Identidá y Música d’Asturies (I)

Nun hai conteníu ensin continente nin esistiría enxamás una música «asturiana» ensin Asturies como realidá cultural y política.

Recomendados

Héctor Braga
Héctor Braga
Cantante, multiinstrumentista, compositor y productor musical. Profesor y doctor universitario, autor de la tesis "La asturianada. Estudio etnomusicológico de un género vocal de tipología popular".

Ún de los distintivos de la música qu’anguaño nomamos «asturiana» ye la oralidá, un atributu que fai abondu abegosu’l rastrexu de los sos oríxenes. Non namás pol estáu actual de conocencies y d’enseñu –que tamién–, sinón pola simple ausencia d’escritura, documentación y grabaciones hasta feches relativamente recién.

La música popular, del xéneru que sía, tien dende’l so orixe daquién que robló la so autoría. Hai un espaciu –escenariu– y una duración –conciertu–. Una canción puede llograr gran popularidá, por casu, la «canción del branu», pero namás si permanez na memoria de la xente, se canta y se tresmite por xeneraciones medra nuna canción del folclore (saber popular) d’una comunidá y ser parte de la so identidá

De les músiques tradicionales (nomaes «de raigañu», «étniques» o «identitaries») desconocemos los autores, el llugar de creación o la so fecha d’estrenu. Vienen tresmitiéndose –y versionándose– mientres sieglos de manera oral y aprucen tremaes per amplies fasteres xeográfiques. La tradicionalidá d’una canción afítase si tien munches versiones distintes. El tiempu y la memoria de los intérpretes faen que los cantares sían variables según qué zones o qué persones analicemos. La bayura ye prueba d’antigüedá en too (llingua, gastronomía, etc.) y too puede quedar venceyao a la identidá coleutiva, tarde o tempranu.

Dende los oríxenes a 1833

¿Por ónde entamamos a guetar una identidá musical d’Asturies? El ser humanu canta dende la nueche de los tiempos y nun puede afitase ayundes un orixe míticu y fundacional pa la música y el cantar popular, atalantando qu’Asturies nun esistía políticamente dende siempres. Nun sabemos qué cantaríen mentanto pintaben na Covaciella ni qué música sonaba nel Chao Samartín nel sieglu IX a.c. Los vacíos qu’hai nel estudiu de la música asturiana nel pasáu son munchos y de tóu tipu, pero podemos afitar finxos musicales yá dende’l mesmu entamu del Reinu d’Asturies, nel sieglu VIII.

Frescu en San Miguel de Lliñu (sieglu IX, Uviéu). Semeya: Lorenzo Arias

Tenemos información granible sobro la música astur del momentu: Un músicu de llaúd pintáu en San Miguel de Lliñu, un gaiteru nel capitel de Santa María de La Oliva, dellos gaiteros populares (nun toquen la gaita santos, sinon xabalinos) na Catedral d’Uviéu y una llarga riestra de músicos esculpíos nes piedres del románicu aprucen como perbonos testimonios –ente otru centenar d’ellos– al rodiu del fechu musical n’Asturies.

Pórticu de Santa María de La Oliva (sieglu XIII, Villaviciosa). Semeya: Lorenzo Arias

Na Alta Edá Media namás s’escribe la música relixosa y la ilesia nunca dexa d’emitir normes pa estandarizar la música nos cultos dende la definitiva abolición del ritu hispánicu (mozárabe) nel sieglu XI, momentu nel que’l gregorianu impónse en tola península gracies a l’espardimientu de los llibros garantizaos por Roma. Anguaño namás una vegada al añu puede sentise’l vieyu ritu mozárabe n’Uviéu, o hai que viaxar a Toledo pa escuchalu más de siguío.

