Ana y Javier: solidaridad con los solidarios

La solidaridad es un camino de ida y vuelta: se da cuando otros la necesitan y se recibe cuando somos nosotros los que recibimos los embates de las injusticias.

Recomendados

Marco Antuña
Marco Antuña
Es trabajador de banca y sindicalista de la CSI en Unicaja.

Ana Calleja y Javier Arjona han sido objeto de amenazas por su actividad en la denuncia del genocidio que está llevando a cabo en Gaza el ejército israelí.

Amenazas nada desdeñables dado el nivel de conocimiento de datos personales que demuestran, y que esperamos (con un cierto escepticismo, seamos sinceros) que la Delegación de Gobierno en Asturias, tan ágil en otras ocasiones, esté investigando a fondo.

Durante su larga trayectoria de militantes de la solidaridad, no es esta la primera vez que ambos compañeros son objeto de este tipo de seguimientos y amenazas por parte de los desconocidos habituales, que parecen gozar una preocupante impunidad para el desarrollo de estas tenebrosas actividades.

Otro vano intento de asustarlos o hacerles callar.

Como bien dice Javier: “a estas alturas, a la vieja guardia no nos amedrentan”

La solidaridad es un camino de ida y vuelta: se da cuando otros compañeros la necesitan y se recibe cuando somos nosotros los que recibimos los embates de las injusticias.

Sería interminable relatar las actividades solidarias de Ana y Javier, no sólo en apoyo a la lucha de los pueblos del mundo, en especial de América Latina, sino también en todas las peleas que se dan aquí en Asturias.

Además de ser parte de esos imprescindibles que luchan toda una vida, como decía Bertolt Brecht, Ana y Javier son parte también de ese necesario grupo de los infaltables: los que siempre están.

Cuando somos pocos o cuando somos muchos, ellos nunca faltan.

A mí no me lo contaron.

Lo sé porque conozco de primera mano su trayectoria y lo sé también porque, cuando me golpeó (como a tantos) la negra mano de la injusticia, ahí estuvieron ellos siempre.

Por eso, entre otras muchas cosas, este martes estuvimos en la plaza del ayuntamiento de Siero, para denunciar el genocidio en Gaza y para denunciar las amenazas a quienes, como Ana y Javier, pelean contra esta matanza.

Actualidad