La alternativa al foro de los ricos cumple veinte años

Recomendados

Javier Arjona
Javier Arjona
Minero jubilado y militante internacionalista.

Veinte años atrás era Porto Alegre, Brasil, y era la alternativa al foro de los ricachones en Davos: una explosión de altermundismo que daba continuidad organizada a otras explosiones de rebeldías, en Seattle, donde hubo una respuesta masiva a la cumbre de la Organización Mundial del Comercio,  o en Chiapas, donde el 1 de enero de 1994 en que entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio entre México-USA-Canadá, las comunidades indígenas “se levantaron” y propusieron al mundo-mundial medidas distintas al neoliberalismo destructor.

Veinte años después los Foros Sociales Mundiales han tenido sus recorridos, se han extendido en los FSM temáticos, algunos con mayor fortuna, como el de Migraciones, con varias ediciones afortunadas en Rivas-Vaciamadrid, o en Quito, como el PanAmazónico, donde han podido participar delegaciones astures, en Belém do Pará, Brasil o en Tarapoto, Perú.

Pero también 20 años después el Foro ha sufrido los desgastes propios de las repeticiones, o las inconsistencias de unas asambleas masivas no deliberativas, pero sin compromisos-acuerdos de coordinación que prohibían expresamente sus documentos iniciativos, para no transformarse en “una instancia de poder”. Los apoyos económicos necesarios para organizar estos eventos multitudinarios también han influido: Portoalegre, Bahía o Belén do Pará, tuvieron complicidades oportunas cuando tenían gestores de izquierda o progresistas, tal como se pensaba ahora con el DF mexicano.

Esta vez le tocaba a México, y qué lástima que sea en tiempos de pandemias y que casi todas las actividades tengan que ser en modo virtual: se pierde la oportunidad de juntarse con tantísimas inquietudes y personas y organizaciones, presencialmente, al amparo de la enorme universidad UNAM, o bajo la protección espiritual o inspiradora de las pirámides de Teotihuacan.

Los temas, casi todos los que son de preocupación común, se agrupan en bloques (clima-ecología; paz y guerra; justicia social y democracia; justicia económica; sociedad y diversidad; comunicación-educación y cultura; feminismos, sociedad y diversidad; pueblos indígenas y originarios) en un programa amplio, que trata de utilizar las tecnologías ( movimiento MayFirst,  plataforma Dunia, redes como Ciranda y el Foro Mundial de Medios Libres),  superando a las corporaciones gigantes que en sí mismas representan muchos de los males de la globalización neoliberal o del acaparamiento de poder.

La exclusión de “entidades de poder” no ha sido nada perfecta en la historia del Foro Social Mundial

20 años puede que sea mucho. Es en la visión zapatista uno de los números o periodos de tiempo (katún) propicios para iniciar nuevos caminos: si en 2001 las comunidades zapatistas salieron de sus territorios para hacer un largo recorrido por los diferentes estados mexicanos y propiciar el fortalecimiento del Congreso Nacional Indígena, en lo que fue la “caravana de los del color de la tierra” (que tuvo también como participantes a varias personas de Asturias de la plataforma de solidaridad con Chiapas), ahora 20 años después, una nutrida delegación zapatista anuncia su llegada al revés, a tierras europeas de julio a octubre, y también, la tercera semana de julio a la tierra asturiana que fue pródiga en solidaridad con las gentes chiapanecas durante una década, hasta que dejaron de salir en la tele).

20 años después del inicio de los FSM, se convoca en México “para presentar, proponer, construir alternativas, pero no de forma arbitraria, sino con una coherencia y una visión amplia de éstas, recuperando la función ciudadana amenazada por el poder antidemocrático de los órganos directivos del neoliberalismo”, mientras que las mexicanas y mexicanos zapatistas en delegación se alistan para llegar a Europa, y anuncian nuevos viajes al resto de continentes.

El FSM “se opone a toda visión totalitaria de la economía, del desarrollo y de la historia y al uso de la violencia como medio de control social por el Estado. Propugna el respeto a los derechos humanos, la práctica de una democracia verdadera y participativa, relaciones igualitarias, solidarias y pacíficas entre las personas, etnias, géneros y pueblos, condenando todas las formas de dominación o de sumisión de un ser humano sobre otro”.

