Nacho Vegas: seis cancios, seis obres y la so comunión antifascista

El cantautor xixonés participó na VI edición de «Cuadros Cantados» pol Día Internacional de los Museos

Recomendados

Xuan García Vijande
Xuan García Vijande
Comunicador, barman, músico. Redactor musical en Cuarto y mitad.

Cuando Vicente Huidobro dixo aquello de «¿Por qué cantáis a la rosa? Faceila florecer nel poema» I really felt that. Hai una pizquina d’eso na idea que’l Museu de Belles Artes d’Asturies vien desencolcando dende fai ya cinco estayes pel Día Internacional de los Museos. «Pa nosotros ye importante facer l’exerciciu de repensar les nueses coleiciones», asina abría Alfonso Palacio, director de la pinacoteca asturiana, la xornada que diben a protagonizar el cantautor Nacho Vegas y delles obres del muséu de artistes como Sorolla, Goya o Martín de Zavades.

Nel Palaciu Velarde d’Uviéu, uno de los llares del Muséu de Belles Artes, Vegas salía a escena arrodiáu del Coru Antifascista Al Altu La Lleva pa recitar seis cancios colos que contraillustrar seis pieces de la coleición permanente. El públicu, nel que contaben personalidaes polítiques como la conseyera de Cultura, Vanessa Gutiérrez, el responsable de Fomentu, Alejandro Calvo, o el eurodiputáu Jonás Fernández, recibió con un aplausu a los artistes, qu’entamaron el recital con «Vinu, cantares y amor».

El palaciu uvieín foi un espaciu de reivindicación de la guapura na llucha, d’eses canciones que nun son polítiques, pero cuya «incómoda verdá» acaba posándoles nes bandes sonores de les revoluciones. Esti Día de los Museos tuvo venceyáu a la educación y la investigación, pero Nacho Vegas prefirió que la so actuación fuera un homenaxe a los movimientos revolucionarios, con especial atención a les qu’esti añu celebraron aniversarios importantes: La Revolución de los Claveles, que fizo 50 años, y la d’Ochobre, que pronto raspiará’l so centenariu.

El xixonés regaló al auditoriu seleición de temes colos que tamién repensaba’l so repertoriu al ponelo nel contextu de l’actuación. Les asistentes pudieron sentir cancios como «Cómo hacer crac», «Ser árbol» o «Ciudá vampira» y finó’l conciertu cola interpretación de «Grandola, vila morena», de José Afonso, que foi l’himnu del movimientu lusu escontra la so dictadura fascista.

Al terminar, el públicu apludía con fuercia de forma intermitente, como quien intenta reanirmar el cuerpu de la persona a la que más quiso nunca. Nacho nun tornó. «Hai coses buenes que, cuando son breves, son extraordinaries», con eses pallabres y una invitación a visitar el Muséu, Alfonso Palacio clausuró una emocionante xornada tan curtia como extraordinaria, como una íntima revolución emocional.

Actualidad