“La gente en el campo también quiere tener tiempo libre”

El geógrafo Adrián Gayo es alcalde de Teverga, uno de los concejos que formarán la primera Área de Colaboración Intermunicipal.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Adrián Gayo (Teverga, 1991), geógrafo, trabajador del pequeño comercio, militante de IU y del PCA, renovó en mayo de 2023 la alcaldía de Teverga para su partido tras suceder a María Amor Álvarez, alcaldesa durante ocho mandatos. Diversificar la economía del concejo y fijar población joven son los dos grandes objetivos de su mandato.

Fue a la Universidad, pero decidió quedarse en Teverga, cuando lo normal es que la educación superior sea el trampolín del acceso a la vida urbana para los jóvenes de los pueblos. ¿Qué atractivos tiene la vida rural para la gente joven?

Es una vida distinta, con mucha cercanía a la naturaleza y un sentido de comunidad más fuerte. Aquí conoces a los vecinos. Es un tipo de relación menos fría que en la ciudad.

Las mujeres se van más

Es un básico de geografía rural. Las mujeres son las primeras que se marchan y son más las que se van a la Universidad. Esto solo se puede solucionar con oportunidades laborales y empleos atractivos.

¿Se está notando la llegada de nuevos vecinos desde la pandemia?

Sí, además gente muy interesante, con iniciativa y con inquietudes. Falta de eso en el mundo rural y los nuevos pobladores tienen mucho que aportar. Desde la pandemia está llegando un nuevo tipo de vecino ligado a proyectos de hostelería, al turismo rural o la guía de montaña. También gente que tiene su trabajo en otra parte pero que puede hacerlo a distancia desde su ordenador.

Véndame Teverga para venirme a vivir

Naturaleza, mucha calidad de vida, buena conexión a internet, buenos servicios públicos, colegio, centro de salud, escuela de 0 a 3, gimnasio… Vida rural a 40 minutos de Oviedo.

Disolvieron la Mancomunidad del Valle del Trubia, pero van a formar el Área de Colaboración Intermunicipal. ¿Es más optimista con el nuevo proyecto?

Para muchas cuestiones los concejos del Trubia estamos sufriendo las consecuencias de no haber pensado antes en clave colaborativa. La mancomunidad salió mal pero ahora hay una nueva generación de alcaldes con muy buena relación aunque seamos de diferentes partidos.

La anterior alcaldesa era geógrafa, usted también… ¿Para qué le sirve la geografía a un alcalde?

Para mucho. Como se dice en geografía, somos aprendices de todo y maestros de nada. Es una carrera en la que aprendes sobre urbanismo, leyes territroriales, demografía, patrimonio… Todo cosas que te permiten una mirada más profunda al territorio.

Adrián Gayo, alcalde de Teverga. Foto: Alisa Guerrero

¿Es una maldición vivir en un parque natural como se quejan algunos ganaderos?

No, y de hecho están cambiando los criterios en la gestión de los espacios naturales. El Principado llevó durante años una política errónea, muy biologicista. Se adoptó un conservacionista muy estricto cuando lo que tenemos en Asturias no es un paisaje natural, sino algo muy humanizado. Ahora están cambiando los criterios. Se están abandonado restricciones muy estrictas y la nueva normativa se está elaborando de abajo a arriba.

“Lo que tenemos en Asturias no es un paisaje natural, sino algo muy humanizado”

¿Qué hacemos con el monte?

El monte es un elemento vivo y queremos que se mantenga así, pero hace falta agrupar las fincas dispersas en concentraciones parcelarias o formulas parecidas, como la comunidad de propietarios. La gente no quiere echar el día en el monte yendo de una finca a otra. Hay que cooperar y facilitar el trabajo. La gente en el campo también quiere tener tiempo libre y hoy en día existen muchas tecnologías que pueden crear las condiciones adecuadas para eso.

¿Las quejas de los ganaderos están justificadas?

Dicen que se paga mal y que no es atractivo. Ser ganadero requiere mucho conocimiento además de mucho trabajo y esfuerzo. Hace falta dar un acompañamiento y asesoramiento desde la administración. Además de ayudas hace falta dar ese acompañamiento que necesita la innovación. También cursos para enseñar a hacer cosas como los trámites telemáticos. No pueden verse solos contra el mundo.

Adrián Gayo. Foto: Alisa Guerrero

Toca hablar del lobo

Hay que contar con datos reales y definir el espacio del lobo y el espacio de la actividad humana. El gobierno asturiano nunca creyó en el plan del lobo. Nunca hubo un control real de la población ni censos reales. También tenemos por cierto un problema con el jabalí. Un control adecuado de la población no puede hacerse de manera arbitraria.

¿Cómo está el plan de turismo sostenible del concejo?

La subvención se concedió en 2021, pero el proyecto nos está costando. Hay iniciativas para potenciar la escalada y el cicloturismo. También estamos trabajando en la musealización del Pozo San Jerónimo para crear una experiencia de inmersión minera.

¿Cuesta diversificar la economía del concejo?

Nos falta iniciativa emprendedora. Queremos acoger pequeñas empresas de transformación: bebida, embutidos…

¿También en Teverga hay problemas con la vivienda?

Tenemos problemas de vivienda muy graves. Hace falta una política de vivienda no sólo para personas de extrema necesidad, sino para gente con situaciones menos complicadas, pero que también tienen problemas para alquilar. Estamos en la misma sintonía que el consejero y el director general. En Asturias falta política de vivienda pública desde hace 20 años.

Es un alcalde comunista en un concejo de 1.500 habitantes: ¿cómo se frena la derechización del mundo rural?

La derechización es general, rural y urbana. La izquierda tiene que volver a poner el mundo del trabajo y la mejora de las condiciones de vida en el centro de su acción política.

Actualidad