Carta abierta al hermano Jesús Sanz Montes

La iglesia de Jesús debe ser humilde y pobre y nadie mejor que un franciscano para entenderlo.

Recomendados

Javier Andrade
Javier Andrade
Forma parte del grupo de cristianos de base de La Calzada, forma parte del consejo de redacción de la revista cristiana Utopía y milita en Equo.

Un franciscano daba catequesis y explicaba que Francisco de Asis llama hermanos a los animales, por ejemplo hermano león, hermano gato, hermano perro.. ¿Y también decía hermana cucaracha, hermana rata, hermana sabandija? , bueno…esos en todo caso primos.

Hermano Jesús, señor obispo, no sé por qué se me vino a la memoria esto a la hora de escribir este artículo desde la fraternidad, o desde el parentesco lejano que yo ya no sé
Estoy seguro que eres buen conocedor de las encíclicas del hermano señor Obispo de Roma, nuestro querido señor Papa Francisco. Para mí, admirador de San Francisco y para usted franciscano no puede haber mayor gozo que tener la suerte de coincidir en el tiempo con el señor Papa. No solo usa el nombre de Francisco sino que con su encíclica Laudato Si llega al núcleo de las ideas de Francisco trayéndolas a nuestro tiempo. Por eso, no tengo dudas que conoces la amenaza que supone el cambio climático y el impacto que ya se está produciendo en el planeta. De ahí entiendo viene tu preocupación por las grandes migraciones que esta situación está provocando y va a seguir provocando en el futuro. Y no es para tomarlo a broma. Asturias tiene una gran relación con Cuba y sabemos que la inmigración europea en Cuba supuso la desaparición de toda la población de la isla. Por eso es normal que nos preocupemos y pensemos si africanos, americanos y asiáticos se alejarán tanto del Evangelio como hicieron los europeos y si nuestras vidas corren peligro.
Pero te preocupes hermano, creo que tu miedo al extraño, normal cuando nos vamos haciendo mayores, es infundado. Las circunstancias son otras y los hermanos de piel morena que vienen a vivir entre nosotros no buscan oro, sino paz. Quieren compartir con alegría nuestra prosperidad. Por eso, hermano, señor obispo creo que harías bien en ayudar a entender esta situación nueva a la gente y creo que en tu mano están dos herramientas muy importantes

En 13Tv y en la COPE gasta la iglesia muchos millones de euros, son dos buenos escaparates para trabajar la convivencia, la interculturalidad y el aprendizaje del respeto mutuo. Seguro que a ti como a mí, te repugna que medios de comunicación propiedad de la iglesia de Cristo propaguen el insulto, la violencia ante quien piensa diferente y los bulos contra las personas migrantes. Ahí hermano tienes una terea hercúlea, convencer a los demás señores obispos de la necesidad de reorientar la línea de esos medios que hoy son indistinguibles de lo que algunos llaman la fachosfera. Seguro que has pensado muchas veces, como yo, que lo que se hace con esos medios es simonía, es usar el dinero del templo para el provecho particular de unos pocos. Confío en ti, que eres mi obispo, para que me representes a mi y a otros cientos de miles y pidas en la Conferencia Episcopal un cambio de rumbo. Supongo que cuando te presentaste y saliste derrotado en las últimas votaciones no era por un afán de poder, impropio de un franciscano, sino por el deseo de corregir este grave pecado que está cometiendo el colegio de los Obispos.

De todas formas, coincido contigo en la preocupación de que la exclusión social pueda hacer que haya personas migrantes empujadas a la delincuencia. Por eso es imprescindible invertir dinero en reforzar los mecanismos de los servicios sociales que ayudan a la integración de las personas más vulnerables. Como Obispo que eres de la antigua diócesis de Oviedo, administras muchos bienes que como bien sabes, y con palabras de San Bernardo, son más herencia de Constantino que de Pedro.

La iglesia de Jesús debe ser humilde y pobre y nadie mejor que un franciscano para entenderlo. Por eso creo que debes ser valiente y comenzar a enajenar muchos de los bienes inmuebles de la iglesia que carece hoy de sentido que sigan en sus manos. Y que ese dinero vaya a Cáritas y Manos Unidas, por ejemplo, para que ayuden a quien lo necesita.

Estamos en un mundo difícil, no es solo el cambio climático, son muchos los peligros que nos acechan, sin ir más lejos el crecimiento descontrolado, incluso en nuestra querida iglesia, de la intolerancia y el integrismo. Pero debemos tener fe y tus mensajes a la comunidad asturiana deben transmitir ilusión por el futuro y fe en la humanidad, es tu misión siempre, pero mucho más en tiempos turbulentos. Reza hermano y encontrarás la fe que según tus palabras pareces haber perdido.

Actualidad