Servir al rey en África

A cien años del desastre de Annual, debemos reflexionar sobre nuestro pasado colonial más reciente con vistas hacia el futuro

Recomendados

Eva Del Fresno
Eva Del Fresno
Trabajadora social, militante feminista y de EQUO.

Esta expresión la escuché en una charla hace unos años y quedó ahí sin que la relacionase con la historia de mi familia. Es como otras muchas cosas, las tienes ahí pero no piensas en ellas.

Por ejemplo, ¿dónde está Canarias? En África. ¿Y Ceuta y Melilla? En África. Por tanto, ¿dónde está España? En Europa y en África. Cuando estudiamos en el instituto se decía que Turquía estaba en Asia y en Europa, pero nunca se dice que España también está a caballo de dos continentes. Sabemos que es así, que las Canarias y los canarios son africanos, pero no lo pensamos, no lo relacionamos.

En aquella charla se hablaba de Melilla y con eso empecé a leer y a aprender alguna cosa sobre la guerra de África. Sobre cómo una parte de Marruecos fue española y cómo hubo una guerra larga en el Rif. La república del Rif fue un intento de libertad que machacaron enviando cientos de miles de soldados, españoles y franceses y que apenas conocemos. No recuerdo haber aprendido demasiado sobre el tema en el instituto, ni ver películas que reflejasen esa situación.

El cine español ha estado demasiado tiempo anclado en la guerra civil y en la liberación sexual dejando demasiados temas sin abordar.

En realidad vivimos de espaldas a Marruecos. Si preguntas en la calle cómo han vivido la pandemia en Marruecos o cómo va la vacunación en ese país, casi nadie va a saber responderte. No tenemos casi noticias de la guerra del Sahara recomenzada hace unos meses.

La república del Rif fue un intento de libertad que machacaron

Este año hace cien  años del desastre de Annual y algo se ha hablado de ello, pero nos cuesta relacionarlo con nuestras propias vivencias con algo que influyó realmente en nuestra historia colectiva pero también personal. Mi abuela siempre me contó que su padre se murió siendo ella niña. Cuando yo era ya un poco mayor, me contó que había estado en la guerra en África y que había vuelto enfermo a consecuencia de una bala que tenía en la espalda. Pasó varios meses muy mal y se murió. Con  el paso de los años y casando fechas fue cuando lo entendí.

Mi bisabuelo era un campesino de la montaña de Lena. En mi familia no se hablaba de política, la conciencia política estaba más en la clase obrera que en las familias campesinas, ocupadas de sobrevivir.

Como tantos otros tuvo que ir a “servir al rey“, esto es, tres años de servicio militar en el Rif.

Si no tenías dinero para pagar no podías librarte ni conseguir un puesto cómodo. Mi bisabuelo no lo tenía así que no pudo librarse de nada. No contó nada a su mujer y a sus hijas de su experiencia. quizá estuvo en Annual. Seguro pasó calor, hambre, sufrimiento… y todo, ¿para qué?

Esa es la siguiente parte de la pregunta ¿Para qué sirvió que mi abuela quedase huérfana?

Esa es la parte de la historia que no se cuenta o sobre la que no se reflexiona. ¿Por qué había que servir al rey en África? ¿Por qué se mantenía una guerra que desangraba el país mientras la gente vivía aquí en la miseria?

Pienso en las mujeres del Rif. A veces, cuando se habla de otro país, se habla de población indígena o población nativa y se deshumaniza. En el Rif vivían hombres y mujeres. Se les bombardeó con armas químicas. Sufrieron años de guerra y represión. En esos casos las mujeres siempre sufren doblemente y son objeto frecuente de la violencia sexual. Este caso no fue una excepción.

Aquí en los pueblos de la montaña las mujeres sufrían la ausencia de su padre o marido y las penurias económicas. A los pocos años se regaló el Rif al rey de Marruecos y aún hoy los rifeños y rifeñas siguen sufriendo represión por buscar la libertad.

Pienso en mi abuela huérfana por una guerra que nunca pudo entender. Pienso en el sufrimiento de mi bisabuelo.

No se trata de regodearse en el pasado, pero sí de entender nuestro pasado más inmediato, para poder entender mejor los problemas del presente y poder trabajar por un futuro mejor.

Actualidad

1 Comentario

  1. Creo que las guerras, casi todas, son un instrumento para defender a poderes económicos. Ni patrias ni reyes. Nos utilizan “creando enemigos” a otros trabajadores para que el pueblo llano se deje matar convencido de que los “otros” son nuestros enemigos. Luego más pronto o más tarde, las guerras finalizan y los que crearon a “nuestros enemigos”, se abrazan, llegan a acuerdos económicos y aquí no ha pasado nada. Bueno, no ha pasado nada para ellos, para el pueblo llano sí que ha pasado la miseria de la guerra. Y uno se pregunta, si el que era “nuestro enemigo” ahora ya no lo es, ¿ para qué nos hemos matado entre nosotros si ellos -nuestros enemigos-son tan pueblo como nosotros?
    Lo siento pero yo “Ni Dios, ni Patria ni Rey”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here