Conecta con nosotras

Cultura

Rafael del Riego y Asturias

El bicentenario de la revolución de 1820 está suponiendo un renovado interés por uno de sus principales mitos y protagonistas

Retrato de Rafael Riego por Hippolyte Lecomte (1820)

Sin ninguna duda, este bicentenario del estallido revolucionario de 1820 está suponiendo un renovado interés por uno de sus principales mitos y protagonistas: Rafael del Riego (1784-1823), natural de Tuña, Tineo. Esto no resulta sorprendente, pues la biografía de este personaje se amolda perfectamente a los cánones propios de un héroe romántico. Él fue el gran desconocido que se atrevió a dar inicio al pronunciamiento del 1 de enero en Las Cabezas de San Juan en un momento en que el líder oficial de la conspiración —el coronel gallego Antonio Quiroga— dudaba y actuaba con excesiva cautela y retraso.

Como ya he expuesto en otro artículo para Nortes, la determinación y la audacia de Riego fueron factores decisivos a la hora de salvar aquel desafío liberal al rey absolutista Fernando VII. Tras eso, al asturiano le llegó una fama desbordante e internacional, así como el recelo de los más conservadores y el odio de los reaccionarios. Los siguientes tres años de régimen constitucional supusieron para él un compendio de traiciones personales y llamamientos a aprovechar su popularidad para tomar el poder político y salvar la revolución. Riego, sin embargo, decidió ser siempre fiel a la legalidad constitucional que él mismo había ayudado a restaurar: la máxima autoridad institucional que alcanzó fue la de diputado por Asturias. Su final es bien conocido, acabó ahorcado en la madrileña plaza de la Cebada después de la invasión de España por los Cien Mil Hijos de San Luis. Dicha invasión, promovida por el propio Fernando VII, permitió la restauración del absolutismo monárquico y el comienzo de una década de represión y terror.

Rafael del Riego (1784-1823)

Así las cosas —y ya que Rafael del Riego era asturiano— conviene reparar en su relación con su tierra de origen, ya que sin ella no se puede entender al personaje. Para comenzar, hay que remarcar que algunas de las biografías más notables que se le han dedicado fueron redactadas por paisanos suyos en la década de 1930, cuando la II República española tomó el Himno de Riego como el oficial del Estado. Tal es el caso de Los siglos de oro de Tuña, cuna de ilustres varones de la nobleza asturiana, obra del sacerdote Zoilo Méndez García (1932), y, sobre todo, de Riego: estudio histórico político de la revolución del año veinte de Enriqueta García Infanzón, quien firmaba como Eugenia Astur (1933).

Casa natal de Riego en Tuña, Tineo. Foto: Wilkipedia.

Ambas obras profundizaron en los comienzos del general, quien había pertenecido a una familia con una larga tradición en la administración regional y en la Iglesia asturiana. De hecho, el propio Rafael del Riego estudiaría un año de Cánones en la Universidad de Oviedo, y su apreciado hermano Miguel llegó a ordenarse sacerdote. También hay que recalcar que su familia, la cual tenía el reconocimiento de hidalga, estaba abierta a las ideas de la Ilustración y su padre, Eugenio del Riego, tuvo cierta fama como poeta neoclásico e incluso fue premiado dos veces por la Sociedad Económica Matritense por sus ensayos, centrados en cuestiones de higiene y buenas costumbres de trabajo. No podemos obviar que Asturias —una de las pocas provincias de España que entonces contaba con universidad— vio nacer a algunas de las figuras más destacadas de la Ilustración española, como Gaspar Melchor de Jovellanos. También fue tierra de alguno de los diputados más relevantes de las futuras Cortes de Cádiz (1810-1814), caso del conde de Toreno, Agustín Argüelles y Álvaro Flórez Estrada.

Una de las últimas publicaciones sobre la revolución de 1820.

Aunque la historiografía conservadora labró con éxito a lo largo del siglo XIX una imagen de Riego como alguien atolondrado de formación académica modesta —pienso fundamentalmente en Antonio Alcalá Galiano—, lo cierto es que tenía unos estudios poco comunes para un militar de la época, ya que además de un año de Cánones cursó también estudios de Leyes y Filosofía por la misma Universidad de Oviedo. Al respecto, hay que referenciar la ambiciosa y verdaderamente extensa tesis doctoral de Víctor Sánchez Martín Rafael del Riego: símbolo de la revolución liberal (2016), quien saca a colación a la biblioteca de dicha universidad. Era ésta una de las más ricas de toda España en literatura prohibida que llegaba de Europa, pues la Inquisición española no tenía bien vigilados los puertos asturianos. Riego pudo, por tanto, conocer ya en la propia Asturias el pensamiento revolucionario. Por desgracia, esta biblioteca fue saqueada por las tropas imperiales franceses a su paso por la capital asturiana en 1808, a comienzos de la Guerra de la Independencia. Sánchez Martín también repara en que una vez terminada la guerra y derogada la Constitución de Cádiz por Fernando VII, se decretó una real orden el 6 de febrero de 1815 para investigar, entre otros centros, a la Universidad de Oviedo por tener un profesorado con demasiadas simpatías liberales.