La división ente les Asturies d’Uviéu y Santillana –fecha por Castiella nel sieglu XIII– nun camuda les rellaciones sociales y musicales ente la xente asturiano (montañeses incluyíos). Y ye na interpretación popular de la lliturxa musical aú topamos una bona oportunidá pa atalantar delles pautes del primitivu cantar tradicional astur, d’orixe insondable. Hai especialistes qu’asitien el procesu d’hibridación ente música llitúrxica y cantares locales nun prudente sieglu XVI por soceder nesti momentu la configuración final d’obres como la conocida Misa d’Angelis (anguaño nomada «Misa asturiana de Gaita»), cuya práutica se caltién na actualidá en delles variantes y va pocu tiempu se cantó nel Vaticanu con ésitu bultable ente la curia romana.

Xabalí gaiteru na sillería del coru baxu (sieglu XIV, Catedral d’Uviéu). Semeya: Ástur Paredes

Poro, nun puede negase que’l pueblu tien el so propiu estilu de cantu popular –antepasáu de les asturianaes qu’angüaño conocemos– y magar que nun s’escribiera la música de la xente llano, esi xeitu de cantar algamó munchu espardimientu por tresmisión oral en voz d’arrieros, carromateros, pastores, llabradores, pelegrinos… Y entá sigue vivu anguaño.

Sicasí, al marxe de la escritura y los ambientes relixosos nada sabemos de les canciones o melodíes «asturianes» nesa dómina, magar que sí topamos datos al rodiu de xuglares:

“Era mcclxxxxIIII i die sanctae eulaliae, dio Domingo Fernández con su muger a los clérigos y cofrades del Rey Casto una casa ye esta casa está cerca de la casa de Pedro Domínguez fillo del iuglar.”

Llibru de la Cofradía de Nuestra Señora del Rey Casto (1261)

Alfonso II El Casto

Dende’l sieglu XVI caltiénense abondos documentos de parroquies que contraten instrumentistes, gaiteros casi siempres, y la mesma Catedral d’Uviéu constitúi la primer «orquesta» o grupu de músicos más o menos estable y asalariáu:

“Traer un realejo de Flandes y enviar por un maestro que anda en Cuenca que enseña a tañer flautas y cornetas y ministriles”

Documentu capitular d’Uviéu, 11 de xineru’l 1572.

La primer escuela de música d’Asturies ye’l colexu de San José, fundáu nel 1665 pa formar neños de coru pa la Catedral d’Uviéu, ciudá que tamién contrata músicos, casu de Juan Petite (que tocaba’l pífanu):

“…para que taña todas las fiestas en las alboradas y los días de reseña de guerra y lo más que la ciudad le mandare”

Documentu del 17 Marzu de 1703

En tou esi tiempu y al marxe de los instrumentos qu’aprucen nel arte asturiano y documentación hestórica, sabemos que la música popular/tradicional esiste, magar que ye namás porque les autoridaes nun dexen de prohibila constantemente. Tuvo que tener puxu abondo, porque les prohibiciones ¡nun aparen en sieglos! Dientru de la so vasta heteroxeneidá, la hestoria del folclore musical asturianu ye una crónica de supervivencia, yá que siempres tuvo que sortear constantes ordenances de la autoridá en contra del so esfrute poles clases populares. Estes prohibiciones promulgábense davezu por instituciones eclesiástiques y atópense estremaes nel tiempu de manera repitida (lo qu’amuesa’l so fracasu):

«Y porque en algunas partes de este nuestro Obispado hai la mala, y perniciosa costumbre de juntarse por las noches en casas particulares mozos, y mozas à lo que llaman Filandones, fogueras y otras semejantes, de que se siguen muchos perjuicios y pecados (…); por tanto prohibimos generalmente dichas juntas, y Filandones (…)».

