Nos ha dejado Marco Rizzardini

Nacido en Venecia, fue un destacado internacionalista y en los últimos tiempos impulsor del turismo responsable y la agroecología en el valle del Tietar, en la Sierra Gredos.

Recomendados

Javier Arjona
Javier Arjona
Minero jubilado y militante internacionalista.

Nacido en Venecia, pero asentado desde hacía décadas en España, Marco Rizzardini decía irónicamente de sí mismo: “Fracasé en variados asaltos al cielo. Es decir, tengo todo un pasado por delante”. Era sociólogo de formación y experto en los conflictos del Magreb y Oriente Medio. Hostelero, activista político y social, Marco fue también motor y director durante años de la revista Cuadernos África y América Latina de Sodepaz, antes de que esta organización se quebrara en varios pedazos 25 años atrás. Sería precisamente él, como testigo privilegiado, quien nos dio una versión tragicómica de la visita de una delegación de las FARC a nuestro país: una delegación de gobierno-empresarios-guerrilleros había sido invitada, en uno de los numerosos periodos de negociaciones de paz. Zaplana gobernaba Valencia y puso alfombra roja a la delegación. En Madrid todo el cuerpo diplómatico fue invitado, y allí entró Marco a nombre de las ONG. Al comandante Raúl Reyes, segundo al mando de FARC (posteriormente asesinado en un bombardeo auspiciado por EEUU con utilización de la base militar de Manta en Ecuador), fornido y chaparro, le habían dado un traje grande que se le salía por todos lados. El PP de la época les mostraba a la delegación tripartita cómo sería de exitosa una Colombia con el modelo empresarial español. Sonaron himnos y salieron fotos de cómica solemnidad, que posteriormente, cuando se quebró el periodo de conversaciones, intentaron borrar de todos los archivos. Pero conversaron, propusieron acciones concretas para la paz, que no se logró porque la guerra era y sigue siendo un excelente negocio para el latifundismo atrasado y violento en aquel país al que Marco le dedicó atenciones y cuidados.

“Fue uno de los impulsores del Comercio Justo y el Consumo Responsable”


Fue también a finales de los años 90 uno de los impulsores de la naciente propuesta del Comercio Justo-Consumo responsable, al que se terminaría dedicando de manera profesional. En las últimas décadas vivió en el Valle del Tietar, Ávila, donde regentó dos restaurantes y presidió el estilo Slow Food Gredos -Tiétar, al tiempo que participaba activamente en los movimientos sociales y políticos, siempre con su aporte crítico y constructivo. Su compañera Maite Serrano también tuvo cargos locales de representación, y fue directora del equipo técnico de la Coordinadora Española de ONGd. Marco la acompañaba precisamente en Jordania cuando le sorprendió la muerte de manera inesperada. Sus amigos del valle del Tietar han dicho de él que “toda la nieve de Gredos no podrá cubrir la huella que deja este italiano”. Descansa en paz Marco.


Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here