El Fontán vota por seguir siendo un mercado tradicional

Los comerciantes rechazan el proyecto de gastromercado de Canteli por 19 votos frente a 11 a favor y una abstención.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

La mayoría de comerciantes del mercado del Fontán no se fía de la propuesta del alcalde Alfredo Canteli para transformar la plaza de abastos en un gastromercado. 19 votos en contra frente a 11 a favor y una abstención es el veredicto de la asamblea de comerciantes celebrada esta tarde, en la que no todos los puestos tenían derecho a voto.

Ana Balbín, abogada de los comerciantes, señala que el proyecto del Ayuntamiento “ofrece muchas incertidumbres” y la mayoría de los puestos temen las consecuencias de unas obras que supondrían su desalojo por un tiempo indefinido en el parque de El Campillín. Según la representante legal de los comerciantes, “la gente quiere mantener el carácter tradicional del mercado” frente a un desembarco hostelero que genera más miedo que expectativas de negocio.

Canteli, que se empleó a fondo para convencer a los comerciantes, llegando incluso a citarles en el Ayuntamiento una hora antes de la asamblea, no convenció en el encuentro a los críticos y sufre un duro revés a sus planes para vincular la financiación de la UE al gastromercado, que había recibido el apoyo de la Consejería de Cultura del Principado. Está por ver ahora si cumple ahora su promesa de devolver los fondos de la UE o los utiliza en hacer reformas puntuales, tal y como reclaman comerciantes y oposición.

Reacciones políticas

“Después de tres años de parálisis y cambios en el proyecto, nos encontramos con un mercado dividido y 2,4 millones de euros de fondos europeos a punto de perderse y muy necesarios para reparar la cubierta y mejorar la eficiencia energética del edificio. Ese es el resultado de la gestión de Canteli” ha señalado Carlos Llaneza, portavoz del PSOE.

Gaspar Llamazares, de IU, se ha mostrado crítico con la falta de diálogo del alcalde y ha defendido “salvar la modernización energética y digital”, separándola del “fiasco” de importar a Oviedo/Uviéu “el mal modelo franquicia de los gastromercados madrileños”.

Vox también se ha mostrado crítico con el proyecto que los comerciantes han tumbado a pesar de semanas de presión para que su voto fuera favorable.

Actualidad