Ser nada. Eso sí que prestaba

Resulta que nesti gremiu hai profes a los que-yos persigue la Inspección por tener plantiamentos pedagóxicos propios

Recomendados

Beatriz Redondo Viado
Beatriz Redondo Viado
Periodista y profesora de secundaria.

Pos nada. Terminé’l mio primer cursu como profe. Asina, como de verdá. Tuvi esperiencies educatives variopintes enantes, pero asina, en plan con nómina de les de verdá y con interxeciones nos pasillos tipu “¡hola, profe!”, pos la primera, he de confesar. Tamién colos sos papeles varios, que me da que ye lo importante: adaptar la programación a los tres escenarios Covid y pandemia allorióme en payares y facer fiches personalizaes y pasar encuestes na tutoría y les actes d’evaluación y  los informes d’usu de ferramientes dixitales y les actes de Departamentu y la memoria del Departamentu y el plan d’acción tutorial y seguro, seguro, que me falta dalgún papel que xustifique qu’esti  cursu fui profe. De les de verdá.

Como llevo faciendo munchos trabayos diversos nesta yá la mio mediana existencia, incumplo de cuando en cuando’l mio imperativu categóricu kantianu de nun mentir. Namás por necesidá y por pan, que vien a ser lo mesmo. El restu dame igual. Ehí voi, soltando a mamplén les mios verdaes como dientes de lleón qu’esbarrumben al más mínimu soplu.  En realidá, aplícome lo que recomiendo a tola persona que principia un trabayu nuevu y que-y lleí a la celebre Caitlin Moran, “fake it until you make it”, ello ye, “fínxelo hasta que lo faigas”.  

Llevo más d’una decena d’ocupaciones nueves que me tocó exercer na mio vida llaboral, que sal a una media d’estabilidá llaboral d’un trabayu cada dos años, anque davezu concentráronse hasta tres ocupaciones diferentes nun añu y, bueno, con éxitu notable:  antroxada de llimpiadora, repartidora de publicidá, kelly, dependienta, pinche de cocina, fregaplatos, camarera, gabinete de prensa, coordinadora d’actividaes varies, redactora, moza d’almacén  y inclusive maestra d’infantil, les corporaciones y entes que m’emplearon consideraron que yera apta pal trabayu y toes tan contentes comigo. La cosa ye que despídenme o despídome en cuantes qu’abro la boca y dexo de finxir, que nun ye que nun produzca  nin coses d’eses qu’importen agora. Pero ye espresar o aneciar con defender una opinión y, hala, yá tas na cai buscando una mázcara nueva.

El casu ye qu’esta mázcara hasta me gusta. Va en serio. Y mira que tarrecía l’institutu. Bueno, el sistema educativu. Namás me gustó la escuela cuando principié la universidá. Y entóncenes dexaron de tratame como a un bichu p’adiestrar –que yo yera obediente  y, como buena estoica,  sabía que dolía menos si t’aplicabes y cumplíes -, pero prestóme esi profesional desinterés universitariu  na persona y nel grupu, inclusive que desapareciera’l grupu. Llámame individualista o, qué sé yo, si me pongo pijotera, con aversión a la masa. Que mira tu, les mases valen pa facer pan, que será eso, que pa enriba soi celiática y yá se sabe cómo somos de repunantes les del mio xéneru.Y agora yá me tas llamando elitista y bueno,  qué voi facer, dalgo me tendrás que llamar si acasu me quieres calificar, que tamién, vaya ganes. Pero eso ye cosa tuya y ehí nun me voi meter. La cuestión ye que pa muncha chavalería l’institutu ye una patata y préstame empatizar y dici-yos qu’eso va pasar, que va ser too meyor nun añu o dos. Hasta en dalgún momentu me siento útil.

Ello ye que toi percontenta cola mio mázcara nueva. Nun quiero afondar muncho más, porque resulta que nesti gremiu hai profes a quien-yos persigue la Inspección por tener plantiamentos pedagóxicos propios y vaya, que son  plantiamentos constitucionales y respetuosos colos derechos humanos, nada de violencia, acosu sexual, autoritarismu y coses asina fees. Coses como guapes.  Pero nun gusten. La belleza, díxolo Kant, ye  acción desinteresada, inclusive inútil (probablemente nun lo dixera con estes palabres, pero foi colo que me quedé, que me pareció prestoso). Pero, a quién va interesar la belleza, guapina.

El casu ye que me presenté a oposiciones porque cuando sía más mayor, si cabe, quiero ser profe. De les de verdá. Porque nun me gustó nada l’institutu daquella, d’adolescente, y nun foi culpa del profesoráu –de dalgunu igual, tolo hai que dicir- sinón de la inercia que quixo que fuera dalgo. Prestaba que yá nel insti fuéremos dalgo más que personalidaes transitories a la busca d’un futuru , d’un futuru, nun me quiero poner pesimista, pero: ¿Yá escritu?, ¿teatral? ¿miserable?, ¿absurdamente existosu?, ¿equilibrista?, ¿precariu?, ¿aburríu?, ¿reciclabe?,  ¿reutilizable?, ¿al cubu de lo orgánico?, ¿culpable?, ¿deleznable?, ¿execrable? En realidá, en xeneral -y d’eso dime cuenta colos años, claro, después de facer que yera unes cuantes coses-, a mi gústame ser nada. Si acasu, poca cosa y nun tener que llevar mázcara.  Eso sí que prestaba.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here