La huelga en Saint-Gobain marca el pleno de la Junta General

Barbón responde a Tomé que el Principado sólo puede mediar en un conflicto que excede el marco autonómico.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

Seguimiento total en la la primera jornada de huelga por el cierre de la división de fabricación de parabrisas para coches de Saint-Gobain (Sekurit). La multinacional francesa del vidrio anunció el pasado 8 de abril su decisión de cerrar en el mes de junio la división Sekurit, dedicada a la fabricación de parabrisas para coches, de su factoría de Avilés, que da empleo actualmente a 150 trabajadores.

El conflicto laboral, que supone un duro golpe para la actividad industrial asturiana. ha saltado este martes al pleno de la Junta General. Covadonga Tomé formuló al Presidente una pregunta sobre los planes del Ejecutivo para frenar la pérdida de tejido industrial en la comunidad, ante la atenta mirada de una delegación de trabajadores que asistían como invitados al pleno por parte de su grupo.

Adrián Barbón mostró su “solidaridad” con los trabajadores, pero señaló que el modo de combatir las deslocalizaciones pasa por endurecer las reglas a nivel europeo.

Covadonga Tomé y Xabel Vegas con representantes de la plantilla.

Ante ese tipo de ejemplos de “voracidad empresarial”, Barbón ha expresado su deseo de que Saint Gobain “se atienda a negociar” la solución menos traumática tras haber anunciado el cese de actividad de su división de fabricación de parabrisas en Avilés.

El presidente del Principado ha reconocido que un Ejecutivo autonómico “no es capaz de doblarle el brazo” a una multinacional, ya que sólo puede hacer un papel de intermediación “sin capacidad de intervenir en el mercado”.

Además, Barbón ha insistido en que los presupuestos del Principado “no serían capaces” de rescatar a empresas como Duro Felguera, ArcelorMittal o Sekurit, al tiempo que ha recalcado que, frente a las deslocalizaciones, “en la Unión Europea está la solución”.

Barbón ha explicado que si la UE no vence su “temor” a poner “la anilla” que “arrastre” a estas empresas y a endurecer las “sanciones”, nada de lo que se pueda hacer desde Asturies “tiene sentido”.

Por su parte, Tomé, que ha intervenido portando un chaleco de Saint-Gobain, ha lamentado que la industria asturiana lleve aguantando “años de declive”, con una caída del 6% del empleo en este segmento de actividad económica en la última década.

Tomé ha recordado el “fracaso estrepitoso” de la reconversión tras el cierre de las minas de carbón, así como situaciones de cierres, como el de Alcoa en 2019 y Sekurit, y la indefinición de Arcelor en sus inversiones de descarbonización. 

Actualidad