La nueva fiebre del eucalipto empieza en Cuevas del Mar

El proyecto de una plantación de casi 20 hectáreas de eucaliptos junto a la playa se ha encontrado con la oposición del ayuntamiento, ecologistas, vecinos y formaciones políticas

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

La Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial del Principado hizo público a finales de junio el proyecto, promovido por una empresa privada, de plantar 18,86 hectáreas de eucalipto —unos 20.000 ejemplares — en las inmediaciones de la playa de Cuevas del Mar (Llanes). A los pocos días de conocerse la noticia, la plantación de eucalipto ya había suscitado la oposición del ayuntamiento llanisco, de los vecinos de la zona, de organizaciones ecologistas y partidos políticos. Esas casi veinte hectáreas de eucaliptos, que con toda seguridad irán destinados a surtir de materia prima para biomasa y celulosa a la fábrica naviega de ENCE, están siendo sometidas a un estudio de impacto ambiental.

En las cuatro semanas que han transcurrido desde el anuncio se han presentado varias alegaciones contra el eucaliptal. La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies y Ecoloxistes n’Acción han presentado sendas alegaciones; y lo mismo ha hecho el ayuntamiento llanisco, la Agrupación de Vecinos y Amigos de Llanes y Podemos Llanes. Además, se ha iniciado una recogida de firmas entre los vecinos contra la plantación de eucaliptos en esta emblemática playa del oriente asturiano.

“Al plantar los eucaliptos perdemos una superficie importante para ganadería extensiva”

José Manuel Lago Méndez, guardia forestal y miembro de la Coordinadora Ecoloxista, explica lo que supondría esa plantación de eucaliptos para la zona: “Para empezar, son casi 19 hectáreas de prados que ahora están siendo aprovechados por ganadería extensiva, que es la que hay que apoyar porque es la sostenible. Esos terrenos son de un terrateniente de la zona que, de toda la vida, se los tiene alquilados a los ganaderos. Pero al decidir plantar los eucaliptos estaríamos perdiendo una superficie importante de terreno para este tipo de ganadería”.

A ello se le sumarían otras alteraciones del medio ambiente. Cuando esos eucaliptos crezcan, por ejemplo, es posible que la playa de Cuevas del Mar pierda varias horas de sol al día, ya que los eucaliptos rodearían la misma por todos sus lados, como se aprecia en la infografía inferior. Lago indica que además habría un “impacto sobre los bosquetes de la ribera, el arenal de la playa, el estuario del río Ereba y podría poner en riesgo el aporte de sedimentación”.

A la izquierda, la playa de Cuevas en la actualidad, rodeada de prados. A la derecha, en color verde oscuro, los terrenos donde se plantarían los eucaliptos

El eucalipto es una especie que genera una alta rentabilidad económica. Ello se debe a que se trata de un árbol muy demandado por la industria, que requiere pocos cuidados y puede cortarse cada 14 o 15 años. “Pero es necesaria una visión global de las repercusiones ambientales y económicas”, argumenta Lago, “porque un monocultivo de eucaliptos empobrece el suelo y el paisaje, y eso no es muy positivo si en Asturias estamos apostando por el turismo rural y de naturaleza”.

“Un monocultivo de eucaliptos empobrece el suelo y el paisaje”

Entre las contrapartidas ambientales de apostar por esta especie Lago destaca “la pérdida de biodiversidad, tanto de flora como de fauna. Es además un árbol con un carácter invasor, que se expande con mucha facilidad y desplaza a otras especies autóctonas”. A esto se le añade que el eucalipto es un árbol “muy combustible, y favorecedor por tanto de incendios forestales. También necesita una gran cantidad de agua para poder crecer, por lo que provoca la desecación de fuentes y manantiales; y empobrece y acidifica el suelo”.  

Más allá del daño ambiental que provocaría esta plantación de eucaliptos, los opositores a la misma se escudan en la supuesta ilegalidad de la misma. De hecho, este punto ha sido avalado incluso por el informe técnico emitido por el consistorio. Los terrenos donde se ubicarían los eucaliptos están dentro del suelo No Urbanizable de Costas que, como detalla Lago, “prohíbe expresamente la repoblación con especies alóctonas”.

En amarillo, las zonas en las que se pretende plantar eucaliptos

Dichos terrenos son además Zona de Especial Protección y están sujetos al plan territorial especial de ordenación del litoral de Asturias, que recomienda evitar las plantaciones de eucaliptos. Por último, el eucaliptal iría también contra la ordenanza del ayuntamiento de Llanes, que de hecho está inmerso en un “plan progresivo de deseucaliptización”, tal y como explicó Xuan Valladares, concejal de Agroganadería.

El Principado quiere más eucaliptos

Pese a las intenciones del ayuntamiento de Llanes, el rumbo del Principado en materia forestal es totalmente opuesto. Lago, que representa a las organizaciones ecologistas asturianas en el Consejo Forestal, cuenta que “el otro día nos presentaron el borrador del Plan Forestal, donde planean autorizar una nueva especie de eucalipto, mucho más invasora y resistente, además de seguir aumentando de forma notable la superficie dedicada a este árbol”.

FOTO: Iván G. Fernández

Según los datos aportados por el propio Lago, “el 75% de la producción de madera en Asturias ya es de eucalipto, lo que nos hace muy dependientes”. Si la comunidad tiene una masa arbolada de 400.000 hectáreas, 60.000 de ellas están ocupadas por eucaliptos. “El problema es sobre todo en la costa”, matiza Lago, “donde prácticamente hay monocultivos de eucaliptos y, en algunos concejos, casi el 100% de la masa arbolada es de este árbol”. En Asturias hay varios concejos que han vetado esta especie, como Illas, Corvera y Castrillón.

Cabe recordar que, recientemente, el comité científico del Ministerio de Transición Ecológica constató el carácter invasor de esa especie y propuso incluirla en el catálogo de especies exóticas invasores. De hecho, las recomendaciones del ministerio pasan por extremar la precaución con nuevas plantaciones y erradicar en la medida de lo posible las ya existentes. En este sentido, Galicia aprobó el pasado mes de marzo una moratoria en la plantación de eucaliptos que se extenderá hasta el 31 de diciembre de 2025.

Actualidad

13 COMENTARIOS