La izquierda pide a Queipo mover ficha en defensa del asturiano

IU y CCOO respaldan la reforma del Estatuto, y Covadonga Tomé reclama además a Barbón "una verdadera apuesta", y no "fuegos artificiales".

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Si Adrián Barbón buscaba recuperar la iniciativa política y marcar el terreno de juego a su oponente lo ha conseguido. La reapertura del debate sobre la oficialidad del asturiano tras la pasada Semana de Les Lletres está obligando a la derecha a hacer malabarismos para conciliar la negativa a la oficialidad con el asturianismo de baja intensidad que su nuevo líder lleva meses intentado cultivar, al estilo del vecino PP gallego. Quizá el asturianismo no aporte muchos votos, pero para los indecisos es un termómetro de qué tipo de derecha aspira a gobernar la comunidad. Una derecha suave o una derecha dura. Barbón ha visto una oportunidad de arrinconar en la derecha del cuadrilátero a un PP en alza, y la está aprovechando al máximo.

“La posición del PP respecto al asturiano no puede ser más clara porque no nos hemos movido ni un ápice. Promover su uso y difusión de las lenguas sin imposiciones y en libertad. Decimos no a la obligatoriedad”, ha remarcado este martes en rueda de prensa el presidente del PP, Álvaro Queipo, dando a entender que Ley de Promoción y Uso sí, oficialidá no.

Queipo ha tirado de su argumentario asturianista bajo en calorías después de que el presidente del Principado, Adrián Barbón, diera una nueva vuelta de tuerca a su posición asegurando el lunes que va a “llegar hasta el final” en su propuesta para acordar la oficialidad del asturiano mediante la modificación del artículo 4 del Estatuto de Autonomía.

El líder de los populares asturiano ha criticado que Barbón vuelva a utilizar la oficialidad del asturiano “por su interés, para desviar la atención del fracaso de su gestión, como arma arrojadiza y motivo de división y crispación”, cuando el mismo aseguró al inicio de la legislatura que “el tema de la oficialidad estaba muerto”.

“Cuando pudo hacerlo, porque se lo permitía la aritmética parlamentaria, no aprobó la reforma de Estatuto, y lo propone ahora que no puede, y lo sabe, pero porque con la lengua busca un elemento de distracción, crear barreras y que sea fuente de ataque político al adversario”, ha denunciado el líder del PP.

La izquierda apoya la reforma del Estatuto

Al apoyo de IU, que por boca de Ovidio Zapico pedía no mezclar la oficialidad con la fiscalidad, como sucedió en la pasada legislatura, con la fallida reforma del Estatuto, se ha sumado este martes el secretario general de CCOO de Asturias, José Manuel Zapico, que ha confiado en que se alcance el “mayor consenso posible” para la oficialidad del asturiano, un reconocimiento que ha tildado de “imprescindible”.

En un comunicado, el dirigente sindical ha subrayado que la oficialidad de la lengua “no supone ninguna pérdida de derechos ni la imposición de obligaciones, sencillamente va a garantizar la igualdad a quienes quieran usar el asturiano”.

“No se concibe que alguien diga querer a Asturias y no quiera lo mejor para ella. La oficialidad de sus lenguas no ha sido un problema para los partidos conservadores de Galicia, País Vasco o Cataluña, que las han asumido con orgullo y naturalidad”, ha comentado.

En el caso del Principado, ha explicado que la inversión sería mínima -30 millones, el 0,5 por ciento del presupuesto-, según estima la Academia de la Llingua, y los beneficios “podrían suponer entre un 2,5 y el 3% del PIB, con el desarrollo de la oficialidad y la industria cultural derivada de ella”.

Más equidistante entre Queipo y Barbón se ha mostrado Covadonga Tomé: “¿El PSOE asturiano va a hacer una verdadera apuesta o esto son fuegos artificiales? El momento desperdiciado en la legislatura anterior tuvo responsables claros”. La diputada del Grupo Mixto ha argumentado que “nuestra postura es clara , Oficialidá. Como defensa de un derecho individual y como muestra de madurez y calidad democrática. ¿Qué diferencia ve el PP entre el Gallego de Feijoo y nuestro derecho al Asturiano?

Actualidad