Sudáfrica: a treinta años del procesu democráticu

Recomendados

Faustino Zapico
Faustino Zapico
Faustino Zapico. Historiador y profesor. Sindicalista a tiempu parcial y republicanu asturianista a tiempu completu.

Esti añu de 2020 cúmplense trenta del aniciu del procesu de cambios político-institucionales na República de Sudáfrica (RSA), que la fixeron pasar de ser una república oligárquica de sufraxu censitariu basáu na discriminación racial a una república democrática plurinacional, too ello nun procesu de cuatro años llenu d’estorbises que más d’una vez tuvieron a piques de fundilu. Quédanos na memoria colectiva la imaxe d’abril de 1994, de miles de persones negres en tolos colexos electorales faciendo fila pa dir a votar por primer vez na so vida, pero hasta llegar a esi momentu la transición sudafricana foi un auténticu via crucis.

En 1989 el gobiernu sudafricanu yera consciente de la so derrota política. Esi mesmu añu, como consecuencia de la derrota militar frente a les tropes cubanes na batalla de Cuito Cuanavale, n’Angola, la RSA dexaba Namibia, antigua colonia alemana ocupada polos sudafricanos dende 1918, en manes de los sos habitantes, de mayoría negra, que podíen votar por primer vez y fadríenlo pol SWAPO, el partíu-guerrilla d’inspiración marxista. L’exércitu sudafricanu, depués de quince años d’aventures militares per tol África austral, volvía a metese dientro de les llendes del so país, onde la situación nun yera meyor.

Los intentos del presidente Pieter Botha d’enanchar la base social del apartheid con una nueva constitución quedaren valtaos poles movilizaciones populares

L’aparatu represivu taba intactu, dao que la capacidá de la guerrilla del MK nun yera abonda como pa plantegar seriamente una derrota militar del réxime. Pero la economía taba seriamente tocada, tanto pol efectu de les sanciones internacionales como pola constante parálisis de la producción causada poles fuelgues y movilizaciones. El desgaste políticu yera feroz. Los intentos del presidente Pieter Botha d’enanchar la base social del apartheid con una nueva constitución qu’integrara a asiáticos y mestizos quedaren valtaos poles inmenses movilizaciones populares de los años 83-87, y l’alianza formada poles fuercies polítiques ANC (el nacionalismu africanu) y el SACP (el Partíu Comunista) xunta un frente social de mases como l’UDF o un sindicalismu movilizador como la COSATU facíen de Sudáfrica un país casi ingobernable. La RSA yera tamién diplomáticamente falando un apestáu internacional, y hasta británicos y norteamericanos empezaben a arronchar nos sos siempre discretos apoyos. A piques de ganar la guerra fría a una URSS feble y desnortiada, la Sudáfrica blanca yá nun yera’l bastión anticomunista y ricu en minerales estratéxicos tan imprescindible como pa tener por él.

Manifestación contra’l apartheid, Londres, 1969.

Tando asina les coses, el cambiu yera inevitable, y vieno propiciáu pola casualidá. El presidente Pieter Botha sufría en 1989 dellos episodios de problemes cardiovasculares qu’un sector del so partíu, el Nacional, aprovechó pa quitalu del cargu y poner nel so llugar a Frederik De Klerk, muncho más abiertu a negociar la voladura controlada del apartheid.

La operación, pa la oligarquía blanca, taba clara: salvar el sistema económicu y el poder del gran capital a cambiu d’un nuevu sistema políticu más integrador que nun lu punxera en cuestión. El procesu que va dase a lo llargo de cuatro años de negociaciones, cola bendición de les grandes potencies, ye’l de, d’un llau, el bloque de la burguesía blanca, pertrechada nun aparatu del estáu intactu pero deslexitimáu, y del otru, el bloque popular representáu pol movimientu de lliberación nacional anantes mentáu. En medio, xugando a nun perder los pequenos privilexos qu’apurríen cuarenta años d’apartheid, una clase obrera blanca, qu’exercía’l papel de mano d’obra cualificao, una casta burocrático-militar roceana a compartir el poder y unes élites africanes queriendo exercer de clase media onde nun yera posible pero intentando conservar les migayes que-yos apurriera’l racismu institucional.