Las reglas, las normas, obviamente están para incumplirlas, y la exclusión de “entidades de poder” no ha sido nada perfecta en la historia del Foro Social Mundial, como se acredita con el uso que Lula dio a los primeros foros, o la propia presencia directa de Chávez y otros líderes políticos, que no se saltaban la norma general porque se hacían eventos paralelos, pero fueron presencias que cautivaron una parte significativa de los movimientos presentes, sin olvidar y a la debida proporción, la propia presencia de delegación del gobierno asturiano en Portoalegre, encabezada por el entonces conseyeru Francisco Valledor.

Por su parte delegaciones de la Coordinadora Asturiana de ONGD´s han estado presentes en los FSM de Portoalegre y Nairobi, y otras entidades asturianas han participado directamente también en otros de los FSMundiales o de los temáticos o los “descentralizados”.

El FSM “estimula a las entidades y movimientos participantes a que coloquen sus acciones locales, nacionales o en instancias internacionales, como cuestiones de ciudadanía planetaria, introduciendo en la agenda global las prácticas transformadoras que estén viviendo para la construcción de un nuevo y solidario mundo”.

Las alternativas propuestas en el Foro Social Mundial se contraponen a un proceso de globalización, comandado por las grandes corporaciones multinacionales y por los gobiernos e instituciones que sirven a sus intereses, con la complicidad de los gobiernos nacionales. Estas alternativas surgidas en el seno del Foro tienen como meta consolidar una globalización solidaria que, como una nueva etapa en la historia del mundo, respete a los derechos humanos universales, a todos los ciudadanos y ciudadanas de todas las naciones y al medio ambiente, apoyándose en sistemas e instituciones internacionales democráticos que estén al servicio de la justicia social, de la igualdad y de la soberanía de los pueblos.

Las entidades asturianas siempre han estado presentes en los FSM

Sí, el FSM tiene mucha historia y menos presente, aunque el reto y desafío de esta actividades virtual durante nueves días a partir de este sábado puede provocar sorpresas, o en todo caso propiciar reflexiones y acciones que son de la común preocupación universal. Otra cosa es que se le quiera dar al FSM una responsabilidad que ni tiene ni quiere, en la coordinación de las transformaciones urgentes que son necesarias.

La Vía Campesina Internacional, volverá a tener presencia protagónica como otras veces, en aras a defender y extender sus propuestas de soberanía alimentaria, agroecología y transformación social, al calor de la presente y larga movilización campesina en la India.

Palestina y el Sahara tendrán sus espacios propios. El Movimiento Sin Tierra (de Brasil y de Bolivia), como organización fundadora del FSM y como movimiento social de masas, tiene también sus fortalezas en el FSM, donde Bolsonaro saldrá otra vez mal parado.

El internacionalismo consecuente, si bien tiene cuestionamientos de fondo al FSM, ha sido participe o ha utilizado los espacios prestados para favorecer varias de las causas globales, incluidas las elementales del antiimperialismo.

Y el movimiento indígena, que no tiene una única instancia de delegación, sino que sus propias diversidades dan fuerza a las expresiones de urgente llamado a las movilizaciones para defender y preservar los territorios y las vidas,  sin duda que podrán ver algunos de los asuntos centrales de la preservación de la vida en los temas debatidos, expuestos y propuestos. Así que ¿se aprovechará y nos aprovecharemos de este espacio de conversa, que nos ofrecen desde los Estados Unidos Mexicanos?

Precisamente, el mismo día que comienza el FSM, se celebraría una ciberfiesta, debido a que este viernes 22 entra el vigor el Tratado que prohíbe armas nucleares. Varios ayuntamientos asturianos habían aprobado mociones instando al gobierno español a ratificar dicho Tratado, aprobado por la ONU en 2017, cuya plataforma de apoyo ICAN recibía también el Nobel de la Paz de ese año 17, y que al haber sido ratificado por más de 50 países entra automáticamente en funcionamiento, declarándose esas armas atómicas ahora ilegales. Motivos pues para celebrar haylos..

Foro de Foros: https://wsf2021.net/  

inscripción y participación: https://join.wsf2021.net/?q=es

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here