobre parques eólicos marinos.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han presentado una propuesta común para un marco normativo que garantice el despliegue justo y sostenible de la energía eólica marina.

Las organizaciones ecologistas han compartido el documento con el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, que está redactando el marco normativo de la eólica marina. Ante la complejidad y las limitaciones en la información ambiental disponible sobre numerosas zonas marinas,  proponen centrar las subastas inicialmente en una o dos zonas de alto potencial para el desarrollo de energía eólica marina (ZAPER).

Esta estrategia, señalan “permitirá abordar con mayor precisión posibles impactos negativos ambientales y sociales en estas áreas. También facilitará que el Gobierno y las empresas promotoras se coordinen activamente para resolver las lagunas de información ambiental en el resto de las zonas planificadas”

Este enfoque estratégico busca equilibrar, según los ecologistas, “el imperativo de avanzar en la transición energética con la prudencia y responsabilidad necesarias para la protección de la biodiversidad. También asegurar que cada paso se basa en un conocimiento sólido y completo de los posibles impactos de la explotación eólica sobre el entorno marino”

El documento destaca la urgencia de lograr la neutralidad climática en la UE y en España para el año 2040, así como de cumplir con el compromiso de proteger al menos el 30 % del espacio marino para 2030. Para esto es imprescindible, explican, “una transición energética rápida, respetuosa con la naturaleza y las personas. Reconociendo la importancia de expandir las energías renovables, las organizaciones enfatizan la necesidad de promover simultáneamente el ahorro de energía y llevar a cabo un despliegue ordenado que asegure el consenso con todos los actores y usuarios del territorio, beneficiando a las poblaciones locales y protegiendo la biodiversidad marina”

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF proponen los siguientes cinco pasos para la correcta aprobación de proyectos de energía eólica en el mar:

  1. Identificación y delimitación de las zonas más idóneas para el despliegue renovable en el mar. Se refiere al proceso ya concluido por parte de la Administración General del Estado de la designación de zonas de alto potencial para el desarrollo de la energía eólica marina (ZAPER) en España, basadas en criterios como zonas de recurso eólico aprovechable, zonas rojas de biodiversidad y zonas prioritarias para otras actividades socioeconómicas.
  2. Validación de los polígonos ZAPER delimitados. Se propone realizar una validación y priorización de las ZAPER identificadas, primando aquellas en las que se prevé un menor impacto ambiental, involucrando una amplia consulta y participación pública efectiva, identificación y protección de hábitats sensibles y elementos naturales vulnerables dentro de las mismas ZAPER.
  3. Evaluación de impacto ambiental y social previa a la asignación del derecho sobre la lámina de agua. Es imprescindible una evaluación previa de cada uno de los proyectos candidatos, incluyendo una propuesta de medidas preventivas, correctoras y compensatorias para minimizar los impactos negativos.
    Las organizaciones proponen que cada proyecto presente un estudio de impacto ambiental antes de presentarse a la subasta para la selección de los proyectos a construir con el fin de que la información ambiental detallada de cada proyecto contribuya significativamente a la selección.
  4. Adjudicación de derechos a proyectos sostenibles y justos (subastas). Se plantea que los derechos para desarrollar proyectos de energía eólica marina se asignen en un proceso de subasta, cuya normativa está pendiente de aprobarse, a aquellos promotores que cumplan con criterios y requisitos establecidos, priorizando su contribución a la sostenibilidad, la minimización del impacto ambiental, la participación social y a un reparto justo de los beneficios con las comunidades locales.
    Las organizaciones ambientales proponen  que el 50 % de la puntuación se derive de criterios ambientales y un 25 % de criterios sociales.
  5. Desarrollo y operación de los parques eólicos. Este paso implica la realización de estudios técnicos y ambientales detallados, obtención de permisos necesarios, construcción, instalación y puesta en marcha de los parques eólicos, monitoreo continuo de condiciones ambientales y sociales, y aplicación de medidas preventivas, correctoras y compensatorias a lo largo de la vida útil del parque y su desmantelamiento.

En esta fase, las organizaciones ecologistas piden un monitoreo continuo de las condiciones hidrográficas y de los impactos ambientales y sociales durante la operación de los parques eólicos, con publicación transparente y accesible de los datos.

“Estos pasos son esenciales para garantizar un despliegue justo, sostenible y responsable de la energía eólica marina en España, considerando aspectos ambientales, sociales y económicos en el proceso de planificación y ejecución de los proyectos” explican en el documento.

Las organizaciones ecologistas consideran de igual importancia la incorporación de la sociedad en esta nueva gobernanza de la energía eólica marina, al proponer medidas que promueven la participación pública, la transparencia y la colaboración intersectorial. Entre ellas:

Las organizaciones proponen también la creación de un fondo público en cada ZAPER para el desarrollo socioeconómico, alimentado por un canon a la generación de cada proyecto. Este fondo se destinaría a acciones de mejora social y ecológica en la zona, lo que, consideran, beneficiaría directamente a la sociedad local y a su economía.

Asimismo proponen la implementación de “mecanismos de mediación y negociación para resolver disputas entre diferentes partes interesadas para fomentar un desarrollo seguro y pacífico de los proyectos. Esta inclusión de la sociedad en procesos de resolución de conflictos es fundamental para una gobernanza participativa”

Las organizaciones ambientales también destacan la importancia de priorizar las cadenas cortas de suministro en el desarrollo de proyectos de energía eólica marina: “al fomentar la contratación de proveedores locales o de proximidad para la fabricación de equipos y componentes, así como la contratación de personal local para la construcción, operación y mantenimiento de los parques eólicos, se promueve la generación de empleo a nivel local”.

Actualidad