Entós cuando Nel Amaba

Al xubir al tren Nel empezó cola d´él, onde encapucháu con un pasamontañes, empezó atracar a los pasaxeros con una pistola falsa.

Recomendados

Rogelio Crespo
Rogelio Crespo
Participó en los Encuentros de Performance de Pola de Lena organizados por Nel Amaro. Ha escrito poesía y ha trabajado durante años en hostelería. Es concejal de Somos Corvera.

Sí, voi

Por suerte pa mí, esa fue la mio respuesta cuando me convidaren por primer vegada al alcuentru de performances de La Pola L.lena.

Ellí conocí a Nel.

Yo nun sabía qué yera la performance y, a día de güei, tamién por suerte, sigo ensin sabelo a pesar de les munches vegaes que fice o participé en dalguna. Sicasí, merqué-y la idea a Nel.

Pa él el mundu la performance (y digo el mundu, porque asina lo sentía Amaro) yera muncho más que la performance por ella mesma: xugaba, y encantába-y facelo, cola poesía visual, la poesía conceptual, la poesía sonora, el mail-art, el land-art, el post-art… Xugaba cola pintura, encantába-y el collage, ya inclusive la escultura, sobremanera la efímera. Pa Nel Amaro esti mundu yera un gran taller artísticu, onde’l más finu de los alquimistes sedría quien pa entemecer pervalibles ingredientes pa llograr un nuevu compuestu. Eso yera Nel, un alquimista cultural, la persona más polifacético que conocí, con una gran capacidá d’adeprendizaxe, de garrar lo más nuevo del arte, faciéndolo terrenal, d´ una forma natural, non esforzada.

N´ Asturies hai un enantes y un dempués de Nel. Naide nun s´averare al mundu de l’acción, del situacionismu, o de la performance, cola naturalidá cola que Nel lo fixo, y muncho menos n’asturianu. Ensin negar la importancia de tola so obra, especialmente la lliteraria y teatral (de la que toi seguru va escribise muncho y bono), toi na idea que la gran aportación de Nel fue amosar que l’asturianu podía formar parte de la creación artística más moderna. Que les grandes performances coyíen en chigre, que la xente que taba nel so espaciu de confort compartiendo con una creyación o expresión artística nel momentu, arreyábase, entendía lo qu’asocedía… o non, pero que siempre con esi aquel de naturalidá y de propiedá, valiéndose, indistintamente, del castellanu o l’asturianu.

Quiciabes pensemos en Nel como persona serio, ya inclusive repunante: el so físicu y la so barbona (que xuró nun cortar hasta que nun viere a Pinochet na cárcel polos sos crímenes) nun ayudaben a conocer al verdaderu Nel, mente prodixosa, siempres irónicu, que creyía nes persones. La vida enseñólu a caltener unos ideales, pero non a creyer en sigles si non en persones, o más bien a nun creyer namás que nes sigles. Él venía de tradición comunista y tuviere venceyáu na mocedá al PCE, pero esa militancia nunca nun-y quitó de participar o collaborar con otros (corrientes, partíos, collacios, asociaciones, conciudadanos…), y asina podía tar dando tira, artísticamente, a comunistes, nacionalistes, anarquistes o ensin carné. Lo que evidencia´l so calter abiertu y pa nada sectariu. Yera una persona con muncha retranca, como dicimos n´ Asturies, que cabreábase con él mesmu por nun aldericar y, coles mesmes, yera risón, con risa como navaya que podía espetar n´él mesmu… Y esto, pa mí, pa poder entendelu, ye fundamental.

Cuando falamos o tratamos d’averamos a la figura de Nel ye como mirar un collage d´esos que tanto-y prestaben, onde caún de nós tenemos una parte d’esi collage, pero que, según vamos falando cola xente que compartió espaciu, amistá o tiempu con él, vemos que lo que conocemos namás que ye una ínfima parte de lo que supon l’universu Amaro. Siempres creyó no que faía, y fué firme nel so trabayu, dando-y igual los afalagos… Anque toi na idea de que nun se-y fixo xusticia. Anguañu muncha xente siguimos ensin entender como Nel nunca nun fué nomáu académicu de la Llingua ya inclusive, cómo durante una temporada nun se-y reconoció’l valor que tenía, tanto él como la so obra… LO que representaba. Anque esto nun ye más qu’otru capítulu de los munchos qu’asoceden nesta tierra, onde lo bono siempres ye lo que vien de fuera. Y, mientres n´ Asturies nadie nun ponía la mirada nel so trabayu, él desenvolvía la so obra per tol mundu. Entágüei recuérdenlu n’Huelva, Portugal, Segovia, Cataluña, Madrid o Teruel, que tamién esiste. Non en Miranda d’Ebro, onde fuimos facer unes acciones nun tren (en xunto con Lin y Delfu de La Tarrancha) y onde nunca nun llegamos. Al xubir al tren nel que teníen de facese les acciones Nel empezó cola d´él, onde encapucháu con un pasamontañes, empezó atracar a los pasaxeros con una pistola falsa. Ún de los participantes, artista renomáu, ofendióse cola acción de Nel y atrevióse a llama-y l’atención, diciendo “qu’ aquello nun yera serio, que l’arte yera otra cosa” La respuesta de Nel nun se fixo esperar, quitó el pasamontañes y soltó la mayor y meyor sentencia que aquel afamáu artista podía recibir: “Vete a la mierda”, y asina fue como, en solidaridá con Nel, acabamos faciendo les nueses acciones notru llugar con más abiertu “d´arte”: colamos pa Bilbao y, endelantre del muséu Guggenheim, ficimos acciones y poemes visuales, ufiertando un espectáculu caleyeru non programáu.

“Toi na idea que la gran aportación de Nel fue amosar que l’asturianu podía formar parte de la creación artística más moderna”


Asina yera Nel, gustába-y la franqueza, nunca nun conocí a naide tan sinceru, anque esa sinceridá mancare.

La so vida desendolcase mayormente nes cuenques, de les que siempres se sintió parte, a pesar de declarase abiertamente apátrida… Y ye que la so patria yera la cultura. Llegando al puntu que, dempués de munchos años, cuando dominó el mundu de la informática, fixo los imposible por “culturizar” inclusive a… ¡Tini Areces! Anque toi na idea de que foi llabor imposible y ensin granibles resultaos. Nostante, durante bien de tiempu, tolos díes mentantu Tini yera presidente, mandába-yuna semeya-acción, un poema visual, o una publicación de Pulgu, el so perru situacionista…

Néses, préstame pensar que n´aquellos momentos de polítiques grandonistes en Asturies, siquier nel corréu oficial de presidencia del principáu, Nel, Pulgu y l’homín azul de playmobil, poníen un poco de cultura, y falaben de les coses que realmente asocedíen na nuesa tierra.

D’últimes nun puedo falar de Nel ensin faelo de Marta, la so compañera, d´ Arancha y Bea, coles que conformaron un llar onde siempres yéremos bien acoyíos, y qu´influyeron na obra de Nel, especialmente na postrera etapa.

Nel Amaro, muyer, fíes… y caúna de les persones que pasamos perellí, camudamos la casa nun centru d’arte, y toes y toos deprendimos del nuesu Nel, el grandor de la cenciellez.

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here