Conecta con nosotras

Cultura

Michael Robinson. Common touch.

Robinson se pasó media vida intentando enseñarnos la parte humana del deporte. La que vale, la necesaria.

Michael Robinson en sus años del Osasuna.

If you can talk with crowds and keep your virtue,
Or walk with kings—nor lose the common touch;
If neither foes nor loving friends can hurt you;
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds’ worth of distance run
Yours is the Earth and everything that’s in it,

And—which is more—you’ll be a Man my son!

Rudyard Kipling. “ If”.

Decía Michael Robinson que había aprendido del poema de Kipling a tratar con la misma indiferencia tanto al éxito como al fracaso.

En el primer partido que fue a ver a un campo, nada más y nada menos que en Anfield, Robinson le dijo a su padre que quería ser futbolista. No había ni comenzado el encuentro pero el “You never walk alone” marcaría de por vida a aquel chiquillo de Leicester. Así sería.

En 1980 ficharía por el Manchester City. Tenía 21 años y el Manchester pagó una buena cantidad de dinero por aquel delantero que había destacado en la segunda división inglesa a base de hacer lo tiene que hacer un delantero. Marcar goles.

No tuvo ni las oportunidades ni la suerte necesaria aquella temporada y sería traspasado al Brighton and Hove Albion. En este club gozaría con la confianza necesaria y sus goles volvieron a subir al casillero. Esto hizo que el Liverpool se fijara en él. En 1983, aquel niño de Leicester que se emocionó en Anfield y decidió ser futbolista ficharía por el equipo de su vida. Aquella temporada lograría el mayor éxito de su carrera. Triplete de Los Reds que ganarían Liga, Copa de la Liga y Copa de Europa.

Sentía la sensación de jugar para alguien, había una causa, un valor añadido. Intentas que la gente se sienta orgulloso de ser de ese club, esos obreros, gladiadores de nuestra sociedad, gente a la que se folló Margaret Thatcher, que perdieron sus trabajos, sus familias… Ellos nos amaban a nosotros, los jugadores. Teníamos que hacerlos felices. Ese club nos representaba”.(1)

En el ocaso de su carrera y ya muy machacado por las lesiones ficharía por el Osasuna. Había tenido ofertas mejores y de equipos más grandes. Pero a Michael le gustó Osasuna. Durante los primeros días pensó que vivía en una ciudad llamada Osasuna y le extrañaba no encontrarla en los mapas.

Robinson haría todavía buenas temporadas con los rojillos. Eso y su carácter fueron las principales causas del amor recíproco que se establecería entre éstos y el delantero inglés.

También sería el de Leicester internacional con Irlanda. Las puertas de la selección inglesa se le había cerrado y puesto que su madre era de origen irlandés pudo defender la elástica verde de los republicanos en varias ocasiones.

En el ocaso de su carrera y ya muy machacado por las lesiones ficharía por el Osasuna. Había tenido ofertas mejores y de equipos más grandes. Pero a Michael le gustó Osasuna

Ya con la rodilla absolutamente destrozada decidió colgar las botas con sólo 30 años, Abandonó Pamplona y regresó a Inglaterra.

La reinvención.

Tras colgar las botas y reinstalarse en Inglaterra, Robinson no acaba de encontrarse y decide volver a España. Aquí comenzaría su carrera como comunicador deportivo de la mano de la cadena SER y Canal +.

Tras un tiempo colaborando en El Larguero y comentado partidos para Canal+ ficharía de la mano de Alfredo Relaño y Juan Cueto para integrarse en el equipo de “El día después”, Aquí es donde comenzará a sobresalir la faceta comunicadora de Michael Robinson. Su acento de turista inglés, su sentido del humor y sus recurrentes palabras malsonantes revolucionarían el mundo de la comunicación deportiva. El día después pasaría a emitirse en abierto y se dispararían sus índices de audiencia.

Tras imprimir su estilo al programa y alcanzar un éxito rotundo durante varias temporadas Robinson se ve obligado a dejar el programa. Tras la marcha, Robinson pasaría 18 meses sumido en una crisis personal. Tras este periodo, volvería a la primera línea con Informe Robinson. Un programa 100% Robinson donde destacaría la sensibilidad a la hora de mostrar la parte más humana del deporte.

