“Santiago Auserón ha sido un auténtico ingeniero de carreteras trasatlánticas”

Jairo Zavala, más conocido como Depedro, llega este domingo a Gijón para ofrecer un concierto en el Gijón Sound Festival que comienza el próximo sábado

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

Hay muchas millas en las suelas de sus zapatos que han recorrido las fronteras musicales del mundo. Ocho discos que iniciaron un proyecto muy personal, después de que girase y tocara durante otros diez años con Caléxico, la mítica banda formada en Tucson, Arizona, de los hermanos Joey Burns (guitarra) y John Convertino (batería) que conformó un sonido sureño y fronterizo del indie rock norteamericano. Jairo Zavala, más conocido como Depedro, llega este domingo a Gijón para ofrecer un concierto matinal en el Gijón Sound Festival que comienza el próximo sábado, para interpretar ‘Érase una vez’, su quinto disco, publicado en 2019, al que le han seguido ‘Todo irá bien’, recopilatorio de toda su carrera grabado en Estudio 1 junto Santiago Auserón, Luz Casal, Coque Malla o Vetusta Morla, entre otros. Zavala publicó este año su último trabajo, ‘Máquina de piedad’, un disco optimista, un nuevo cruce de caminos entre diferentes estilos que han conformado definitivamente la poética y el sonido de Depedro, sobre la que se intenta indagar esta entrevista. 

A pesar de que la piedad siempre evoca cierta tristeza, ‘Máquina de piedad’, tu último trabajo, resulta un disco bastante optimista.

Creo que, pese a lo vivido, es un momento en el que hay que mirar el vaso medio lleno, no nos queda otra. El disco va en esa dirección, aunque ha sido compuesto durante los últimos cuatro años y medio. Me sabe fatal decirlo, pero es un disco pre-pandémico.

De alguna manera, ese optimismo compensa el pesimismo que anticipaban otros discos anteriores, incluido ‘Todo va a salir bien’.

‘Todo va a salir bien’ no es un disco naif, porque soy consciente de que la felicidad tiene altibajos. Pero es cierto que ‘Maquina de piedad’ nos habla de esperanza.

Y lo hace desde la letra, con títulos como ‘Plegaria de los sufridos’, que está invitando al oyente a seguir soñando. Por otra parte, incorporas sonidos electrónicos con más profusión que de costumbre y sobre todo sonidos propios del tropicalismo, como por ejemplo ‘En el cielo y el barro’.

Hay en la maleta del proyecto muchos viajes a diferentes partes del planeta. La canción es lo importante, la canción tiene que conectar emocionalmente, y a nivel estético le doy mucha importancia a los colores y el Sur es siempre una influencia para mí.

¿Te consideras más compositor de canciones o compositor de discos?

No lo sé, pero me tomo muy en serio lo de hacer un disco y, por mi edad, no es que sea más conceptual, pero cada disco es un reflejo de un periodo de mi vida. Me daría mucha tristeza basar mi propuesta únicamente en un single, al margen de que forme parte de un disco. Siempre tengo la pretensión de que haya una coherencia entre las canciones de un disco, que todas tengan que ver algo entre sí, pero no tengo una voluntad conceptual. Me gusta que las canciones reflejen, desde la sugerencia, un momento personal, lejos de la imposición.

“Me gusta que las canciones reflejen, desde la sugerencia, un momento personal, lejos de la imposición”

En esa manera de componer las canciones, a veces se da un reconocimiento a las influencias, a una manera de entender la música como cruce de caminos. Pienso en Santiago Auserón y su participación en ‘Como el viento’ a la hora de interpretarla juntos.

Sin Santiago Auserón no estaríamos hablando tú y yo aquí. Hay que darle su merecido respeto y reconocimiento en el sentido de que ha sido un verdadero ingeniero de carreteras trasatlánticas. Nadie inventa nada, pero se atrevió a juntar colores, sonidos que en su momento parecían sorprendentes y hoy son habituales.

Otra de las referencias que me gustaría destacar es el poso de Caléxico en tus canciones y tu último disco.

Caléxico ha sido muy importante en mi vida y en mi carrera, al margen de que haya tocado y girado con ellos más de diez años o haya grabado con ellos siete discos. Son mi familia. Lo que más les agradeceré siempre será el apoyo y la autoconfianza que me insuflaron para lanzarme en mi proyecto sin calentarme, dándome su beneplácito y toda su ayuda, sin perjuicio de que cada uno haya ido esbozando su voz, su estética. Es inevitable que ese poso exista porque varios discos de Depedro contando con la participación de Jouy Burns y John Convertino en mi banda. Creo que bastan tres segundos para escuchar la batería para identificarla con el toque de John. Ellos me transmitieron una enseñanza importante: que la canción tiene siempre que comunicar algo.

‘Todo va a salir bien’ es un disco en el que lo importante es la canción y refleja las camaraderías musicales que se pueden crear con cada canción.

Desde luego, muchos han sido una influencia como Santiago Auserón o Luz Casal. Todos tenían un motivo para estar. No hubo más colaboraciones porque un disco dura lo que tiene que durar. Sin lugar a dudas, fue un proyecto que puso en valor el repertorio de una manera exponencial y ahí la discográfica puso toda la carne en el asador.

En ese disco compartes micro en estudio con Coque Malla, Fuel Fandango, Izal y cobra más relieve Diciembre junto a Vetusta Morla. Yo no sé si esta colaboración sirvió para ampliar el público que escuchaba a Depedro o si también influyó a posteriori en tu sonido.

Este disco sí que a nivel técnico cambió muchas cosas. Me dio una especie de vuelta a empezar. Efectivamente, fue un punto de inflexión.

¿Te incorpora a un sonido indie, si es que existe, o a la industria del indie?

Depedro tiene su identidad sonora, así que no lo creo, pero sí me ha dado más popularidad.

¿Sigue siendo un proyecto eminentemente personal o hay otros aliados?

De momento sigue siendo un proyecto muy personal, y tengo fuerza para seguir continuando.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here