“Queremos participación pública en el futuro de Perlora”

Ángel García cumple un año como alcalde de Carreño al frente de la coalición entre IU y Somos Carreño.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

El candasín Ángel García, especialista en medio ambiente y profesional dedicado al sector de la consultoría, cumple un año como alcalde de Carreño al frente de Convocatoria por Carreño, la coalición que su partido, IU, formó con Somos Carreño. La izquierda a la izquierda del PSOE recuperaba así una alcaldía emblemática gobernada por el PCE primero, y luego IU, durante los primeros años de la democracia. Perlora, los efectos colaterales del turismo o la recuperación de la histórica fábrica de Albo son algunos de los retos del concejo, en el que viven 10.000 habitantes.

¿Cómo está el proyecto para la ciudad de vacaciones de Perlora?

El Principado ya tiene el Plan Especial de Protección y Ordenación Interior. Lo trasladamos a la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio y ahora ya está también en la mesa de la Consejería de Hacienda, que es la propietaria del suelo. Estamos esperando muy ansiosos que nos cite Hacienda para intercambiar opiniones sobre el documento.

¿Se aleja definitivamente la piqueta del complejo vacacional?

Hemos elevado el nivel de protección para evitar al máximo las demoliciones. Queremos la conservación y rehabilitación del modelo ciudad jardín. Admitimos las demoliciones de elementos dañados, que no se puedan recuperar por razones estructurales, pero defendemos que si algo se derriba se pueda levantar otra vez reconstruido, tomando como modelo el original.

¿Qué usos quieren?

Defendemos regresar al uso turístico, con los usos comerciales, educativos, y de otro tipo, por ejemplo residencias de mayores, como complemento. Candás tiene poca oferta hotelera y Perlora puede volver a ser un motor económico y de empleo para el concejo.

¿Turismo social también? Ese fue el origen de Perlora: turismo asequible para la clase trabajadora.

Ese debate todavía es prematuro. Habrá que estudiarlo junto a la Consejería de Hacienda. Nos gustaría mantener la idea del turismo social, pero dependerá de los planteamientos económicos de Hacienda. Ahora estamos definiendo las reglas del juego urbanísticas. Lo normal será que luego el Gobierno abra un periodo de recepción de propuestas.

Ángel García en Perlora. Foto: Alisa Guerrero

¿Sólo iniciativa privada? ¿No se plantean recuperar el carácter público de Perlora?

Queremos participación pública en el futuro de Perlora. Nos gustaría que la administración regional y local tuvieran participación en la gestión y explotación de la ciudad de vacaciones. Sería bueno para el concejo. Queremos también espacio público para los vecinos de Carreño, y eso va a ser así pase lo que pase. Siempre hemos dicho que no a los empresarios que pretendían privatizar el suelo y cerrar el recinto. El suelo va a ser público, al igual que los viales, las zonas verdes o los accesos a las playas.

Batimos cada verano récords de turistas. ¿Toca hablar de ecotasa al turismo?

No se si se tiene que hablar de una ecotasa o de un convenio anual, pero tiene que mejorar la financiación del Principado para afrontar la llegada de turistas. Estoy encantado de que el turista esté aquí, pero los ayuntamientos pequeños no tenemos capacidad para afrontar solos el gasto de basura, agua, aparcamientos, limpieza de playas… Hay ayudas del Principado, pero nos quedamos siempre cortos. Hay que compensar a los ayuntamientos por los gastos que genera una actividad económica que beneficia a toda la comunidad.

“Está desapareciendo la vivienda de segunda mano, ya sea porque se compra como segunda residencia o como inversión para el turismo”

¿La vivienda turística se come la oferta de vivienda habitual?

Sí. Hay demanda de primera vivienda. Está desapareciendo la vivienda de segunda mano, ya sea porque se compra como segunda residencia o como inversión para el turismo. La gente joven no tiene oferta o se encuentra con vivienda muy cara. Estamos abriendo el PGO para facilitar nueva vivienda con algún tipo de protección, y mientras esperamos la regulación autonómica de los pisos turísticos estamos valorando a nivel municipal congelar licencias.

Corren el riesgo de construir viviendas que terminen en el mercado del alquiler turístico o en la segunda residencia

El riesgo existe, y eso se puede minimizar congelando las licencias turísticas. Queremos desarrollar 120 pisos en el espacio de la fábrica de Albo de Candás. La mitad serían con algún tipo de protección. Y además hay otras 27 viviendas públicas que va a desarrollar VIPASA. Nosotros les cedemos el suelo y VIPASA construirá pisos a precios asequibles en el centro de Candás.

¿Qué se va a conservar de la fábrica de Albo?

Hay un plan especial para la fábrica de Albo, que es una propiedad privada. La administración nos va decir si es valido o no. La idea es mantener el edificio de oficinas, el teatro, y las chimeneas.

¿Qué uso darían a estos espacios públicos?

Todavía no lo sabemos. Estamos pensándolo. El proyecto incluye reordenar la zona, peatonalizar, sacar el río subterráneo y crear un paseo fluvial.

Ángel García. Foto: Alisa Guerrero

¿Va a haber más peatonalizaciones?

Si. La idea es que el centro de Candás sea cada vez más peatonal, con acceso sólo para residentes.

La negativa de Transportes a hacer subterráneo el vial de Jove les toca de rebote. Hay quien propone en Xixón meter el tráfico para El Musel por Carreño.

Gijón tiene un problema serio y Carreño también. Ya hay mucho tráfico al Musel y con los proyectos industriales que se plantean en el puerto todavía va a crecer a más. Defendemos el vial soterrado de Jove como la mejor solución para los dos concejos. Todas las administraciones deberían hacer frente común para defenderlo.

¿Y si sale adelante la idea de desviar tráfico por Carreño?

Nos negamos a soportar más tráfico por la rotonda de Aboño. Estudiaremos lo que haya que estudiar si hay una propuesta oficial, que de momento no existe, pero Carreño no puede soportar el tráfico de El Musel y luego no recibir ningún tipo de beneficio de la actividad portuaria ni ayuda regional en materia medioambiental y de infraestructuras.

¿Cómo está la coalición con Somos Carreño?

Es un buen ejemplo de que cuando nos unimos ganamos muy bien. Estuvimos ocho años en la oposición, nos conocimos, trabajamos bien y ahora estamos muy fuertes.

¿Recomienda el modelo?

Sin duda. Carreño es un ejemplo de que cuando la izquierda se une con seriedad la gente lo ve, lo entiende y lo apoya. Confío en que nos va a seguir yendo bien.

Actualidad