“Los cuidados que los asuma el Estado”

El feminismo asturiano reivindica el fortalecimiento de los servicios públicos y aplaude el esfuerzo de las trabajadoras esenciales en un 8M descentralizado.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

Ha sido un 8M extraño, marcado por la pandemia y las divisiones en el seno feminista. Pese a ello, el movimiento ha demostrado músculo en Asturies con 13 concentraciones que han ido del Oriente al Occidente, y de las cuencas a Siero, Uviéu y Xixón. En la capital la concentración en la calle Uría, con una notable presencia de mujeres jóvenes, se centró en la reivindicación del papel esencial de las mujeres en la crisis sanitaria, así como en la necesidad de un sistema público de cuidados. “Los cuidados que los asuma el Estado” fue una de las consignas más repetidas. También hubo un recuerdo para las mujeres de la capital del reino, a las que Delegación de Gobierno ha prohibido manifestarse: “Compañeras de Madrid, también estáis aquí”. Otras reivindicaciones como la derogación de las reformas laborales y de las pensiones, de la Ley de Extranjería, la eliminación de los Centros de Internamiento de Extranjeros o la creación de una industrica farmacéutica pública se colaron en un manifiesto cargado de reivindicaciones sociales y que ha puesto la emergencia sociosanitaria en primer plano.

Las difíciles circunstancias en las que se ha desarrollado este 8M no han impedido que la protesta saliera a la calle, pero sí han hecho mella en la asistencia a las concentraciones, en las que el movimiento feminista ha sido extremadamente cuidadoso en materia de seguridad, consciente de lo mucho que se jugaba a nivel de imagen pública. Este Día de la Mujer ha puesto de manifiesto la cada vez más extensa red del feminismo asturiano, y su capacidad de convocar a mujeres de todas las edades fuera de las ciudades del área central, pero también su creciente división, con una convocatoria minoritaria en Xixón por parte del colectivo abolicionista Rapiegas que se ha desmarcado de los actos unitarios convocados por Asturies 8M. Otra novedad ha sido la ausencia de cargos públicos del PSOE en las protestas, siguiendo la indicación del partido de no participar este año en los actos en la calle debido a la situación sanitaria.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here