Fernando VII retratado por Goya en 1814.

Así pues, Riego creció en un ambiente ilustrado y abierto a las nuevas ideas de ciudadanía. No era, sin embargo, el mismo hombre que haría historia en 1820, pues muchas cosas iban a cambiar de forma radical con los acontecimientos que marcaron su primera madurez. En Francia había estallado una revolución en 1789, cuando él sólo tenía cinco años, y a eso siguió la guerra en Europa y el imperio napoleónico. Mientras, en España, la monarquía de Carlos IV se mostró incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos y recibió un golpe mortal en el motín de Aranjuez en marzo de 1808, momento en que el hasta entonces príncipe de Asturias asumía violentamente la Corona como Fernando VII. Ironías de la historia, Rafael del Riego —quien rompiendo con la tradición familiar se había alistado en el ejército— estaba ahí presente con el regimiento Asturias.

Efectivamente, en 1807 Rafael del Riego había ingresado en el ejército español, concretamente en el prestigioso cuerpo de la Guardia de Corps. Para ello contó con las influencias y relaciones de su familia, de la que se separó ese año para ir a Madrid. A partir de ese momento ya sólo volvería a Asturias de manera puntual.

El 2 de Mayo de 1808 en Madrid visto por Goya.

Así, después de los hechos del 2 de Mayo de 1808 en Madrid que evidenciaron definitivamente que el país sería ocupado por los franceses, la Junta Suprema del Principado de Asturias se declaró soberana y en rebeldía el día 25 de mayo: había dado comienzo la Guerra de la Independencia (1808-1814). Rafael del Riego volvió entonces a casa para ponerse a las órdenes de las milicias que se oponían a la ocupación francesa, ingresando como capitán en el regimiento de línea de Tineo. Pero Riego cayó prisionero de los franceses en noviembre en la batalla de Espinosa de los Monteros y pasaría recluido en Francia los años de la guerra, hasta que consiguió escapar a finales de 1813. A su vuelta, Riego se preocupó de recuperar el tiempo perdido para medrar en el ejército y apenas estuvo en la región. En 1815 fue destinado a la frontera pirenaica y en 1817 se le destinó a Andalucía, donde una revolución se gestaba.

Cuando todo parecía perdido, salvó la revolución con una marcha por Andalucía que fue seguida en toda España

El gran regreso de Riego tendría que esperar a octubre de 1820, y lo haría ya consagrado como héroe. El 1 de enero se había pronunciado para restaurar la Constitución de Cádiz y, cuando todo parecía perdido, salvó la revolución con una marcha por Andalucía que fue seguida en toda España. Sus alocuciones a los pueblos le hicieron conocido, y su carácter amado. Riego se negó a fusilar a ningún reacio a jurar la Constitución con la máxima de que conocía el precio de la libertad, pero no olvidaba el de la sangre humana. Del mismo modo, tras su triunfo, sería siempre un defensor del perdón y la reconciliación nacional después de seis años de violento absolutismo. A su paso por el Madrid liberal, en septiembre de 1820, quedó demostrado que era un auténtico ídolo de masas, era más popular que el propio rey y que ningún diputado de las Cortes. Por eso en gran parte el nuevo gobierno quiso apartarlo y lo mandó, de malas maneras, de cuartel a Asturias. Sería su última visita al Principado. Le esperaban banquetes y muestras públicas de reconocimiento. El icono de la revolución española visitó Oviedo, Mieres y, cómo no, su Tuña natal. Tal y cómo ha señalado recientemente Elías Veiga, fue “como si llegase Dios”. Faltaban tres años para que la suerte de la revolución y del revolucionario cambiasen drásticamente. Riego sería ejecutado por Fernando VII en noviembre de 1823. Su leyenda sin embargo no dejaría de crecer en el siguiente sigo como principal mártir de la revolución liberal española.

Manuel Alvargonzález
Escrito por

Es historiador, especializado en la España del XIX, e integrante del colectivo fanzinero Bruxismo.

Haz click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

Cachondeo en las redes con el “carril bici” de Canteli

Actualidad

¿Dónde están los empleos de la transición energética?

Actualidad

“La educación no es una prioridad para el gobierno de Canteli”

Entrevistas

“Almeida miente sobre los chiringuitos” afirma La Folixaria

Actualidad

Asociación Cultural Nortes de Asturias © 2020 · Centradas en la periferia

Nortes en redes