Tras Informe Robinson volvería a la cadena SER con Acento Robinson. Historias de superación personal que logran emocionar al oyente sin caer en ningún tipo de sensiblería propia de la comunicación basura. Esa que tanto abunda en la radio y especialmente en la televisión.

Antic, Robinson y León Felipe. “Pero ya no hay locos”. Se nos están muriendo.

Sé que resulta atrevido relacionar a León Felipe con Antic y Robinson.

Pero ambos, Antic y Robinson, me recuerdan al estrafalario manchego. Personas que se acostumbraron a deambular contracorriente. Y también, sus contradicciones, me recuerdan a esa ideología difusa que se le atribuía al poeta y farmacéutico republicano.

Ya no hay locos, amigos, ya no hay locos.
Se murió aquel manchego, aquel estrafalario fantasma del desierto y…
ni en España hay locos.
Todo el mundo está cuerdo, terrible, monstruosamente cuerdo.

Hace unos días un amigo me comentaba que el fútbol fue lo primero que se enajenó a la clase obrera en el proceso de apropiación capitalista del neoliberalismo. Gradas con asientos, zonas VIP, horarios para Catar, fomento del fanatismo en cuatro clubes “Multinacional”…auténtica basura.

Antic y Robinson eran raras avis en una contemporaneidad donde el mundo del fútbol ha pasado de ser el punto de encuentro de las clases populares a convertirse en un negocio de extracción de capital a dichas clases populares.

Hace unos días un amigo me comentaba que el fútbol fue lo primero que se enajenó a la clase obrera en el proceso de apropiación capitalista del neoliberalismo

Cada vez hay menos voces disonantes dentro del fútbol. Disonantes y con criterio. No vale que lo que se presente como disonante sea un terraplanista con probables problemas de salud mental como Javi Poves. Hablo de otra cosa. Hablo del Antic que hablaba sin tapujos del socialismo, del Robinson orgulloso de que su padre luchara contra el fascismo en la II Guerra Mundial y cargase contra Thatcher y les recordara a estos neoliberales de la pulserita de España el drama y el sufrimiento que las políticas de austeridad y recortes causaron entre la clase obrera británica.

El Robinson al que le encandilaba la sencillez de otro de sus lugares más queridos. Cádiz.

En Cádiz saben algo que no sabemos los demás. Una forma de ver la vida que no existe unos kilómetros más allá. Cádiz es un lugar extraño para formar parte del occidente capitalista. Le hacen feliz las cosas más sencillas. Ellos ven mientras nosotros llevamos bifocales. Nuestros héroes están cosidos a nuestro tejido social, pero no los vemos porque estamos mirando a otro lado, miramos a la enorme tragaperras de la vida, cómo ganar más dinero… En Cádiz, están felices con la conversación, la cervecita y la tapita. Ven la épica. Es una elocuencia sin palabras. Simplemente, saben estar”.(2)

Saber estar. Algo tan simple de decir y tan complicado de entender.

El fútbol es el juego más maravilloso del mundo. Sólo es necesario un balón. Nada más.

Por eso cualquier grupo de niños en el rincón más pobre de África pueden hacer una pelota con un puñado de trapos y ponerse a jugar descalzos en medio de un terruño, reírse y establecer lazos, compañerismo y olvidarse por unos instantes del drama que atraviesa sus vidas. Esa es la esencia del fútbol.

Robinson se pasó media vida intentando enseñarnos la parte humana del deporte. La que vale, la necesaria.

Hay que devolver el fútbol a sus legítimos dueños. Las clases populares.

You never walk alone Mister Robinson.

(1) https://www.esquire.com/es/actualidad/a13977449/nos-vamos-de-cervezas-con-michael-robinson/

(2) https://www.elmundo.es/sociedad/2016/07/09/577d8d97e2704eb9258b459c.html

Willy Demaneses
Escrito por

Comentarios
Advertisement

Lo más leído

Expropiadores anarquistas: “Los Solidarios” de la Transición

Cultura

Yá puede reservase’l calendariu de topónimos “tuniaos” p’apoyar l’Atención Primaria

Actualidad

Vecinos del Antiguo proponen convertir la nave de Popular Ovetense en sala municipal de exposiciones

Cultura

Suatea acusa a la derecha de atacar la Ley Celaá para defender “los privilegios” de la concertada

Actualidad

Asociación Cultural Nortes de Asturias © 2020 · Centradas en la periferia

Nortes en redes