Ye mui fácil: trátase namás que de votar

La única manera de responder a la pregunta de si hai espaciu pa un rexonalismu asturianu tresversal o pa un asturianismu de dereches ye cuntar los apoyos.

Recomendados

Inaciu Iglesias Fernández
Inaciu Iglesias Fernández
Empresariu, escritor y militante de Foro.

La pregunta ya repuna. Anque, la verdá, agora seya más pertinente que nunca. ¿Hai espaciu pa un rexonalismu asturianu tresversal? ¿Por qué nun disponemos d’un asturianismu de dereches? ¿Qué tenemos fecho pa (nun) merecer esto? ¿Quién vieno primero, el güevu o la pita? Seya como fuere, rescampla que, nuna comunidá con una identidá tan marcada como la nuestra, nun termine de cuayar un proyectu políticu propiu. ¿Demasiada identidá y poca habilidá? ¿Muncha teoría y nada de práctica? ¿Bien d’aplausos y ausencia de votos? ¿Qué nos vien pasando?

Nos últimos cuarenta años, a Asturies gobernola la izquierda. Y fízolo siempre con una presencia ruina y desigual de partíos propios neses gobernances. Seique por eso, dende’l bien-intencionismu d’unos executivos al cosmopaletismu d’otros, el federalismu socialista asturianu terminó asitiándonos afuera de les comunidaes históriques, renegó de la nuestra tradición cultural y dexonos bien atrás nos puestos del crecimientu económicu. Too ello col envís de “facer política con argumentos, trabayu y idees, en cuenta de cola explotación de los sentimientos identitarios”.

“La derecha necesitó del asturianismu p’algamar el poder y la izquierda, non”

Nesi tiempu, nes dos úniques vueltes que la derecha raspió y perdio’l gobiernu autonómicu, la presencia de fuerces asturianes resultó-yos imprescindible. Cuando nos discursos, cuando nos apoyos parlamentarios, na década de los noventa, Sergio Marqués -qu’acabaría militando n’Unión Asturianista– nun tendría sío presidente ensin el voto del PAS. Mesmo que, nos primeros años diez d’esti sieglu, Alvarez Cascos tampoco tendría algamao la so azotada presidencia ensin los 16 diputaos de FORO.

Esa ye una primer diferencia: que la derecha necesitó del asturianismu p’algamar el poder y la izquierda, non. Y, esbarrumbando tópicos, toles encuestes remárquenlo: el sentimientu identitariu ye’l más altu d’España y hermanu ente los votantes de dereches y d’izquierdes: tres de cada cuatro siéntense más identificaos cola Comunidá que col Estáu y nun ven contradicción n’ello. Y ye que -segunda conclusión apresurada- col asturianismu pue acabar pasando como col feminismu: qu’hailos de llevantar banderes y poner etiquetes pero a la de, por dicir, aprobar el votu femenín o aupar a muyeres a la cabeza de partíos, gobiernos o sindicatos son otros los que lo terminen cuayando.

Otra manera, en democracia, el derechu d’elección exercítase en cada casu -valiendo camudar d’opinión- y, por eso, nun hai votos propios propios nin emprestaos. Lo que quier dicir que – tercer reflexón- l’asturianismu nunca va sofitase namás nos 15.000 votos que van apoyalu pase lo que pase; sinon nos 150.000 electores que cuenten facelo namás si ven qu’esa papeleta pue ser útil. Rexonalismu útil; esi ye’l camín. Facer de votar coles coraes y cola cabeza, pero sobremanera cola cartera; contando que lo que mueve la política nun ye namás la ideoloxía o la identidá: ye la utilidá.

“Rexonalismu útil; esi ye’l camín”

Como fuere, hasta agora, la sociedá asturiana nun tuvo apostao -más que de manera puntual- por una opción propia. Nun vió la necesidá. Seique porque tiempu atrás, cuando otros peleaben pola mancomunidá o pol reconocimientu históricu, nosotros ya los teníemos. O porque, agora que precisamos más inversión y influencies, abúltanos demasiao tarde. O porque fuimos repunantes; ya saben, el votu gourmet: el de los que por ver d’apoyar al proyectu, al líder y al partíu perfectu -qu’amiya nun caballu blancu- desprecia a los d’a pie y termina consintiendo qu’otros menos miraos decidan por ellos.

Por eso, la única manera de responder a la pregunta de si hai espaciu pa un rexonalismu asturianu tresversal o pa un asturianismu de dereches ye cuntar los apoyos; los votos. Porque’ll movimientu enséñase namás qu’andando y haber hai precedentes, argumentos y evidencies -anque tamién escuses- y de nós depende escoyer el platu que ya figura nel menú.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here