«Constituciones Sinodales del Obispado de Oviedo» Agustín González Pisador (Salamanca, 1786)

Estos pilancos nun ficieron que la xente desdexara’l repertoriu tradicional de cantares del ciclu añal, de danza, de trubiecu, de ronda, del ciclu festivu, etc. Nel mundu rural astur, toles actividaes llaborales (agricultura, arriería, ganadería, alzada) tán condicionaes pola orografía’l territoriu. Los instrumentos (gaites, tambores, gaites de rabil, panderos, panderetes, vigulinos, bandurries, curdiones, etc.) aporten hasta nós dempués d’aprucir na hestoria lo mesmo que les capes d’una cebolla o los estratos d’un yacimientu arqueolóxicu.

“Dientru de la so vasta heteroxeneidá, la hestoria del folclore musical asturianu ye una crónica de supervivencia”

Nesi ámbitu, la música bilta pa sobrollevar la rudez del trabayu y d’ehi la so puxanza. Los instrumentos tradicionales y los estilos de cantar colectivos ya individuales vienen evolucionando y tresmitiéndose oralmente dende’l sieglu XVI -como pocu- igual qu’otros fechos musicales yá referíos, como’l llitúrxicu, y los preseos ya enxertos na tradición del país, como la gaita.

«Trúxoles el Rei piadosu,

De llaceria los sacó

Y metiólos per Uviedo

Con gaites y procesión»

«Pleitu poles cenizes de Santa Olaya», Antón de Marirreguera (Uviéu, 1639)

Dende entós rescampla un garapiellu de canciones referenciaes en publicaciones escrites. El casu más antiguu –anotáu en castellán nun diariu madrilanu– ye Lo meyor del mundu Europa, un cantar bien vixente nel repertoriu y grabaciones de cantores d’anguaño:

«Aquellos que no han visto el mundo más que por un ahujero, se les puede disimular qualesquiera falta de conocimiento en materia de hecho (…). Añada vuesa merced lo de aquel Asturiano probando que Pravia era lo mejor del mundo en esta quarteta: Lo mejor del mundo Europa / Lo mejor de Europa España / Lo mejor de España Asturias / Lo mejor de Asturias Pravia».

«Diario de Madrid» (10 de mayu de 1795, páx. 3)

Mentantu, los músicos de la Catedral non siempre s’alcuentren a gustu porque hasta pa casase tienen que pidir permisu:

“Por haberse experimentado lo peligroso que es para los músicos, y principalmente los muchachos enseñen a mujeres, se acordó por acta invariable, que ninguno lo pueda ejecutar sin primero obtener venia y permiso del Cabildo; y así mismo, que si algún acólito, estando de servicio actual de la Iglesia y sin licencia del Cabildo se casase, quede ipso facto despedido, y ningún capitular pueda hablar de su admisión.”

«Documentu capitular» (29 de xunetu de 1734)

Y l’enfotu de los altos estratos sociales por tarazar la práctica popular del cantu denúnciase con durez pol mesmu Gaspar Melchor de Jovellanos:

«El furor de mandar, y alguna vez la codicia de los jueces, ha extendido hasta las más ruinas aldeas reglamentos que apenas pudiera exigir la confusión de una corte; y el infeliz gañán, que ha andado sobre los terrones del campo y dormido en la era toda la semana, no puede en la noche del sábado gritar libremente en la plaza de su lugar ni entonar un romance á la puerta de su novia».

«Cartas del viaje de Asturias» («Cartas a Ponz») Gaspar Melchor de Jovellanos, 1792. (Editaes en L’Habana, 1848)

Naide nun ye quién a francer el filu de la música tradicional del pueblu asturianu. Nel sieglu decimononu, la educación musical diversifícase y aprucen nuevos centros d’enseñanza al marxe del colexu de San José y el catecismu de neños de la ciudá d’Uviéu,(fundaos nel 1665 y 1869). Nel 1883 asoléyase’l Reglamentu de la Escuela Provincial y Elemental de Música, que roblen Víctor Sáenz y Anselmo González del Valle, y el etnográfo, bibliófilu y escritor Fermín Canella Secades.

La situación de la música fecha n’Asturies va dar un vuelcu impresionante, pero eso ye otra hestoria…

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here