Juicio a OHLA Ingesan por despedir a una trabajadora que anunció que estaba embarazada

El sindicato y la defensa esperan conseguir la nulidad del despido y la readmisión de la trabajadora

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

Ayer por la tarde se celebró en Oviedo la primera sesión del juicio contra OHLA Ingesan, la empresa que gestiona el Servicio de Atención a Domicilio (SAD) del Ayuntamiento de Siero. El proceso, aún pendiente de resolución, juzga el supuesot despido improcedente de Sheila después de comunicar que estaba emnarazada.

La trabajadora empezó en su puesto el día 9 de octubre, y el 17 de noviembre, pocos minutos después de anunciar que estaba embarazada, su superiora en la empresa le entregó la carta de despido. “Me dijo que firmase no conforme si quería, pero que tenía que firmar”, explicó la extrabajadora en NORTES, “me pareció todo muy frío e inesperado”.

Sheila, que cuenta con el apoyo del sindicato CNT, pretende demostrar que se trató de un despido y lograr así su readmisión en el centro de trabajo. Tal y como explicó su abogada Alma Pantiga en El Salto, ““de conformidad al Estatuto de Trabajadores, se puede solicitar una nulidad y vulneración de derechos fundamentales en un despido en cualquier tipo de embarazo”.

A la puerta del juzgado se concentró un grupo de sindicalistas de CNT para manifestar su apoyo a la trabajadora.

Actualidad

1 COMENTARIO