Cartelu contra’l apartheid.

L’aniciu del procesu marcólu l’anuncia en febreru de 1990 de la llegalización de les organizaciones anti-apartheid prohibíes per décades, como l’ANC y el Partíu Comunista, y la lliberación de los presos políticos, incluyendo bien de cuadros d’altu nivel, como Nelson Mandela, asina como la vuelta al país de los exiliaos. El gobiernu sudafricanu amosaba la so voluntá de proceder a una negociación rial coles organizaciones representatives de la mayoría negra del país, pero faciéndolo dende la llegalidá vixente (“De la llei a la llei, al traviés de la llei”, como dixera Torcuato Fernández Miranda), anque esa presumible posición de fuercia revelóse bien ceo como una espada de Damocles, yá que’l gobiernu de De Klerk taba obligáu a zarrar el procesu de cambios nuna lexislatura, yá que diba ser internacionalmente inasumible unes siguientes elecciones que namás fueren -otra vez- solo pa blancos.

Cartelu del réxime sudáfricano indicando área acutada a población blanca.

Asina, en 1991, mientres l’ANC siguía manteniendo l’actividá armada de la MK y pidía que siguieren les sanciones internacionales mientres nun s’esmantelare l’apartheid, el gobiernu empezaba a derogar les lleis tanto del llamáu “petty apartheid” (les segregacionistes de la vida cotidiana) como del grande (Llei d’Árees de Grupos, Llei de la Tierra), entamándose negociaciones que llevaron a la robla en setiembre d’un Alcuerdu Nacional de Paz, suscritu por 31 organizaciones polítiques, siendo entós cuando la MK suspende l’actividá armada, y llegando a avientu d’esi añu cola formación de CODESA (Convención pa una Sudáfrica Democrática), foru multipartidista que consensuaría’l nuevu marcu políticu-institucional.

El camín tuvo llenu de torgues, con grandes españíos de violencia interétnica na población negro, motivaos tanto pola rocea de les vieyes autoridaes de los bantustanes (estaos negros presuntamente soberanos dientro de la RSA) a perder el poder sobre les sos comunidaes como pola competencia ente l’Inkhata (nacionalistes zulús) y l’ANC, asina como les provocaciones de los sectores más bunkerizaos del ministeriu del Interior, que queríen provocar una estratexa de la tensión que xustificara una vuelta atrás nel procesu democratizador. Ehí brilló con especial fuercia l’autoridá moral de Nelson Mandela, qu’ensin arrenunciar a la llucha armao foi quien a contener, mal que bien, a les mases del ANC pa que nun cayeren nes provocaciones.

Lliberación de Nelson Mandela en 1990.

Sicasí, hubo parálisis, como en xunetu de 1992, cuando l’ANC se retiró de les negociaciones en protesta por una de les munches masacres de los sos militantes a manes d’Inkhata. Mandela enfiló entós les movilizaciones de mases escontra los bantustanes, faciendo cayer una per una les autoridaes de los mesmos. O n’abril de 1993, cuando terroristes de la ultraderecha blanca asesinaben a Chris Hani, secretariu xeneral del Partíu Comunista.

En rialidá, los movimientos del ANC, maxistralmente dirixíu por Mandela, fixeron que ca vez qu’esti pagaba un tributu de sangre por mor de les fuercies desestabilizadores, el gobiernu De Klerk acabara faciendo concesiones que nun tenía pensao facer, pero a les que se vía obligáu pa torgar que’l procesu fundiera. La incapacidá gubernamental tanto pa mantener l’orde públicu como pa recular nel procesu fixo que tuviera qu’acabar cediendo más de lo que la oligarquía quixera. N’avientu de 1993 yá operaba una nueva Constitución provisional y un Conseyu Executivu de Transición, qu’exercía’l llabor gubernamental en sustitución del gabinete anterior. L’apartheid taba muertu.

Chris Hani, líder comunista, asesináu en 1993.

