Los estudiantes levantan la acampada con sabor a victoria

El movimiento por Palestina considera que la mayoría de sus reivindicaciones han sido atendidas, pero se mantendrá atento a su cumplimiento.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Han sido 23 días de acampada y 34 horas de ocupación del rectorado. Las imágenes del genocidio palestino y el ejemplo de los estudiantes del resto del mundo impactaron en una Universidad de Oviedo/Uviéu en la que el movimiento estudiantil estaba bajo mínimos tras la pandemia, y fueron el revulsivo para que también los estudiantes asturianos se movilizaran por la ruptura de relaciones académicas y comerciales con Israel.

Este lunes la acampada por Palestina del campus del Milán se levanta con buen sabor de boca. No lo han conseguido todo, pero sí han arrancado el compromiso al rector Ignacio Villaverde de incluir a dos estudiantes en el comité ético que decidirá si continuar o no con el Proyecto TICHE en el que participa la principal empresa militar israelí, contradiciendo los estatutos universitarios sobre investigación con fines bélicos.

Luis Sánchez de Posada, estudiante de Ingeniería Informática, considera que el movimiento ha sido muy positivo a pesar de haber coincidido con “fechas muy malas”: “la gente con exámenes y las clases vacías”. A pesar de ello los universitarios han demostrado una capacidad de movilización que parecía casi impensable hace unos meses, con el movimiento estudiantil en horas muy bajas. “Ha sido un movimiento revulsivo, pero también reflexivo” apunta Ángel García, estudiante de Psicología. Anahí González destaca el carácter “de clase e internacionalista” de un movimiento que se tuvo que improvisar y en el que han participado de manera activa y continuada más de medio centenar de estudiantes.

Ahora las tiendas se levantan, pero la movilización sigue, explica Luis: “Estaremos este sábado en la manifestación por Palestina y vamos a seguir monitoreando que la Universidad cumpla sus compromisos y rompa todos sus acuerdos comerciales como empresas israelíes o que colaboran en el genocidio, como HP”

Actualidad