Todo lo bueno pasa en El Remediu

L´Apiaderu acoge este sábado el aniversario del colectivo La Synthesis con una fiesta que tendrá a los aragoneses Rosín de Palo como plato fuerte.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Se podría decir que los aragoneses Rosín de Palo hacen jazz, pero se estaría mintiendo, así que vamos a dejarlo ahí, en que son uno de los grupos más vanguardistas y experimentales de la escena española actual. Este sábado actúan en Asturies, pero no en Uviéu o Xixón, sino en El Remediu, Nava. Que esto sea posible en una localidad de 149 habitantes se debe al grupo humano que lleva desde 2019 tirando del centro social autogestionado L´Apiaderu, un espacio que se ha convertido desde hace cinco años en punto de encuentro de todas las escenas alternativas asturianas.

Nave nodriza para todo tipo de causas, proyectos, folixas e iniciativas, este sábado L´Apiaderu acogerá el cuarto aniversario de La Synthesis, estudio de grabación, sello y thin tank, detrás del que se encuentran Pablo Und Destruktion y otros francotiradores culturales.

Und Destruktion, gijonés, ahora afincado en Cadanes, Piloña, en la falda del Sueve, celebra así cuatro años de “underground de caleya”, demostrando con La Synthesis que incluso desde un pequeño lugar del oriente asturiano se pueden hacer apuestas arriesgadas y experimentales que conciten el interés de gentes llegadas desde puntos geográficos muy distintos.

Centru Social L’Apiaderu, n’El Remediu, conceyu de Nava. Semeya: Archivu.

El sarao del sábado arrancará a las 20h y se prolongará unas cuantas horas. Recuerden que se puede ir de manera gratuita y sostenible en ferrocarril de vía estrecha, ya que L´Apiaderu está justo al lado de un apeadero de FEVE. Lo de volver ya está un poco más complicado. Aquí se pueden consultar los horarios de los trenes.

Junto a los Rosín de Palo, Diamante Negro y La Destrucción Dj Set redondearán una jornada festiva que vuelve a demostrar que en tiempos de turistificación de las ciudades, encarecimiento de los alquileres , limitaciones horarias y trabas múltiples a la espontaneidad de sus habitantes, buena parte del pulso creativo y cultural se está desplazando a los márgenes rurales. Últimamente todo lo bueno pasa por allí.

Actualidad