N’abril de 1994, con una participación del 87%, celebrábense les primeres elecciones democrátiques, por sufraxu universal, de la Historia sudafricana, y l’ANC ganábales con un 62% de los votos, faciendo de Nelson Mandela presidente de la RSA dende 1994 hasta 1999, nun se presentando a la reelección. Hasta poques selmanes anantes de la votación siguió la violencia incontrolada d’Inkhata, les maniobres de los caberos bantustanes por sobrevivir y los intentos del nacionalismu boer d’armar un estáu blancu en parte del territoriu del país. Pa nada-yos valió. La victoria popular foi incontestable.

Abrióse entós un nuevu procesu, que yera, acabáu yá l’apartheid políticu, el d’acabar col apartheid social y económicu, que fai que la riqueza sudafricana tea escandalosamente concentrada en manes de la minoría blanca. El contestu políticu de la dómina, el del mundu unipolar de los ’90, nun favoreció precisamente l’aplicación de polítiques redistributives audaces, anque nun foi solo esa la causa: les mieles del poder fixeron que l’ANC y el SACP rebaxaren enforma l’espíritu tresformador. Sicasí, la RSA tien anguaño el sistema de protección social más arrogante del continente, anque tovía mui per baxo d’unos estándares amañosos. El permanentemente prometíu xiru a la esquierda del ANC nunca acaba de materializase y el creitu políticu de la resistencia cuerre camín d’escosar, nun país onde la demografía va muncho más rápido que na vieya Europa.

Marcha del movimientu de resistencia afrikaner.

Pa rematar, ye necesario sorrayar que’l gran méritu de la transición sudafricana foi el del movimientu de lliberación que, combinando la negociación cola llucha de mases, foi quien a obligar ala oligarquía blanca a ceder muncho más de lo que taba dispuesta de primeres, y fíxolo ensin qu’españara’l país. En 1994 taben servíes casi toles condiciones pa que la RSA franciera en milenta cachos, como una Somalia austral, y eso nun pasó gracies a la fortaleza política del movimientu de lliberación y a l’autoridá moral y l’astucia de Nelson Mandela y el so equipu.

Asesinatu d’un presuntu partidariu del ANC por partidarios zulúes del Partíu de la Llibertá Inkatha, agosto de 1990. Semeya: Greg Marinovich.

Hai quien diz qu’hai dos Mandela: el lluchador revolucionariu, que duró hasta que salió de la cárcel en 1990, y el reformista traidor, que duró hasta la so muerte. Ye una visión tan ridícula como falsa. El procesu de negociación, que duró dende la salida de los presos políticos y la llegalización de la oposición en 1990 hasta les elecciones de 1994, foi un auténticu via crucis en que’l resultáu bien pudo ser una salida “a la española”, una amnistía por amnesia, un simple reconocimientu del derechu a votu de tolos sudafricanos mayores d’edá y namás, y nun foi asina. Mandela púnxose al frente d’una negociación onde sacó la fin de les independencies ficticies de los bantustanes, una nueva constitución, la plena igualdá lexislativa, les ferramientes constitucionales pa garantizala y la verdá sobre la represión, en cuenta d’echar tierra encima. Sentáronse les bases pa posteriores avances. ¿De verdá hai quien cree qu’en 1994, col país a piques d’españar en milenta cachos poles amarraces interétniques, en plena fola neolliberal nel mundu unipolar, yera posible entamar un procesu revolucionariu socialista en Sudáfrica? ¿Cuánto diba durar esa revolución social con un aparatu represivu del estáu intactu y en manes de los blancos? ¿Cuánto ensin una intervención militar norteamericana? ¿Cuánto ensin dixebrase’l país en dellos cantones gobernaos por señores de la guerra?

A trenta años del aniciu del fin del apartheid sudafricanu, nun ta de más que recordemos qu’esti nun yera solo una obra d’inxeniería social del nacionalismu afrikaner, madurada per décades, sinón una espresión mui notable de la concepción lliberal anglosaxona de la democracia: sufraxu censitariu, comunitarismu, relixosidá. Frente a eso, el movimientu de lliberación foi a imponer una república multirracial, plurinacional y plurillingüística. Tengámoslo presente cuando de la caverna vuelven a asomar el focicu les mesmes besties que nos años ’80 nun víen tan mal l’apartheid sudafricanu, como tampoco ven anguaño tan mal l’israelí.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here