¿Qué puede aprender Asturies de la reconversión económica del Ruhr?

La región alemana inspira los proyectos del Conceyu pola Transición Xusta para las recuperación de las cuencas mineras.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Asturies tiene 10.603,57 kilómetros cuadrados y un millón de habitantes. La región alemana del Ruhr la mitad de extensión pero cinco veces más habitantes que nuestra comunidad: cinco millones repartidos en 4.435 kilómetros cuadrados. Mientras la densidad poblacional asturiana es de 96 personas por kilómetro cuadrado, la cuenca de este largo río alemán cuenta con 1.152 habitantes por kilómetro cuadrado. Se trata de una de las regiones más urbanizadas y pobladas de Europa, y por su proximidad, casi sin solución de continuidad, se la considera dentro de una gran área metropolitana, la del Rin-Ruhr. La tercera conurbación del continente después del gran Londres y del gran París. Ambos territorios tan diferentes entre sí, tienen sin embargo en común un pasado económico marcado por la especialización en la minería y la industria siderúrgica. Por compartir comparten incluso una revolución obrera: el levantamiento del Ruhr, 14 años anterior octubre asturiano, y que también unió en las barricadas y consejos obreros a trabajadores socialistas, comunistas y libertarios.

El inicio del declive minero e industrial de la región alemana se produce también con algo más de una década de anticipación a la crisis minera e industrial asturiana. Es en los años 60 cuando la economía regional del Ruhr comienza a dar síntomas de agotamiento. El mundo está cambiando y se avecina una gran reestructuración del sistema capitalista que va a convertir en obsoletos sus fábricas y pozos mineros. La globalización se llevaría por delante más de un millón de empleos en el Ruhr y dejaría un rastro kilométrico de explotaciones carboníferas sin actividad, chimeneas apagadas, y naves y complejos fabriles vacíos. El Estado sin embargo reaccionaría desplegando una gran inversión pública para impedir que la economía regional se desplomara por completo convirtiendo el Ruhr en un desierto industrial. De las estrategias desarrolladas para reindustrializar este territorio y en concreto dar nueva vida a las antiguas fábricas y explotaciones mineras habló este martes la geógrafa mierense Noemí Fernández. Afincada en Frankfurt desde hace años y autora de una tesis doctoral sobre la recuperación de los baldíos industriales del Ruhr, Fernández fue, vía online, una de las invitadas a las jornadas sobre la regeneración urbanística y ambiental de las cuencas del Caudal y del Nalón organizadas esta semana en La Felguera por el Conceyu pola Transición Xusta.

Fundado en 2018 por un grupo de vecinos de los valles mineros del Caudal y del Nalón, el Conceyu lleva años insistiendo en la necesidad de la regeneración urbanística y ambiental de las cuencas para hacerlas atractivas a las empresas y sobre todo a los habitantes. También en la importancia de la participación ciudadana en el diseño del futuro de las antiguas comarcas mineras. La asociación, en la que conviven trabajadoras públicas, comerciantes y prejubilados de la minería y de la industria, considera que las cuencas no se han vaciado solo por falta de empleo, sino también porque muchos de sus habitantes se han quedado sin alicientes para vivir en su lugar de origen y prefieren vivir en Oviedo/Uviéu y Xixón, y ponen el ejemplo de los prejubilados que abandonan las localidades mineras.

El sociólogo Pablo García, integrante del Conceyu y colaborador de Nortes, señala que la falta de atractivo de las cuencas para vivir lleva a que a veces pueda incluso generarse empleo de calidad, como ocurre con Valnalón, el centro tecnológico langreano, sin que ello se traduzca en “una fijación de población en la cuenca del Nalón”. Por eso García y los integrantes del Conceyu han querido poner el foco en sus jornadas en los ejemplos de la regeneración de la ría de Bilbao y de los antiguos suelos industriales del Ruhr.

En su exposición Noemí Fernández señaló el éxito de la región alemana a la hora de reconvertir antiguas minas y fábricas en parques tecnológicos y empresariales “con zonas verdes y mucha calidad arquitectónica y urbanística”, en nuevas zonas residenciales o en espacios museísticos y para el turismo industrial. En suma, mejorar el habitat para atraer nuevas empresas y fijar población. La geógrafa destaca de la experiencia del Ruhr que la apuesta por la diversificación económica y el impulso a nuevos sectores como el tecnológico o el medioambiental se ha hecho con un absoluto respeto al patrimonio histórico industrial. En ese sentido puso como ejemplo el Parque de Duisburg Nord, un gigantesco recinto público de 230 hectáreas ubicado en los terrenos de una antigua fundición Thyssen. El parque, diseñado por el arquitecto Peter Latz, es un enorme espacio que combina naturaleza e industria. Se fue construyendo a lo largo de la década de los 90 en un proceso paralelo a la restauración del río Emscher, renaturalizado tras décadas siendo la alcantarilla de la industria local. El proceso empleó una gran cantidad de trabajadores y ha convertido al Ruhr en una referencia en recuperación medioambiental. Hoy se puede pasear junto al río y el parque alberga durante los doce meses del año todo tipo de actividades culturales y recreativas. Se ha convertido en uno de los símbolos de una región tradicionalmente vista como “gris y fea”, y atrae a turistas alemanes y extranjeros fascinados por la monumentalidad de su arquitectura industrial. Este espacio se integra a su vez dentro del macro-parque del río Emscher, de 800 kilómetros cuadrados, y conformado por siete sub-parques que han recuperado toda clase de minas, fábricas, infraestructuras, baldíos industriales y antiguos espacios naturales degradados.

Fernández tampoco quiere idealizar la reconversión del Ruhr, una región que forma a muchos jóvenes que luego se marchan a otros estados alemanes más prósperos para trabajar. No obstante considera que esta región autónoma del land de Renania del Norte-Westfalia es un modelo en muchas cosas. “Partiendo del monocultivo de la minería y la siderurgia han desarollado una economía muy diversificada y un ecosistema de pequeñas y medianas empresas que es estratégico para fijar población” apunta Fernández, que también señala la implicación de las empresas privadas en la regeneración ambiental y económica de las zonas en las que estuvieron implantadas. Desde el Conceyu critican que por el contrario no se esté obligando a Duro Felguera o Iberdrola a restaurar sus terrenos en la ribera del Nalón. “Hay una deuda histórica” señalan, pero también una falta control por parte de las administraciones a unas compañías que cuando terminaron los beneficios “se marcharon, pero nos dejaron la chatarra y la contaminación”.

Pablo García cree que en una Asturies central de distancias cortas, en la que cualquiera puede coger el coche y trabajar en un lugar y vivir en otro, el futuro de las cuencas es inseperable de que tengan un “habitat agradable” que las haga atractivas para quedarse, y por eso ve en experiencias como la de la recuperación del río Emscher una referencia para, a mucha menor escala, recuperar el Nalón como lugar de paseo, zona residencial, patrimonial y de nuevas actividades económicas: “Las empresas buscan también espacios renovados y de calidad urbanística para asentarse e invertir”. En el Conceyu están convecidos de que la cuenca del Nalón debe volver a mirar a su río y dejar de darle las espaldas como ha hecho durante un siglo: “Tenemos un río maravilloso”. Los fondos para la transición energética justa, los fondos europeos de reconstrucción y los fondos para la renaturalización de los tramos urbanos de los ríos españoles ofrecen una oportunidad irepetible, señalan, para recuperarlo y cambiar la imagen de la cuenca, tal y como hicieron en Bilbao y el Ruhr. “No podemos repetir los errores de los fondos mineros” señalan desde el Conceyu. Ahora o nunca.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here