La BiciEscuela, reciella sobre ruedes

Encabezáu por Xurde Llano, esti proyectu llega yá a cuatro conceyos col envís d’enseñar a viaxar en bici a escolinos y escolines d’hasta doce años.

Recomendados

Arantza Margolles
Arantza Margolles
Es historiadora.

Deprender, garrar confianza y amalgar l’autonomía a dos ruedes son los oxetivos que dende 2017 trata d’algamar Xurde Llano con La BiciEscuela, un proyectu orientáu pa la reciella d’Infantil y Primaria (hasta los doce años) y qu’anguaño ta desendolcándose, col sofitu de los ayuntamientos y les asociaciones de madres y padres de dellos colexos públicos, en Quirós, Llugones, Cualloto, Uviéu, Santu Adrianu, Villanueva y Proaza.

Foi ellí, nos valles del Trubia, onde ñació va siete años esti proyectu, cuya edición añal llega esta selmana a la so fin y hasta’l prósimu ochobre, cuando, col cursu escolar, crearánse nuevos grupos d’escolines y escolinos, non necesariamente del centru nel que s’impartan les clases. A la del CP La Ería, en Llugones, asisten, por casu, neñes y neños de tres colexos de Llugones y otros d’Uviéu, xenerándose, asina, redes diferentes de contautu pa la reciella y nueves esperiencies.

Semeya: Kike Gallart

Nortes visita una d’eses clases, la cabera d’esti cursu, en La Ería. Son ocho escolinos, los más nuevos de cinco años, los mayores, de doce. “Ye como la escuela d’antes, que taben xuntos pequeños y grandes”, desplícanos Xurde, pal qu’esta circunstancia nun supón nengún retu, sinon, más bien, una oportunidá. “A los grandes, o a los más adelantaos nel manexu de la bibicleta, enseñámos-yos roles, a tar pendiente del otru mentres deprende”. A colaborar y a esfrutar de la bici n’equipu, una estaya a la que se llega dempués d’algamar la técnica individual.

Semeya Kike Gallart

El monitor, con esperiencia  como director deportivu, cargu que desendolca na Escuela Ciclista Ciudá d’Uviéu del Club Ciclista Cualloto, insiste n’eliminar l’asioma de que una vez andao en bici ya nunca nun s’escaez. “La xente deprende a andar en bici y piensa que yá deprendió”, nos cunta con entusiasmu, “pero equí enseñamos a pilotar, a cómo  facer les frenáes, a cómo facer les curves”, a garrar la confianza suficiente como pa salir na cai , una vegada n’ella, “cómo facer una rotonda, un stop; cómo avisar: nun tar enfotáu mirando palantre, sinon mirando alrededor”.

Semeya: Kike Gallart

L’oxetivu amálgase dempués de meses, magar que La BiciEscuela nun ocupa munchu espaciu nel horariu estraescolar, a vegáes abegosu y enllenu d’actividáes, de la reciella: solo ye una hora a la selmana que les neñes y los neños esperen con ilusión. Equí xueguen, se rellacionen y viven nueves aventures; nel casu de güei, espéra-yos una excursión en bici a La Cebera, merendola –“¡llevo tres galletes en bolsu!”, glaya una nena- y la entrega de diplomes que los acrediten como ciclistes ‘de raza’.

Que nun llame a engañu: na Biciescuela nun s’enseña a competir; pa eso ya tan otros clubes. “Entiendo que la bici ye una ferramienta pa otres tantes coses”, desplica Llano, “y quiero que l’aprendan a dominar, que tean bien con ella”. La reciella enfoca yá al carril bici de Llugones, toes y toos cola mayestría de los meyores expertos, como si d’una escena de ‘Los Goonies’ se tratare. Lo mesmu que nel ‘film’ de 1985, elles y ellos tan, tamién, descubriendo lo que ye l’amistá. Faenlo sobre dos ruedes, tres galletes en bolsu y, per delante, munchos caminos sobre los que rodar.

Actualidad