Rescatar bares sale más barato que rescatar bancos

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

Entre 2009 y 2012 el Estado rescató al sector bancario en España, inmerso en una fortísima crisis internacional y nacional. La operación rescate se realizó de forma escalonada, en varias fases, con gobiernos de PSOE y PP al mando de la situación, y grandes préstamos de la UE, dada la envergadura del crack del sistema financiero. La sociedad española tuvo que devolver lo prestado por Europa ajustándose mucho el cinturón, realizando grandes recortes en el Estado del Bienestar, salarios de funcionarios, infraestructuras y gasto público, y modificando incluso el artículo 135 de la Constitución para “blindar” que gobernase quien gobernase, el país pagaría la deudas contraídas con la UE para salvar a la banca y a las cajas de ahorros. De los 64.900 millones de euros prestados por los Gobiernos de Zapatero y Rajoy a bancos y cajas de ahorros a las entidades financieras, a fecha de hoy apenas han sido devueltos al Estado 5.150 millones. Dato importante. Ningún responsable político o financiero ha sido juzgado por ello.

El Diario Roma de Oviedo/Uviéu permanece cerrado desde el confinamiento. Foto: Iván G. Fernández.

Esta semana el sector de la hostelería se movilizaba en toda España para reclamar una apertura controlada, ajustándose a los protocolos sanitarios que fije la administración, o bien un rescate con ayudas públicas para evitar la quiebra de bares, restaurantes y locales de ocio nocturno. Sin embargo, con la segunda oleada del Covid19 golpeando otra vez con fuerza, el primer escenario, mantener los horarios normales de hostelería, se ha convertido en poco menos que ciencia ficción. En el sector saben que las restricciones seguirán creciendo hasta que la curva del Covid19 vuelva a aplanarse. Por ello, cada vez más abiertamente se habla de rescate, palabra que genera malos recuerdos en España, pero que también le da una cierta legitimidad a la reivindicación. ¿Si salvamos los bancos por qué no vamos a salvar a los bares, restaurantes y locales de ocio nocturno? La importancia del sector no es ninguna tontería para la economía española. La hostelería genera en su conjunto un 9,5% del empleo en España. Para hacernos una idea, el doble de personas que emplean agricultura, ganadería y pesca.

Protesta de hostelería en La Escandalera. Foto: Iván G. Fernández.

A día de hoy los establecimientos hosteleros se mantienen en España gracias a los ERTE, a los créditos públicos del ICO y a pactos particulares con aquellos caseros que ha tenido a bien negociar las rentas con sus inquilinos. Sin embargo, incluso en el mejor de los casos, las facturas siguen llegando, a veces incluso aunque el establecimiento esté completamente cerrado… Alquiler, recibos de agua, luz y gas, pago de créditos… Conclusión, muchos empresarios se están endeudando para mantener a flote negocios cuya reapertura en condiciones de plena normalidad parece cada vez más lejana. Es por ello que la solicitud de ayudas directas y a fondo perdido está ganando apoyos a medida que la situación sanitaria se agrava. Desde la nueva plataforma Hostelería con Conciencia, impulsada al margen de la patronal OTEA por algunos hosteleros gijoneses, y que pretende extenderse al resto de Asturies, se insiste en que además de las ayudas públicas, es necesario que se obligue a las grandes empresas de luz, gas y teléfono a no cobrar recibos mientras dure la situación, así como a regular por ley los alquileres. Desde este colectivo también señalan que los hosteleros no están al margen de la crisis sanitaria: “el pequeño comercio solo prospera si la sociedad avanza de forma solidaria”. Por ello apoyan reivindicaciones como el aumento del gasto social y en sanidad pública. Este martes 3 de noviembre se manifestarán en la Plaza del Ayuntamiento de Xixón con el lema ¡Que nadie se quede atrás!

Protesta de hostelería en La Escandalera. Foto: Iván G. Fernández.

¿En qué consistiría un rescate a la hostelería? Catalunya ha impuesto una reducción de los alquileres al 50% para todos los establecimientos obligados a cerrar por razones sanitarias, así como ayudas de hasta 1.500 euros. Aragón anunciará esta semana su proyecto. Adrián Barbón ha señalado que si la hostelería tiene que cerrar se ofrecerán compensaciones “en la medida de nuestras posibilidades”. Los planes más ambiciosos llegan sin embargo fuera de nuestras fronteras. La elogiada gestión de la laborista Jacinda Arden en Nueva Zelanda se basó en estrictos confinamientos que fueron posibles gracias a importantes ayudas a la hostelería y los negocios obligados a cerrar para eliminar el virus. En Europa, con una segunda oleada que puede suponer unas navidades de baja intensidad, catastróficas para hostelería y pequeño comercio, varios gobiernos ya han puesto encima de la mesa sus planes. En Alemania el Gobierno federal ha decidido que aquellas empresas obligadas a cerrar y que cuenten con hasta 50 empleados, así como los autónomos, recibirán el 75% de las pérdidas, en relación a las cifras del mismo periodo de 2019. En Francia con una curva de contagios en rápido crecimiento, las compensaciones serán de hasta 10.000 euros. En Reino Unido, además de algo similar a los ERTE españoles, el Estado pagará ayudas de 3.000 libras a los establecimientos obligados a cerrar.

¿Puede España permitirse algo similar? Es difícil calcular a día de hoy el coste del rescate, pero presumiblemente será muchísimo menos dinero que los 64.900 millones que costó salvar a las entidades financieras. Lo que está claro es que si efectivamente se trata de “no dejar a nadie atrás”, la crisis obligará a un incremento del gasto público que requiere aumentar drásticamente los ingresos del Estado. Las ayudas alemanas o francesas no brotan de los árboles. Francia es el país de la UE con mayor exigencia fiscal. Alemania el décimo. España el octavo país europeo con menor presión fiscal. ¿Estarán dispuestos los mismos partidos de derechas que el pasado martes estuvieron apoyando a la patronal hostelera en la Plaza de la Escandalera de Oviedo/Uviéu a votar a favor de una regulación de los alquileres o una reforma fiscal que aumente la presión fiscal sobre los grandes patrimonios? Hoy en una entrevista a El Mundo el ex ministro de hacienda del PP Cristobal Montoro, responsable de los últimos presupuestos generales, ya adelantaba su oposición a cualquier subida de impuestos.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here